Toyota se ha convertido en uno de los fabricantes que más empeño está poniendo en el desarrollo del coche autónomo. Esta tecnología, la cual está siendo impulsada por un número creciente de empresas, está siendo objeto de medidas, cuanto menos, curiosas.

El registro de patentes está siendo un hervidero de nuevas propuestas entre las compañías que están contribuyendo al sector. Esta firma de propiedad industrial permite a las marcas adueñarse de todo tipo de soluciones que podrían tener sentido en el futuro del mercado. De hecho, esta opción está sumando cada día más adeptos pese lo hipotéticas de algunas de las soluciones.

Los sistemas de conducción autónoma cada vez se antojan más seguros

En este sentido, el fabricante japonés acaba de incluir una alternativa de lo más llamativa. Según se puede leer en InsideEVs, una especie de mecanismo con pedales podría servir para la estandarización de la movilidad sin conductor. ¿Por qué habrían ligado entonces la movilidad sin emisiones contaminantes con la conducción autónoma?

Se espera que los primeros sistemas seguros de piloto automático lleguen a lo largo de la próxima década. Para entonces, la mayoría de las opciones del mercado capaces de incluir esta tecnología contará con una mecánica eléctrica. Es por este motivo por el cual habría adherido esta patente una solución completamente sostenible en términos de conducción.

¿Cómo funcionaría uno de los proyectos más curiosos que se recuerdan en relación con el coche autónomo? Al parecer, la reducida autonomía que ofrecen todavía las mecánicas eléctricas habría sido el motivo por el cual se habría potenciado esta opción.

Pedales para generar energía cinética, así lo ve Toyota

El coche autónomo en Toyota, en relación con un sistema de transporte sin conductor, estaría ligado a esta curiosa e hipotética opción. Según la imagen que se puede ver a continuación, estaríamos ante la disposición de un total de 4 postas en las que se generaría corriente especialmente constituida para el transporte.

Toyota ha patentado un coche a pedales como base de la movilidad autónoma. InsideEVs

Al parecer, en un recorrido pedaleando se podría conseguir energía suficiente para extender la autonomía y permitir, de esta manera, una constante reducción del precio del servicio. De esta opción, por tanto, se puede extraer que el coste energético podría ser superior al actual, ya que de otra manera no tendría mucho sentido.

El sistema de pedaleo contribuiría a incrementos de autonomía del coche eléctrico

El sistema generador de energía estaría ubicado en la parte central de un vehículo producido especialmente para aprovechar el espacio del habitáculo. De esta forma, se garantizaría una serie de asientos que contarían con el instrumental necesario para pedalear durante el trayecto.

Esto serviría para permitir a cada vehículo completamente autónomo llegar al lugar de carga de sus baterías o la inclusión de un sistema que permita el autoabastecimiento de la energía a través de un medio cinético. Esta última alternativa, no obstante, no parece que vaya a prosperar en el medio plazo a tenor por los primeros bocetos del proyecto.

Una opción que podría generar nuevos puestos de trabajo

De igual modo que está creciendo la llamada economía colaborativa, esta alternativa, de ser viable el día de mañana, permitiría poder crear un nuevo empleo. La principal función de la persona que lo desempeñase estaría relacionada con la transformación de la energía cinética en eléctrica.

El coche autónomo podría disponer de una configuración del interior diferente. DR

La viabilidad dependerá, principalmente, del coste energético que pueda suponer anclar el coche eléctrico a la red en los próximos años. La expansión de la tecnología alternativa en materia de movilidad podría inducir a los proveedores a incrementar el coste del servicio de recarga, pudiendo tener sentido esta opción.

El transporte eléctrico y autónomo serán las piezas fundamentales den movilidad

Todavía es pronto para anticipar cómo será la movilidad del futuro en materia del transporte, pero todo indica que el segmento eléctrico y los sistemas de conducción autónomo trazarán las líneas de nuestros desplazamientos.

¿Está Toyota acertando al patentar esta curiosa y disruptiva configuración? Habrá que esperar para ver qué otros proyectos se antojan como las principales soluciones para imperar en un mercado que ya está viviendo serios cambios, al menos en términos de contaminación.