Mucho se ha dicho sobre qué es lo que traerá el coche eléctrico a la industria de la automoción en los próximos años. La idea generalizada es que se logrará una reducción de las emisiones contaminantes en el entorno urbano, pero lo cierto es que esta tecnología vendrá acompañada de otras modificaciones. ¿Qué está por llegar en los próximos años?

Los modelos que basan su desplazamiento en la inclusión de motores eléctricos podrían ser más peligrosos en el ámbito urbano. La nula disposición del clásico sonido de los bloques de combustión interna, hará que más de un peatón despistado se vea sorprendido por la aproximación del automóvil. ¿Imaginas el peligro que esto supondría en términos generales?

El Tesla Model 3 se ha convertido en la principal garantía del coche eléctrico

Los principales organismos en materia de seguridad son conscientes de la problemática que está a punto de producirse. Más aún cuando estamos asistiendo a una creciente demanda de vehículos con baterías de ion litio. El Tesla Model 3 se ha convertido, sin duda alguna, en el principal valedor de esta transición ecológica. Ahora bien, ¿qué podemos esperar para los próximos años?

La idea más generalizada es la que ya se ha aprobado en Estados Unidos. La emisión de un sonido artificial en circulación urbana parece que será la forma que tendrá el coche eléctrico de avisar a los demás usuarios que circularán por las aceras. Esto pretendería reducir al máximo las posibilidades de un potencial atropello.

Según se puede leer en el portal especializado Electrek, esta nueva normativa entrará en vigor para finales del próximo año. Para entonces, se espera que el segmento eléctrico haya incrementado su avance en cuanto a cuota de mercado. Por ello, algunos fabricantes han decidido anticipar la necesaria adaptación a esta próxima exigencia. Este es el caso de la propia Tesla.

El modelo de acceso a la marca ya está adaptándose a dicha tecnología

Según ha afirmado el youtuber DÆrik, propietario de una unidad del modelo de acceso a la marca de Palo Alto, en los bajos del automóvil parece que ya estaría todo preparado para ofrecer un sonido acústico en un futuro. La inclusión de una serie de huecos serviría para poder acoplar la tecnología que daría paso a una especie de ruido metálico.

Esta solución invita a pensar cómo Tesla ya tiene todo listo para agregar una opción que será obligatoria para finales del próximo año. Al integrar la base de esta potencial innovación, Tesla ha vuelto a demostrar su capacidad de flexibilidad en el ámbito productivo. De hecho, esto llega prácticamente 2 años antes de que se haga indispensable esta innovación.

Tesla ya probó un sistema acústico en 2016 de la mano de un Model S

Esta nueva tecnología no es nueva. En 2016, según relata tal medio, Tesla ya coqueteó con la inclusión de un sistema parecido sobre la base del Model S. Finalmente, decidió no incluirlo, pero ahora no habrá más opción. Ahora bien, ¿qué ocurrirá en relación con aquellos automóviles eléctricos que se matricularán con anterioridad a la vigencia de este nuevo reglamento?

Cabe pensar que Tesla habría decidido anticipar la base de esta innovación con el objetivo de comercializar un paquete extra posterior a la compra. De esta manera, obtendría una fuente de ingresos adicional con un potencial número de clientes por valor de miles de unidades. Aun así, ¿será garantía esta tecnología para evitar atropellos?

Confianza en la movilidad autónoma para sortear estos accidentes

Los smartphones están provocando que muchos usuarios se despisten mientras discurren por la vía. Ante esta nueva situación de la sociedad, la tecnología parece que también saldrá al rescate. En este sentido, el propio coche autónomo podría tener la clave de la mano de sus principales piezas clave; las cámaras que incorpora por doquier y el conjunto de radares, LiDAR incluido.

El Tesla Model 3 está incluyendo modificaciones para adaptarse a la nueva normativa que está por llegar. YouTube DÆrik

Se espera que la inclusión de estas herramientas, junto al sonido metálico y artificial, puedan ser suficientes para reducir el número de accidentes y atropellos en las vías urbanas. Ahora bien, ¿qué peligros entrañaría esta nueva solución que ha sido aprobada en Estados Unidos y que podría generalizarse a otros mercados?

La contaminación acústica podría seguir estando presente del lado de la automoción

Sí, tal y como estabas pensando, uno de los beneficios de esta tecnología se vería camuflado por esta medida de seguridad. La eliminación de una buena parte de la contaminación acústica en la ciudad terminará dando paso a una nueva realidad; la disposición de un sonido al que la sociedad tendrá que adaptarse en los próximos años.

Se espera que en los próximos meses, conozcamos qué otras propuestas nos muestran otros fabricantes como Nissan o Renault, otras de las piezas clave para entender el futuro del sector eléctrico. Por el momento, Tesla vuelve a situarse como la principal empresa dentro del segmento alternativo.