A la hora de adquirir un vehículo son muchas las opciones a las que podemos acudir más allá de la típica compra de un vehículo nuevo. Tenemos el mercado de segunda mano o de ocasión, el leasing, el renting, acudir a una subasta pública, etc.

Todas estas opciones están bien, pero rara vez caemos en la cuenta de adquirir, por qué no, un coche abandonado. Es posible que no sea muy viejo y, en todo caso, ¿por qué no pueden entrar en juego los sentimientos emocionales?

Imaginemos un coche que siempre quisimos tener en propiedad. De repente, por casualidad, te das cuenta que una unidad está siempre aparcada en el mismo sitio, con los neumáticos pinchados y en un estado de obvio abandono. ¿No te lanzarías a por su compra?

Adquirir un coche abandonado, en ocasiones, puede resultar una buena compra

Ese coche que estamos hartos de ver durante meses aparcado en el mismo sitio acumulando suciedad hasta ponerle la pegatina de vehículo abandonado podría convertirse en nuestro futuro vehículo.

Lo cierto es que ya sea para un uso propio, como inversión para su futura venta, o simplemente, porque se trata de un modelo que te encantaría restaurar, la compra de un vehículo abandonado no es nada descabellada. En muchas ocasiones, su propietario no espera sacar dinero por él y solo quiere deshacerse de ese estorbo con ruedas.

Pues bien, si le tienes echado el ojo a un vehículo dejado a su suerte al que te gustaría rescatar de su desgracia, te aconsejo que leas atentamente tanto los requisitos como los pasos que debes dar para comprar un vehículo abandonado.

Recaba información sobre el vehículo abandonado

Al igual que un animal abandonado al que te encuentras por la calle, todo vehículo olvidado tiene una historia detrás, de modo que si estamos interesados en él, lo primero que tenemos que hacer es acudir a una oficina de la DGT y pedir un historial del vehículo en cuestión.

De este modo podremos obtener información importante; si se encuentra registrado a nombre de una persona, o no, si está dado de alta o si está dado de baja de manera temporal o definitiva.

Existen muchos coches abandonados con mucho valor. Pinterest

Pero lo más importante es que podemos obtener el nombre del titular y su dirección, por lo que sabremos a quién tenemos que dirigirnos para trasladar nuestro interés por el vehículo y llegar a un acuerdo para hacerte cargo de la transferencia del coche.

Lo más probable es que acceda a cobrar una cantidad razonable, ya que además, le quitaras un problema de papeleo, recogida del vehículo, etc.

Es muy importante cerciorarse de que el vehículo está dado de baja

Ahora bien. ¿Qué ocurre si el vehículo se encuentra dado de baja? Aunque no suele ser lo habitual, tenemos que reconocer que la cosa se complica un poco, ya que oficialmente se trataría de un vehículo sin titular registrado, tal y como indica Bolsamanía.

En cualquier caso se podría demostrar que nadie se ha hecho cargo del vehículo durante el tiempo que haya estado abandonado en la vía, y podrías intentar adquirir la propiedad aportando pruebas de que te has ocupado del coche al menos en el caso de evitar su deterioro y vandalismo.

La hora de la transferencia

Una vez que hayas llegado a un acuerdo con el propietario del vehículo, es hora de hacer la transferencia del mismo a tu nombre. Eso sí, antes de realizarla debes asegurarte de que se encuentra al corriente de pago del último impuesto de tracción mecánica o de circulación del ayuntamiento donde se encuentre inscrito.

Por otro lado, deberás garantizarte de que no le constan cargas ni embargos, ya que podrías acarrear con alguna que otra deuda del titular del vehículo.

El Ford Mustang Eleanor es uno de los deportivos que se encuentran abandonados en Dubai. Pinterest

En el caso de que las haya deberás preocuparte entonces de que estén liquidadas, y en caso contrario, puedes jugar esa baza a tu favor diciéndole al propietario que te encargas de liquidarlas a cambio del vehículo, siempre y cuando te interese hacer frente a la cuantía de las mismas.

En el Informe de matrícula se observa su historial de propietarios

Saber estos datos es cosa fácil, ya que los tendrás solicitando en el Informe de matrícula de la DGT, donde también sabrás si el vehículo tiene pasada la ITV.

En caso de que no sea así, algo muy común si el vehículo lleva mucho tiempo abandonado, no debes preocuparte, ya que no es un inconveniente para hacer la transferencia, aunque a partir de ese momento quedará en tus manos el ponerlo a punto para hacer la inspección.

Finalmente, si no queda ningún asunto pendiente podrás firmar tu contrato privado de compra-venta y transferir el vehículo a tu nombre con el papeleo habitual. A partir de entonces sólo tienes que preocuparte por darle una segunda oportunidad a ese coche que tenía todas las papeletas de acabar en un desguace.