Salvo el que procede de nuestro motor, normalmente a la mayoría de conductores les irrita cualquier otro sonido que emita nuestro coche, y eso sin tener en cuenta cualquier tipo de ruido que pueda ser síntoma de alguna avería.

Aun así, pensándolo bien, ¿llegará a molestar hasta el ruido del motor? Teniendo en cuenta cómo funcionan los motores eléctricos, creemos que sí. Sin embargo, permitamos, por una vez, pensar que aún no molesta.

El ruido del limpiaparabrisas no es nada agradable al oído humano

Particularmente, al margen de los típicos “grillos” procedentes de los ajustes entre piezas, una de las cosas que más incordian cuando conducimos es el ruido procedente del limpiaparabrisas, algo que provoca que nos cueste más trabajo poner los cinco sentidos en la conducción.

No es algo que utilicemos todos los días, pero basta que llueva un poco para que el coche nos recuerde de nuevo que el grillo no se ha ido. ¿A qué se debe este problema y cómo puede solucionarse?

Mis limpiaparabrisas hacen ruido y rechinan, ¿cuál es la solución?

La principal causa por la que el limpiaparabrisas hace ruido cuando lo conectas es la existencia de una excesiva fricción con la luna delantera. Si solo los usas para quitar unas cuantas gotas, es decir, cuando exista poco líquido en la luna, puede ser algo totalmente normal. Más aun si ha pasado tiempo desde que los usaste por última vez.

Sin embargo, pueden existir otras causas que motiven dicho ruido. Éstas merecen la pena prestarles especial atención. ¿Por qué? Para no vernos en un percance cuando conduzcamos bajo la lluvia o para tener que cambiar la luna delantera a causa de un buen arañazo.

Es importante disponer de un limpiaparabrisas en perfecto estado para poder tener buena visibilidad. MIDAS

Es muy importante no tomarse a broma llevar a cabo un buen mantenimiento de cualquier sistema que nos pueda poner en peligro. Un limpiaparabrisas es una pieza fundamental en cualquier vehículo y, por ello, siempre hay que tenerlos a punto para que realicen correctamente su trabajo.

Vigila que estén bien colocados

Una de las causas del sonido es que los limpiaparabrisas no estén bien colocados, algo que puede ocurrir si hace poco tiempo que los cambiaste.

Con este sencillo truco, es fácil comprobar el motivo del molesto ruido

En teoría, su montaje no requiere ninguna complicación, pero por sencillo que pueda parecer la operación, siempre es conveniente verificar que lo hemos hecho correctamente. Para ello, acciona el contacto del coche y pon los limpiaparabrisas en marcha. Después, páralos cuando estén en posición ascendente y apaga el contacto.

Entonces, sal del coche y vigila que los brazos móviles del limpiaparabrisas estén bien fijados y los conectores no estén sueltos, ya que esta podría ser la causa del sonido.

Realizando estos pasos se podrá ver fácilmente si se ha producido un desgaste excesivo. Si se aprecia corrosión en el sistema, se puede intuir que el sonido se debe a este problema.

Una gomas muy gastadas es habitual tras el paso del tiempo

Sinceramente, nunca se ha entendido cómo es posible que existan conductores que apuren al máximo la vida de sus limpiaparabrisas. Estamos hablando de un elemento indispensable para circular con seguridad y es, a todas luces, una de las piezas más baratas y fáciles de sustituir.

Siguiendo esta guía práctica podemos ahorrar dinero en mantenimiento. UNCOMO

¿Por qué, aun así, es tendencia entre los conductores llevar a cabo esta práctica? Dejar el mantenimiento de este tipo de piezas se puede traducir en un grave accidente a las primeras de cambio.

Por eso, si no solo ves que tu limpiaparabrisas hace ruido, sino que también su capacidad de barrido no es perfecta, no dudes en cambiarlos en cuanto tengas ocasión. Y como hemos explicado anteriormente, cuando lo hagas asegúrate de que están bien colocadas las gomas.

Además, como recomendación, siempre que vayas a cambiar el limpiaparabrisas, emplea el modelo que te recomienda el fabricante del automóvil, así evitarás problemas posteriores como puede ser el ruido producido por un modelo que no se adapta por completo a la luna.

Cera en la luna delantera, un motivo algo menos frecuente

Otra causa que puede originar el ruido de los limpiaparabrisas es la existencia de cera en la luna delantera.

"Si yo no uso cera para lavar el coche", estarás pensando. No tiene por qué. Prácticamente en la totalidad de centros de limpieza suelen aplicar cera para que tu coche luzca más brillante.

Por eso, si tras lavar tu coche el limpiaparabrisas comienza a hacer ruido, lo más aconsejable es que limpies la luna delantera a mano, o bien usando el líquido del depósito limpiaparabrisas.

La solución definitiva para el ruido del limpiaparabrisas

Muy bien, una vez vistos cuáles son los principales motivos por los que el limpiaparabrisas puede hacer ruido, también es necesario saber qué podemos hacer para evitar que dicho ruido se produzca.

Siguiendo esta guía práctica sufriremos menos averías del limpiaparabrisas

Tan solo deberán seguirse un par de sencillos consejos de mantenimiento que, a su vez, alargarán la vida de los mismos. A fin de cuentas, ¿a quién no le gusta ahorrar un dinero sabiendo que podrá gastarlo en otra cosa si sigue unas fáciles recomendaciones?

Así pues, debes estar atento para no escuchar nunca más el incómodo ruido que emiten si hay algún problema. Piénsalo bien, ¿te gustaría hacer un viaje de 200 kilómetros con este concierto a pleno volumen?

Limpiar las escobillas es de primero de mantenimiento del coche

Seguro que a nadie se le ocurriría limpiar el suelo de su casa con una fregona sucia o los cristales de su ventana con una bayeta mugrienta, ¿verdad? ¿Por qué hacerlo con las lunas de nuestro coche?

El ruido puede llegar a ser muy molesto en la conducción. Freno Motor

Si queremos máxima eficacia a la hora del barrido es conveniente que las escobillas estén limpias, cosa que no siempre sucede. Son elementos que se encuentran expuestos a todas las partículas que circulan en el ambiente, tales como polvo, o polen, entre otros.

Por eso, es muy recomendable que limpies las escobillas cada 2 meses o, incluso, con mayor frecuencia cuando nos encontremos en épocas o zonas donde escasea la lluvia. Para hacerlo, te bastará con emplear un trapo humedecido con algo de alcohol para retirar el exceso de suciedad.

No te quedes sin líquido limpiaparabrisas, lo necesitarás

Como hemos dicho, siguiendo el mismo ejemplo anterior, a nadie se le pasaría por la cabeza usar una fregona sin su correspondiente cubo de agua. Por eso, procura siempre tener suficiente líquido limpiaparabrisas en el depósito.

Este líquido será tu mejor aliado no solo cuando la luna de tu coche esté sucia, sino también cuando una buena paloma te deje su regalo en forma de excremento o tengas demasiado polvo en la luna, por citar algunos ejemplos.

Es importante comprobar periódicamente el líquido del limpiaparabrisas

Y si anteriormente hemos dicho que cambiar los limpiaparabrisas es una tarea fácil, no menos lo es rellenar el depósito del limpiaparabrisas. Para hacerlo, lo más recomendable es usar uno que encontrarás en cualquier establecimiento dedicado al automóvil. ¡Incluso en grandes superficies lo puedes comprar!

Pero si a pesar de que tienen un precio muy asequible no quieres gastarte el dinero en este producto, un remedio casero que funciona es mezclar en el depósito agua destilada con líquido limpiacristales, aunque siempre es más aconsejable lo primero.

Eso sí, nunca se te ocurra llenar el depósito sólo con agua, y menos con agua de grifo, ya que no solo restarás eficacia de limpiado al no tener ningún tipo de detergente, sino que la cal del agua de grifo podría obstruir los surtidores por los que sale disparado el líquido.