Desde la instauración de los motores de combustión interna, es decir, desde prácticamente el invento de la automoción, se sabe que los propulsores emiten partículas contaminantes a la atmósfera. Sin embargo, la accesibilidad del coche para el público ha provocado que este registro se haya disparado en los últimos lustros.

Tanto es así que ha pillado de sopetón al público. Sin embargo, antes de incidir en qué es el protocolo WLTP, es importante hacer referencia a qué es lo que se ha hecho a lo largo de la historia respecto al control de las emisiones contaminantes.

Los ciclos EPA y NEDC son los 2 principales organismos de control de emisiones

En la automoción existen 2 principales organismos que se encargan de testar lo que emite un coche a la atmósfera basándose en diferentes pruebas. Actualmente o, al menos, hasta hace unas semanas, existían 2 entes encargados de ello.

En Estados Unidos el más reconocido es el ciclo EPA, cuyas siglas hacen referencia a Environmental Protection Agency. Por el contrario, en Europa, desde 1997, se ha utilizado el ciclo NEDC, o cuya denominación es New European Driving Cycle.

Existen otros programas focalizados en mercados más específicos, pero estos 2 anteriores son los que siempre han contado con más crédito entre los fabricantes y los consumidores. Ahora bien, ¿cuál de estos 2 es más fiable? Basta con ver el análisis entre un mismo vehículo por los 2 referentes para encontrar divergencias en relación a sus resultados.

El ciclo EPA, el americano, suele incluir pruebas más restrictivas, lo que lo ha posicionado como más verídico que el europeo. Ante esta situación, se decidió hace unos meses incrementar su exigencia mediante la introducción del protocolo WLTP, entrando en vigor el pasado septiembre, tal y como se puede leer en AutoFácil.

Qué implicación tiene el ciclo WLTP en la automoción

El nuevo protocolo WLTP hace referencia a la denominación Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedures. Gracias a este nuevo índice de referencia se introducirán modificaciones que permitirán mostrar unos datos mucho más reales que los que actualmente se pueden leer en los medios de comunicación o los que te informan los propios fabricantes.

El Protocolo WLTP es más estricto en la medición de las partículas contaminantes al registrar condiciones reales en la conducción. El Motor

El nuevo sistema, el cual está comenzándose a implementar por un pequeño puñado de fabricantes, dispone de pruebas que incrementan la duración de las pruebas, someten al vehículo a un mayor empuje para favorecer las muestras y se llega a aceleraciones más próximas al corte de inyección.

Los fabricantes podían moldear las pruebas para favorecer los consumos

Del mismo modo, ya no es posible eludir la realización de las pruebas con algunos que otros trucos, tales como la desactivación del sistema de aire acondicionado. Este tipo de herramientas contribuían, con el ciclo NEDC, a mostrar valores que no reflejaban la realidad del día a día practicando una conducción normal.

El nuevo protocolo, al que poco a poco están sumándose nuevos fabricantes, será mucho más fiables, pudiéndonos hacer cuenta de unos consumos más representativos con nuestra forma de conducir. De hecho, para conseguir los resultados que mostraban había que diseñar una estrategia milimétrica jugando con el acelerador y el freno.

Qué mejor que observar uno de los primeros ejemplos

Volkswagen, una de las marcas más perjudicadas en los últimos años por el conocido Dieselgate, ha sido uno de los primeros en acceder a este protocolo WLTP. El up! GTI, la variante más potente del utilitario alemán, ha sido el primer modelo de la firma en ser objeto de análisis de esta prueba.

Un coche, para controlar sus emisiones, debe ser conectado mediante un tubo acoplado al sistema de escape. Diariomotor

Los resultados, tal y como se puede leer en el medio especializado Diariomotor no pueden ser más concluyentes. Ofrecen unos registros que reflejan una conducción mucho más aproximada a la realidad.

Así pues, mientras que el ciclo NEDC concluía su informe advirtiendo que el up! solamente consumía 4,8 l/100 km incluyendo una media del ámbito urbano y extraurbano, el nuevo protocolo WLTP ha dictado un consumo de 5,7 l/100 km, es decir, un incremento de algo más del 18%. ¿Es suficiente?

Es importante tener en cuenta que estos resultados están basados en un utilitario que, pese a incluir la denominación GTI, no tiene una aspiración para terminar su vida útil con más de 150.000 kilómetros. Si estos datos se pudiesen extrapolar a variantes más ‘gastonas’, los resultados, muy posiblemente, se verían incrementados en varios puntos porcentuales.

El protocolo WLTP podría afectar al precio final de un automóvil nuevo

Ahora bien, ¿qué peculiaridades puede entrañar disponer de unos consumos más aproximados a la realidad? Como bien sabrás, el impuesto de matriculación y circulación están basados en el tipo de motorización y, al fin y al cabo, en el nivel de emisiones contaminantes que dispone cada vehículo.

Ante esta situación, no sería de extrañar que en los próximos meses veamos incrementos en el precio final de los automóviles debido a un salto en su tramo impositivo. ¿Merecía la pena contar con el anterior registro por esta desventaja? Lo primordial es que los datos técnicos se adecuen lo más próximos posibles a la realidad.