El coche eléctrico es una apuesta que apenas lleva tiempo en el mercado. Es cierto que algunas unidades ya han cumplido la década en la vía pública, pero no es algo extendido en la industria. Es por ello que todavía hay algunas cuestiones que se deben pulir respecto a la tecnología que incorporan. ¿Son las baterías un núcleo de problemas en el mercado de ocasión?

Como bien sabrás, gran parte del coste del coche eléctrico está relacionado con el conjunto de baterías de ion litio. Pese a la llegada de innovaciones, lo cierto es que aún siguen produciéndose degradaciones que provocan que la autonomía de los automóviles de baterías reduzcan su kilometraje por ciclo de carga. El problema es que esta pérdida es muy relativa en función del coche.

El desgaste del coche eléctrico es menor que el de uno basado en combustión interna

Algo parecido ocurre con el automóvil de combustión interna. Al comienzo de su vida útil, debido al anclaje y asiento de las piezas irregular, el consumo puede ser mayor de lo esperado. Conforme se realizan los primeros miles de kilómetros, esta cifra se reduce notoriamente, algo que se mantiene durante unos años. Llegado un momento determinado, esta variable vuelve a aumentar.

El debate actual está centrado en la introducción de una legislación que informe al usuario sobre el grado de desgaste que posee un automóvil eléctrico. Tradicionalmente, el cuentakilómetros ha sido la variable que más ha servido para valorar el estado de un vehículo de combustión interna. Teniendo en cuenta que el coche eléctrico es más fiable, ¿servirá de ayuda el grado de degradación?

Algunos países están comenzando a ver con buenos ojos normativas que obliguen a mostrar información sobre esta variable. En Japón, por ejemplo, ya se ha aprobado esta medida con el objeto de mejorar el grado de satisfacción de las mecánicas limpias y evitar la práctica de actividades fraudulentas. Veamos, por tanto, en qué consistirán este tipo de políticas.

Un requisito indispensable para evitar actividades fraudulentas

Según se puede leer en el portal Nikkei, se ha elaborado un primer borrador para obligar a los usuarios a informar sobre el estado de las baterías de los coches eléctricos. De esta forma, se pretende hacer mucho más transparente la comercialización de unidades sin emisiones contaminantes en el mercado de ocasión.

El estado de las baterías de un coche eléctrico puede variar de una unidad a otra debido a múltiples factores. Economía Digital

El objetivo es transmitir al potencial comprador toda la información posible respecto a las aptitudes del coche. Esto no será fácil de implementar en el corto y medio plazo, pero se espera que los fabricantes colaboren mediante la inclusión de actualizaciones en sus modelos eléctricos. Ahora bien, ¿por qué estos datos son de vital importancia en una decisión de compra?

La batería de un coche eléctrico se puede degradar por múltiples factores

El usuario tiene una gran relevancia a la hora de incidir en la autonomía de su vehículo. Prácticas como mantener siempre un nivel de batería entre el 20 y 90% de su capacidad, no abusar de los sistemas de carga rápida o, simplemente, evitar agotar la batería son fundamentales para garantizar un ciclo de kilometraje óptimo.

Esto, en muchas ocasiones, no es respetado por los usuarios. Solo una larga prueba de duración, incluyendo conducción por ciudad y carretera y recorriendo cientos de kilómetros, podría servir para detectar una cierta degradación de las baterías. Dada su complejidad, se podría enmascarar el fallo de forma notable alegando cualquiera de las demás circunstancias que pueden afectar al kilometraje.

Un aspecto fundamental que merece la pena tener en cuenta

Si estás decidiéndote abandonar el combustible para darle la bienvenida a lo eléctrico, debes tener en cuenta qué diversas alternativas tienes. ¿Estás buscando un coche nuevo o uno del mercado de ocasión? Echando un rápido vistazo, se pueden encontrar algunas opciones bastante tentadoras teniendo en cuenta el ahorro que podremos tener sin depender de diésel o gasolina.

El Tesla Model 3 se ha convertido en la principal alternativa del mercado eléctrico. InsideEVs

Conocer el estado de la batería es, por tanto, fundamental para aprovechar el máximo los beneficios que nos ofrece el coche eléctrico. En este sentido, el kilometraje que aparece en los múltiples portales de segunda mano, en esta tecnología deja de ser igual de importante que en el caso de las mecánicas convencionales. Aun así, ¿cómo podría mostrarse esta nueva variable?

Los fabricantes deberían incluir el grado de desgaste de la batería del coche eléctrico

Los fabricantes deberán colaborar en los próximos meses para facilitar la inclusión de un gráfico que muestre la pérdida real de autonomía que ha tenido lugar desde la realización del primer kilómetro. Solo así se podrá hacer una estimación fiable sobre la idoneidad del coche que estamos buscando.

Por mera curiosidad, te invitamos a que te pases por algún portal especializado y veas la gama del Tesla Model S que hay en el mercado de ocasión. ¿Por qué aun superando los 100.000 kilómetros siguen teniendo bajos niveles de depreciación? Esta es el mejor dato para entender por qué el coche eléctrico es más fiable.