Desde hace unos años, las organizaciones sanitarias han publicado múltiples estudios sobre la calidad del aire en el medio urbano. En este sentido, las enfermedades cardiorrespiratorias se han convertido en una constante, ¿por qué? Buena parte de este incremento de las dolencias de estas características se debe al auge de las motorizaciones diésel, tal y como pronosticó la OMS.

Es cierto que esta tecnología emite menos cantidad de CO2 que una opción gasolina, pero el óxido de nitrógeno es lo que perjudica al ser humano. De hecho, el primero de estos 2 gases es inocuo para cualquiera de nosotros. Entonces, ¿llegaría el día en el que se producirían las primeras restricciones al tráfico?

El diésel puede terminar resultando más caro que la gasolina o lo eléctrico

El diésel comenzó a popularizarse en la década de los noventa. No obstante, su precio más atractivo respecto a la gasolina es lo que llamó la atención al consumidor. Pese a contar con pólizas de seguro más altas, impuestos de circulación más elevados o costes de revisiones y mantenimiento menos económicos, su demanda no paró de crecer.

La crisis apenas afectó a esta tecnología, lo que llevó a los fabricantes a incrementar sus inversiones en este sentido. Ahora, tras la explosión de la burbuja, nos encontramos con un parque automovilístico en Europa especialmente centrado en esta modalidad, con inversiones que jamás tendrán retorno en la industria y, por si ya nos parecía bastante, con restricciones al tráfico.

Hamburgo, en el norte de Alemania, se acaba de convertir en la primera población en limitar la circulación de las mecánicas diésel. ¿Qué se puede anticipar de la política llevada a cabo en la ciudad europea? ¿Tendrá su extensión en los próximos meses a otras ciudades con alta presencia de motorizaciones que nacieron como sustitutivas a la gasolina?

De los noventa a 2018, un engaño que se traduce en estafa

Las opciones diésel están especialmente para su desempeño en la circulación fuera del ámbito urbano. Las emisiones y su mayor rendimiento en carretera convierten a esta modalidad en la mejor opción para largos viajes. De hecho, una de sus premisas para valorar su adquisición está especialmente supeditada al número de kilómetros que se realicen cada año.

Las motorizaciones diésel anteriores a 2015 no podrán circular por algunas calles de Hamburgo. Autopista

En este sentido, el problema fundamental que se ha relacionado con esta mecánica, quizás, ha sido la realización de un uso adecuado. En términos de fiabilidad, una máquina que funcione con diésel está condenada a sufrir más en la ciudad. Aun así, una buena parte de los automóviles que circularán durante estos próximos años en el ámbito urbano, contará con esta tecnología.

La limitación al tráfico afectará al diésel comercializado antes de 2015

La limitación de la circulación en una serie de puntos estratégicos en la ciudad de Hamburgo podría provocar, próximamente, la proliferación de señales de prohibición a las alternativas diésel que cuenten con una serie de años en el parque. De hecho, en el caso alemán, tal y como se puede leer en The Local, no podrán circular los que sean anteriores al año 2015.

No obstante, es importante tranquilizar a todo aquel que cuente con una mecánica diésel. Por el momento, la limitación se traduce en una restricción al paso de un total de 2,3 kilómetros, divididos en 2 tramos. De esta manera, no podrán circular los coches con esta mecánica en un área de 580 metros en Max-Brauer-Allee durante 1,7 kilómetros de Stresemannstraße.

Una moda que parece reducir su protagonismo en el mercado

La mejora de la eficiencia de los motores gasolina, junto a la convergencia del precio de ambos carburantes, ha provocado que el consumidor se haya inclinado más por la opción con más historia en el mundo de la automoción. No obstante, en esta particular tendencia, el coche eléctrico e híbrido también tiene su propio protagonismo.

La mecánica diésel continuará restringiéndose en los próximos años en más ciudades. El Economista

La inclusión de esta medida, la cual ha tenido su propio periplo por los tribunales, será una tónica general en los próximos años tras el fallo favorable por parte del órgano jurisdiccional. De hecho, las mecánicas diésel podrían estar viviendo un ocaso precipitado en los próximos años tras haber gozado de una posición privilegiada.

El diésel seguirá siendo la opción más recomendable para un perfil determinado

No obstante, es importante destacar, de nuevo, que esta opción seguirá siendo válida para un público concreto, aquel que realice muchos kilómetros cada año en conducción por carretera. No obstante, la mejora de la mecánica gasolina, la cual consigue ahora mejores consumos, podría limitar el desarrollo de la tecnología diésel por parte de los fabricantes.

Así pues, ¿cómo afectará la llegada del coche eléctrico en los próximos años? No sería de extrañar ver cómo las Autoridades Públicas podrían incentivar el crecimiento restringiendo, todavía más, la utilización de las opciones diésel. Aun así, es pronto para predecir cuáles serán los próximos pasos de la movilidad. La clave estará en ver qué ocurre en los próximos meses.