La industria del automóvil está viendo cómo nuevos fabricantes son los que están empezando a tener un mayor protagonismo. Esto es así, fundamentalmente, debido a la sencillez de las mecánicas eléctricas y la estandarización de componentes que son fácilmente instalables. ¡Lejos queda el modelo de producción en el que cada compañía producía en masa sus propios motores!

Esta cualidad del coche eléctrico es, sin duda, la menor complejidad en términos de producción. De hecho, esto es justo lo que ha permitido la aparición de nuevos fabricantes en el mercado. Entre todos ellos, hay uno que está dando mucho que hablar. Es el ejemplo de Drako, una empresa que apenas producirá una edición limitada de su modelo más peculiar, el GTE, un deportivo distinto.

El coche eléctrico está creciendo a niveles exponenciales

¿Por qué este automóvil, todavía en pruebas, está generando tanta expectación? Sus cualidades, diseño y, por supuesto, tecnología, le sitúan como una opción muy interesante dentro del segmento de automóviles eléctricos con cualidades deportivas. A ello ha contribuido, por supuesto, la presencia de una serie de imágenes que el fabricante ya se ha encargado de divulgar.

Se trata de un primer prototipo que, como es lógico, introducirá modificaciones a lo largo de los próximos meses. Aun así, el modelo de producción está prácticamente terminado, ya que se espera que las primeras unidades puedan ser entregadas en algún momento de la segunda mitad del año. ¿Hasta qué punto se cumplirán los plazos teniendo en cuenta que apenas se producirán unas decenas?

Veamos por qué puede ser un modelo que marque un antes y un después en el segmento de los modelos eléctricos, hasta qué punto puede tener mercado productos de estas características en la situación actual y, por supuesto, cuáles son sus principales señas de identidad para entender su propia fabricación. ¿Comprarías un vehículo eléctrico de estas características? He aquí las claves.

Una apuesta centrada en un nicho de mercado exclusivo

Atendiendo a la demanda de los coupés deportivos, lo cierto es que no hay una gran demanda en el segmentos de los automóviles basados en la combustión interna. ¿Podría decirse que ocurrirá algo parecido entre las opciones basadas en baterías? Lo cierto es que no tiene por qué haber una correlación, ya que se trata de un producto muy exclusivo. Ahora bien, ¿qué es lo que lo hace diferente?

Tal y como se puede observar, posee una serie de cualidades que lo convierten en una apuesta que apenas tiene competencia en la actualidad. Lo primero que cabe destacar es su potencia, la cual es de 1.200 CV. Como es lógico, las mecánicas eléctricas tienen mayor facilidad para lograr estas cifras, pero no hay que quitar mérito a esta valoración.

La velocidad máxima del Drako GTE es de unos 331 km/h

De hecho, su velocidad máxima está limitada a 331 km/h, situándolo entre las versiones eléctricas más veloces del mercado. Esto lo consigue gracias a la disposición de una aerodinámica pensada para circular a altas velocidades, así como la tenencia de un peso muy contenido. De hecho, la capacidad de la batería es de 90 kWh, un dato un tanto reducido basándose en sus prestaciones.

La limitación de la batería provoca que su rango de kilometraje por ciclo de carga completo se haya visto reducido a tan solo 205 millas, o lo que es lo mismo, unos 330 kilómetros. Todo ello, no obstante, está sujeto a una serie de variables, entre las cuales cabe hacer mención especial al clima, el tacto de conducción del piloto y, por supuesto, el entorno en el que se circule en cada momento.

Una edición limitada del Drako GTE creada para los más pudientes

Esta compañía está afincada en Silicon Valey. Es una startup, por lo que los recursos de que dispone no son muy amplios. Tanto es así que este producto se comercializará para cubrir una demanda de unos 25 futuros y potenciales clientes. La exclusividad, por tanto, parece que será una de las prioridades a la hora de lanzar sus nuevas propuestas en un nicho de mercado muy concreto.

El Drako GTE es un deportivo que se producirá en una única serie limitada en 2021. Car and Driver

Cada uno de los Drako GTE que se ponga a la venta tendrá un precio de 1,25 millones de dólares, una gran referencia para entender a qué público está destinado. Teniendo en cuenta este dato, parece factible entender que estamos ante un producto muy especial y que está pensado para formar parte de una colección. ¿Estamos ante el primer superdeportivo de producción que podría revalorizarse dentro de unos años?

Habrá que esperar un tiempo todavía para saberlo. Lo que sí parece claro es que sus cualidades no tienen, por el momento, ninguna comparación. Solo la llegada de proyectos como el Tesla Roadster de nueva generación o el Rimac Concept Two podrían ser rivales en lo que se refiere a prestaciones.