Ferrari es uno de los fabricantes considerado por el público como purista. Pese a que ha ido anticipándose a los obstáculos relacionados con las restricciones medioambientales, siempre se ha mantenido firme para continuar con la filosofía que siempre ha caracterizado a un modelo de la Scuderia. Aun así, esto no ha evitado que se hayan introducido importantes cambios en el seno de la marca.

El mejor ejemplo de ello nos lo muestra la nueva generación de hiperdeportivos. El SF90 Stradale pasará a la historia por ser el segundo modelo en el catálogo que cuenta con una mecánica híbrida enchufable. El primero fue el mítico LaFerrari, pero se trató de una edición muy especial para competir, directamente, contra el Porsche 918 Spider y el McLaren P1.

El Ferrari SF90 Stradale apenas lleva unos meses en el mercado

Sí puede decirse que es el primer deportivo creado con un espíritu algo más ‘comercial’. En este sentido, se trata de una opción que puede recorrer hasta un máximo de 8 millas (algo más de 12 kilómetros) teóricos en modo puramente eléctrico. Sí, se trata de uno de los peores híbridos enchufables que existe en el mercado en relación a este apartado. Aun así, ¿hay de qué preocuparse?

Lo cierto es que no. Este es el vivo ejemplo del refrán ‘hecha la ley, hecha la trampa’. Este modelo en particular podrá sortear muchas de las limitaciones a la movilidad por contaminación al poder optar a la pegatina ECO. Es cierto que ciertas Administraciones exigen un mínimo de autonomía en modo eléctrico, pero hay otras en las que lo que cuenta es que el vehículo disfrute de autonomía eléctrica.

Ahora bien, ¿hasta qué punto es ineficiente el sistema eléctrico de Ferrari? La clave para entender este sistema está en realizar una comparativa con uno de los modelos más destacados del segmento eléctrico, el compacto Nissan LEAF. Y te preguntarás, ¿cómo es posible observar una similitud entre un modelo próximo a los 30.000 euros y uno que tiene un coste de 6 cifras?

Ferrari SF90 Stradale vs Nissan LEAF, la comparativa más drástica

¿Puede el superdeportivo híbrido de Ferrari superar a un modelo eléctrico con más de una década en el mercado? Lo cierto es que no. Como es lógico, es importante tomar esta afirmación a pies de puntillas. En términos eléctricos, al menos, el compacto le da un repaso, tanto a nivel de autonomía como a nivel de prestaciones. ¿No lo crees? El canal DragTimes ha hecho la prueba.

Según se puede leer en el portal especializado InsideEVs, el Nissan LEAF es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 7,3 a 7,9 segundos, en función de la versión a escoger. Por el contrario, el modelo del Cavallino Rampante necesita hasta 9 segundos para alcanzar dicha velocidad, casi 2 segundos más. ¿Sirve de algo esta comparativa?

Ferrari ha conseguido introducir las mecánicas eléctricas de forma pausada

Lo cierto es que no. La única conclusión que se puede tomar al respecto es que Ferrari está comenzando a tomar en serio la propuesta eléctrica en su gama del futuro, algo que permitirá disfrutar de mayores autonomías sin emisiones eléctricas y, por qué no decirlo, una mejora en cuanto a las prestaciones. Más allá de este apunte, el modelo japonés no tiene más que decir al respecto.

Activándose el motor de combustión interna que posee, tan solo necesita 2,5 segundos en alcanzar las 60 mph, un registro muy próximo a los 100 km/h. Para ello, el motor eléctrico contribuye a mejorar este apartado, pero el actor importante será, sin duda alguna, de aquel que se nutre íntegramente, de los derivados del petróleo. Aun así, este es un gran salto en la compañía.

No a la electrificación en el corto y medio plazo dentro de Ferrari

Ferrari siempre se ha mantenido tajante respecto a la posibilidad de crear un modelo que carezca del característico rugido que posee todo su catálogo. La firma del grupo FIAT no tendrá, al menos durante los próximos años, motorizaciones puramente eléctricas. No obstante, la hibridación sí que se antoja como algo corriente debido, sobre todo, a la mejora de las prestaciones que ofrece.

El Ferrari SF90 Stradale es el principio de una nueva generación de superdeportivos en el seno de la compañía. Auto Express

El objetivo de Ferrari está bastante claro en relación al trabajo que se ha realizado expresamente en el SF90 Stradale. El apoyo del sistema eléctrico contribuye a una mejora de las capacidades técnicas, pero no supone la disposición de un híbrido enchufable al uso, según lo que podemos entender como vehículo situado en esta categoría. Aun así, se esperan cambios a lo largo de los próximos años.

Y tú, ¿imaginas un modelo puramente eléctrico en la división más deportiva del grupo FIAT? No parece que vaya a ocurrir esto en el corto plazo. No obstante, modelos como el Tesla Roadster invitan a especular sobre la aparición de más y más superdeportivos sin tubo de escape. La demanda será fundamental para marcar los tiempos en este sentido.