El servicio público de reparto alemán es uno de los más eficientes desde el punto de vista técnico y económico. Tanto es así que, desde hace un tiempo, cuentan con una flota de vehículos completamente eléctrica, lo que ha contribuido a una reducción de las emisiones contaminantes en las grandes ciudades principalmente.

Es más, lo más curioso es que este medio de transporte ha sido diseñado y producido por la firma en colaboración con el fabricante Ford, tal y como te mostramos hace unos meses. Ahora, no obstante, están entablando conversaciones para vender los modelos de producción para que otros fabricantes se basen en un proyecto que ha pasado a formar parte de sus ingresos de forma inesperada.

La productividad de Deutsche Post podría llegar de la mano de la conducción autónoma

No obstante, esta noticia se focalizará, sobre todo, en el nuevo paso que se quiere dar para reducir, todavía más, los costes operativos en este segmento logístico. Según se puede leer en el portal especializado InsideEVs, el servicio Deutsche Post habría estado analizando cómo puede aumentar la competitividad en los próximos años de la mano de la mejora de la tecnología disponible.

La solución, al parecer, podría ir de la mano de un sistema de conducción autónoma, lo que provocaría una reducción de funciones abrupta para el repartidor. ¿Podría tener consecuencias fatales la eliminación de la figura del conductor en este sector? Es cierto que habría que lidiar con el reparto físico, tarea que realiza el operario, pero sí que podría poner en jaque parte de su labor.

¿Cuándo comenzará la prueba piloto que podría revolucionar el transporte en los próximos años? Mientras que unas teorías afirman que la conducción autónoma está próxima a estandarizarse, otros sugieren que solamente podrá implementarse en el largo plazo. ¿Servirá este proyecto de base para su instalación en los demás servicios de reparto a nivel internacional?

Un programa piloto basado en la mejora de la eficiencia

¿Qué busca el servicio Deutsche Post con la introducción de un programa de estas características? La función principal consistirá en observar cómo se reduce el coste, es decir, cómo afecta a la tabla de beneficios la eliminación del papel de conducción. Sin embargo, hay que ir un poco más allá para analizar qué consecuencias puede tener esta medida.

El Deutsche Post se alía con Nvidia para el desarrollo del camión autónomo de reparto. InsideEVs

Todos sabemos cómo la investigación y desarrollo y la aplicación de los resultados nos ha hecho entender que las máquinas pueden sustituirnos en muchos puestos de trabajo. De hecho, esto ha motivado que parte de la mano de obra haya migrado al sector terciario. Ahora bien, ¿qué ocurrirá si los robots y software inteligentes alcanzan el sector que representa más parte del PIB en las regiones más desarrolladas?

Es prioritario hacerse este tipo de cuestiones cuando analizamos la conducción autónoma. En este caso, el Deutsche Post participará en un programa que contribuirá a la mejora de la tecnología de Nvidia y ZF, ya que una serie de camiones eléctricos dispondrá de los chips especializados DRIVE PX y el conjunto de hardware ZF ProAI, los cuales dotarán a los vehículos de capacidades autónomas.

El actual CEO de la compañía de reparto, Jürgen Gerdes, ha querido mostrar por qué él y la cúpula de la compañía está apostando por una tecnología que se espera que llegue al mercado, sobre todo, durante la primera mitad de la década de 2020.

La investigación y el desarrollo de transporte ecológico, económico y eficiente traerá cambios disruptivos a la industria de la logística. La asociación con Nvidia y ZF nos permitirá respaldar de manera responsable este desarrollo, beneficiarnos de él y reforzar nuestra posición como líder de innovación de la industria.

Un sistema que provocará un encontronazo de posiciones

Esta primera toma de contacto llegará con el objetivo de anticipar el cambio que está próximo a producirse. Las demás empresas del sector podrán, al mismo tiempo, observar cómo se desarrolla un programa que podría mostrarnos señales sobre la futura reducción de costes logísticos que podría llegar de la mano de este tipo de soluciones.

La Deutsche Post cuenta con una flota de furgonetas eléctricas, el siguiente paso será la conducción autónoma. Handelsblatt

Sin embargo, esto puede tener, más en el largo plazo, consecuencias más graves para el colectivo transportista. Es cierto que la mecánica autónoma no debería por qué eliminar la función del operario, pero sí podría aventurar un cambio en las labores del reparto en un medio plazo.

Esto nos lleva a realizarnos una pregunta que se estudiará en cualquier plan estratégico en el medio plazo. ¿Será mejor reducir los costes logísticos para posicionar un mejor precio o será mejor contratar empleados que podrían ser sustituidos por una máquina? Al fin y al cabo, cómo se comportaría el tipo de producto respecto al consumo sería lo que determinaría la posición a adoptar.