Desde hace un tiempo, los fabricantes del mercado del automóvil están realizando un mayor esfuerzo para la producción de coches eléctricos. En relación con los modelos tradicionales, lo cierto es que, todavía, las cifras de ventas son muy desiguales. Sin embargo, se espera que se produzca un boom a lo largo de los próximos años. La obtención de economías de escala será fundamental.

En este sentido, uno de los fabricantes que más interés está poniendo para hacer factible la estandarización de los automóviles de baterías es Ford. El fabricante estadounidense sabe cómo puede influir el fenómeno Tesla en el futuro, por lo que ha decidido anticiparse a sus competidores. La mejor prueba de ello es el nuevo Mustang Mach-E, el SUV eléctrico de la marca.

La denominación Mustang define lo mejor de la historia de la firma estadounidense

Habiendo sido presentado hace apenas unas semanas, esta alternativa se ha convertido en una de las propuestas más interesantes del mercado. Tal es la apuesta de la marca por este concepto que ha decidido incluir la denominación ‘Mustang’ en propio nombre del producto. Teniendo en cuenta que esta palabra es la definición de la historia de Ford, viene a significar lo importante que es este coche.

Ahora bien, ¿están preparados en el seno de la compañía para comercializar el primer coche eléctrico? Introducir esta nueva tecnología no supone únicamente modificar los patrones de producción. Este paso va mucho más allá a nivel de formación, tanto en personal destinado a la comercialización como cualquier servicio de reparación. Ford, en este sentido, va a usar una fórmula alternativa.

La utilización de soluciones basadas en inteligencia artificial se ha convertido en una propuesta cada vez más estandarizada. Ahora bien, ¿y si se fuese un paso más allá y se introdujese la realidad virtual? Según se puede leer en Electrek, la marca pretende formar a sus empleados en materia eléctrica con este servicio.

Nuevos programas de aprendizaje respecto al coche eléctrico

Los fabricantes convencionales han visto cómo la introducción de las mecánicas eléctricas no han sido todo lo fáciles que parecía en un principio. ¿Conoces a alguien que haya decidido adquirir una versión eléctrica y el servicio comercial no haya sabido cómo atender a las dudas y cuestiones que se haya planteado? La falta de formación es algo usual ante productos residuales.

El Mustang Mach-E se ha convertido en el primer modelo eléctrico de la compañía estadounidense. Esquire

Ford es consciente de la frustración que causa en el público este tipo de problemas. Por ello, está trabajando junto a Bosch para la creación de un equipo de software y hardware basado en la realidad virtual. El objetivo es introducir un sistema que permita conocer cualquier recoveco del automóvil para poder informar con más precisión sobre cómo funciona la tecnología que incorpora el coche.

El Mustang Mach-E llegará a los concesionarios en los próximos meses

En principio, este ingenioso programa vendría a ser de gran utilidad para el personal técnico presente en el servicio posventa. Al fin y al cabo, disfrutar de un conocimiento sobre las características eléctricas es algo fundamental para saber cómo operar en el caso de que alguna unidad del Mustang Mach-E llegue al taller en los próximos meses. Así, se anticipa ante un problema que tendrá lugar.

Este es el mejor ejemplo que viene a corroborar, una vez más, cómo la marca estadounidense está ligada al segmento eléctrico. Este no será, sin duda alguna, el único modelo sin emisiones que venderá una de las firmas más longevas en términos de automoción. De hecho, se espera que a lo largo de los próximos meses se pueda anunciar algún que otro modelo diferencial.

El porqué de la decisión tomada por Ford para usar realidad virtual

Ford está en plena transición tecnológica. Es uno de los fabricantes que acumula un mayor número de patentes por año a nivel mundial y, en cambio, era uno de los más atrasados en movilidad sostenible. En apenas unos meses, cuando el Mustang Mach-E salga a la venta, la marca contará con versiones eléctricas, híbridas y, por supuesto, las convencionales basadas en motores de combustión interna.

Ford se ha convertido en una de las principales marcas en invertir en el coche eléctrico. InsideEVs

Esta curiosa alternativa permitirá a cualquier empleado llegar hasta el último tornillo del vehículo con tan solo pulsar un botón. De esta forma, será posible reducir el coste de forma exponencial y, además, facilitar una más rápida adopción de conocimiento sobre todos los detalles del vehículo. Solo se necesitará, por lo tanto, un equipo físico para trabajar con esta realidad virtual.

Habrá que esperar todavía un tiempo para conocer el desarrollo final de esta innovación. No obstante, se espera que pueda ser presentado en unas semanas con el objetivo de que cualquier empleado pueda conocer en profundidad cómo funciona, sobre todo, el sistema eléctrico del próximo Mustang Mach-E.