Estemos de acuerdo o no, lo cierto es que la desmilitarización completa de un país es algo realmente difícil de ver. Conlleva renunciar ipso facto a millones y millones de euros de inversión en décadas. ¿Es algo perpetuo para la sociedad destinar una partida de los presupuestos a defensa?

Podría decirse que sí. La adquisición de nuevo equipamiento incluye arsenal, proyectiles de última tecnología y, además, vehículos de toda clase. Dentro de este apartado, es importante destacar una parte de este tipo de medios de transporte. Además de tanques, los ejércitos cuentan con camiones todoterreno o modelos blindados que parecen sacados de otro planeta.

El producto militar también requiere de una transformación eléctrica

Y en este punto, ¿dónde quedan los fabricantes tradicionales? La mayoría no suele disponer de una línea de producción ligada al equipamiento militar, pero existen excepciones. General Motors, uno de los principales fabricantes de automóviles, dispone de un equipo especializado para el ámbito bélico.

De hecho, la compañía cree haber dado con la tecla para ofrecer un producto de calidad en mitad de un conflicto bélico. Todo se asienta sobre su plataforma SURUS, que no es otra cosa que las iniciales de la notación Silent Utility Rover Universal Superstructure. Esta nueva línea de investigación podría contar con soluciones que jamás creíamos poder ver.

¿Cómo se librarán las guerras del futuro? Sabido es que los drones y robots serán un pilar básico, pero ahora ya podemos conocer cómo será también el todoterreno militar.

SURUS, la plataforma eléctrica que dominará en el campo de batalla

La firma estadounidense presentará en ante la Asociación del Ejército de los Estados Unidos (AUSA) una serie de prototipos que nos pueden servir de idea para conocer cómo será el vehículo militar del ejército de tu país.

General Motors presentará su plataforma SURUS los próximos 9, 10 y 11 de octubre diferentes chasis y unidades mecánicas con las que pretende que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos firme los contratos armamentísticos de los próximos años. Y te preguntarás, ¿en qué consisten estas siglas?

General Motors presentará en octubre su concepto sobre cómo se librarán las guerras del futuro. InsideEVs

El camión de pila de combustible destinado al ámbito militar contará con un conjunto de baterías de ion litio suficiente como para realizar las maniobras que cualquier conflicto requiere. Por ello, presentará una opción que permitirá recorrer al vehículo un total de 400 millas, es decir, unos 640 kilómetros.

No obstante, las soluciones más determinantes en el campo de batalla están relacionadas con los servicios que incorporará para mejorar la posición de los soldados. Según se ha podido saber gracias a InsideEVs, el vehículo protagonista ofrecerá soluciones relacionadas con la generación de energía exportable y agua.

Según el propio Charlie Freese, director ejecutivo de GM en el ámbito de la pila de combustible, esta tecnología se posicionará como la más utilizada en el sector militar.

General Motors está comprometida a ofrecer nuevos sistemas de alto rendimiento y cero emisiones para resolver desafíos complejos para una variedad de clientes importante.

Tras este anuncio, el holding de la automoción vuelve a mostrar su compromiso con la industria de defensa, un acuerdo que se ha forjado durante las últimas décadas.

La tecnología Hydrotec como punto de partida

Pese a que la industria militar suele utilizar combustibles fósiles sobre los vehículos, GM está preparada para ofrecer un producto alternativo. La electricidad según la concebimos actualmente no es válida por los problemas que todos conocemos; autonomía insuficiente, peso excesivo y duración para recargar un ciclo completo.

El futuro camión militar alternativo de GM dispondrá de célula de combustible de hidrógeno. InsideEVs

En cambio, la pila de combustible de hidrógeno aplicada en la industria militar puede conseguir grandes resultados en el conflicto bélico del mañana. El consumo, la independencia de recursos físicos que requiere el motor tradicional o el silencio de esta combinación son su fuerte.

El chasis que presentarán la próxima semana incluye una plataforma de 5 metros de largo repleta de baterías. Ello, unido a una estructura formada por material extremadamente liviano, permitirá a la plataforma SURUS ser lo más destacado de la industria militar futurista.

Las energías alternativas cubrirán el mercado tradicional muy pronto

No se sabe cuándo estará lista para que cualquier ejército realice sus primeros encargos, pero esta demostración sirve para darse cuenta de cómo las energías alternativas han llegado para suplantar el liderazgo que la combustión interna ha tenido durante todos estos años.

Por otro lado, tal y como se puede leer en Autoblog, es importante destacar cómo GM quiere ir más allá con sus productos off road futuristas. La alternativa médica también estará disponible, la cual equipará todo el instrumental necesario para atender una zona devastada por la guerra o cualquier catástrofe medioambiental.

Y tú, ¿crees que la disrupción que está produciéndose en la movilidad tiene algún freno? La tecnología eléctrica es cada vez más eficiente, por lo que su expansión entre diferentes segmentos es imparable.