La automoción basará sus próximas líneas de acción sobre 3 tecnologías diferentes, cada una de ellas orientada a mejorar emisiones, reducir costes de producción y garantizar la seguridad y confort en los desplazamientos. En este orden, los 3 aspectos que serán la base de la diferenciación serán la electrificación, la impresión 3D y el desarrollo de sistemas de conducción autónoma.

Ahora bien, ¿en qué materias se está priorizando? Como es lógico, ante la disrupción que está produciéndose en el mercado en relación con el calentamiento global, el principal objetivo está siendo la electrificación y obtención de tecnologías más limpias. En segundo lugar podríamos situar la conducción autónoma por la inclusión de empresas ajenas en el sector.

La impresión 3D tendrá un papel muy importante en la producción del mañana

En el tercer puesto, encontramos la tecnología de impresión 3D. Al menos por el momento, está pasando desapercibida por lo importantes que son las otras alternativas descritas. No obstante, esta vía de mejora permitirá a los fabricantes contar con una diferenciación muy destacable en términos de reducción del coste.

De hecho, implícitamente, la revolución eléctrica podría basar su crecimiento en el uso de la impresión 3D. La disminución de los costes de producción podría permitir un mayor margen por producto vendido, por lo que podría reducirse el precio para incrementar la demanda de los coches alternativos.

Aun así, ya existen fabricantes tradicionales que están utilizando este tipo de fórmulas. Un buen ejemplo de ello es Bugatti, compañía que ya está diseñando una plantilla para que una máquina especializada diseñe y fabrique las pinzas de freno de los Chiron, el modelo más exclusivo y deportivo de la marca.

El Bugatti Chiron ya son capaces de hacer frenos de titanio

Uno de los hiperdeportivos más rápidos de la historia, si no el más rápido, podría contar con el primer equipo pinzas de frenos producido en su totalidad por una máquina especializada en impresión 3D. Según se puede leer en Jalopnik, cuenta con el privilegio de ser las más grandes que han estado presentes en un automóvil de producción en toda la historia.

Bugatti ha diseñado un plan de impresión 3D para el equipo de frenos del Chiron. Motor Trend

Podría decirse que el equipo de frenos del Bugatti Chiron es, quizás, el componente más importante con el que cuentan. Al fin y al cabo, producir un motor que rinda más de 1.000 CV podría ser, teóricamente, sencillo de conseguir aplicando turbos. No obstante, ¿cómo parar un coche de más de 2 toneladas en apenas unos segundos cuando circula a más de 400 segundos?

Bugatti dispone de un presupuesto para poder acometer planes de inversión importantes

El reto, como podrás imaginar, no era nada sencillo. Para ello contaron con un presupuesto multimillonario cortesía del grupo Volkswagen. Independientemente de los ingresos que consiguen (Bugatti es un completo agujero para el holding), lo cierto es que sirve de base para poder investigar sobre las últimas tecnologías que pueden tener su aplicación en la automoción.

Ahora bien, ¿qué podemos destacar del uso de la impresión 3D? Bugatti, tras la inversión en esta tecnología, ha conseguido mejorar un producto que ya era lo suficientemente efectivo como para frenar el superdeportivo. Tanto es así que ha conseguido bajar en 2 kilogramos el peso de la pieza, lo que equivale a un total de 8 kilogramos en su conjunto del vehículo.

Es preciso extrapolar los datos al conjunto para su valoración

Solamente son 8 kilogramos lo que se ha conseguido mejorar, pero es una cifra considerable teniendo en cuenta que en este tipo de segmentos se hila muy fino con los costes de producción. Este objetivo conseguido en lo referente al titanio nos recuerda que Bugatti forma parte del grupo automovilístico más importante del mundo.

Bugatti dispone de un equipo de frenos diseñado particularmente para su desempeño a muy altas velocidades. Jalopnik

Tanto es así que no sería extraño ver cómo en los próximos años el grupo Volkswagen podría conseguir estandarizar la tecnología de impresión 3D sobre otros muchos componentes de su futura línea de modelos. De esta forma, se podría contrarrestar las economía de escala que obtendrá Tesla en la producción.

Incrementar la competencia es esencial para el crecimiento del coche eléctrico

Y te preguntarás, ¿qué efecto puede tener esto sobre el consumidor final? El paso definitivo de la tecnología eléctrica consiste en la reducción del precio para incrementar la demanda de la automoción. Esto solo será posible si se reduce el coste de producción y se incrementa la competencia.

¿Tendrá la llave la impresión 3D? El grupo Volkswagen ha sido uno de los primeros fabricantes en utilizar este compuesto, pero no será el único. En cierto sentido, la innovación se ha producido sobre una variante muy exclusiva, pero podría llegar al resto de la gama en los próximos años.