Ya sea, simplemente, como medio para mejorar la posición de una compañía o incrementar su reputación, hemos venido asistiendo a toda una serie de proyectos alocados en muchas de las empresas destinadas al transporte y similares. Si no lo crees, ¡que se lo digan a Tesla y su reciente Cybertruck! Esta política está siendo más y más común en el mercado.

La ventaja fundamental, sin duda, es dar a conocer algunas de las virtudes que podrían verse en el resto de productos serios de un fabricante. ¿Quién no alucinó en el pasado con la cortadora de césped más rápida del mundo? Pensándolo en frío, ¿quién iba a querer una opción con tales prestaciones? Este tipo de estrategias generan un gran beneficio, únicamente, en términos de márketing.

JCB ha creado un tractor capaz de circular a una velocidad de 241 km/h

Esto es justo lo que ha pasado recientemente en el segmento de los vehículos agrícolas por excelencia por parte de JCB, los tractores. ¿Imaginas una unidad de varias toneladas circulando una vez superados los 200 km/h? La histórica marca especializada en maquinaria pesada lo ha hecho posible con un modelo especialmente diseñado para ello; el Fastrac Two.

Es importante destacar que estamos ante un producto que está concebido especialmente para conseguir tales cifras dinámicas, por lo que su desempeño para funciones clásicas del sector no es el más óptimo que encontraremos en el mercado. Aun así, ¿por qué estamos ante una tecnología que podría ser integrada en potenciales modelos? Esta unidad dispone de varios aspectos que cabe la pena mencionar.

Para el establecimiento del nuevo récord de velocidad, se han introducido materiales más ligeros, modificado el coeficiente aerodinámico para reducir la resistencia al aire y, por supuesto, introducidas algunas modificaciones respecto al bloque motor. Veamos, por tanto, en acción una de las obras de ingeniería mecánica con mayor tecnología del mercado.

Un tractor con prestaciones más destacadas que muchos automóviles

¿Alguna vez hubieses imaginado que un tractor podría llegar a ser más rápido que muchos de los coches con los que te cruzas a diario? Para la realización de la prueba para establecer el récord se recurrió a un experto en la materia. Según se puede leer en Interesting Engineering, Guy Martin, un piloto influyente en el mundo del motor, fue la persona en conducir la máquina.

Es obvio pensar que la plataforma de un tractor convencional no está diseñada para ser rápido. De hecho, la inmensa mayoría de las opciones presentes en el mercado cuentan con una imagen que disfruta de todo un sinfín de ángulos rectos. Este particular modelo, en cambio, dispone de un diseño muy perfilado. Únicamente una cabina más rectangular nos hace recordar que estamos ante esta máquina agrícola.

La utilización de materiales ligeros ha sido clave para la consecución del récord

Ahora bien, ¿cuáles son sus principales fuentes de diferenciación? En términos de uso de materiales, cabe mencionar que algunas de las chapas se han visto sustituidas con el fin de incorporar aluminio en vez de acero. De esta forma, se ha conseguido aligerar un peso clave para la consecución de esta nueva marca. Aun así, el motor es lo que ha incidido más en el resultado.

La instalación de un nuevo turbocompresor y la inclusión de soluciones que mejoraban el régimen interno del tubo de escape, permitieron a su motor diésel de 6,2 litros y 6 cilindros extraer un total de 1.016 CV de fuerza. De igual manera, se incluyó un caracaídas para ayudar al equipo de frenos en la maniobra de frenado.

Nuevos límites para explicar el rendimiento de un tractor de carreras

El tractor JCB Fastrac Two debe esta denominación a la existencia de un modelo anterior. El primer prototipo alcanzó los 167 km/h, por lo que la mejora es de un 44% en tan solo unos meses. ¿Estamos ante una marca que será potencialmente batida por un tercer representante de la compañía? Todavía es pronto para saberlo, pero lo cierto es que el detalle de las mejoras hará mucho más difícil el reto.

El tractor JCB Fastrac Two acaba de entrar en el Libro de los Récords. PDLV

La mejor prueba de que todo estaba medido al milímetro o, mejor dicho, al kilogramo, es que tan solo se agregaron 20 litros de combustible para la realización de la prueba. Con ello, se ajustó el peso total del vehículo para una prueba que ha pasado a la historia. No obstante, todo hace pensar que en los próximos meses se intentará un nuevo registro que hará todavía más difícil superarlo en el futuro.

Entre muchas de las soluciones que podrían aplicarse a las unidades comerciales están, sin duda, la introducción de metales más livianos para reducir el consumo de combustible en el futuro. Esto tendrá una mayor relevancia todavía teniendo en cuenta que en los próximos años se espera que entre en juego un nuevo actor en el mercado; el tractor eléctrico.