Desde hace unos años, se han producido diferentes intentos a la hora de combinar las mecánicas convencionales con las innovaciones en materia eléctrica. Esto ha sido uno de los objetivos de los principales fabricantes del mercado en busca de un objetivo, salvaguardar las inversiones realizadas en materia de combustibles tradicionales. ¿Son los PHEV la solución a corto y medio plazo?

Mucho se ha hablado de los llamados híbridos enchufables. Combinar electricidad y gasolina es una solución que permite extraer lo mejor de cada una de las variantes. Esta fue, sin duda, una de las premisas de Fisker. Esta compañía consiguió producir uno de los automóviles más eficientes, pero una serie de contratiempos la llevaron a la quiebra. El Karma podría haber sido un referente.

El Fisker Karma original fue un modelo subestimado por el mercado ecofriendly

Problemas en la cadena de montaje y el huracán Sandy de 2012, el cual provocó que hasta 300 vehículos fuesen siniestro total, arruinaron una empresa con un potencial increíble. Lo siguiente que se supo es que Wanxiang Group, un conglomerado de firmas del sector de la automoción, compró los restos de la quiebra con el objetivo de relanzar la propuesta inicial con mejoras.

Fruto de ello, se ha conseguido dar con un producto renovado, pero que mantiene el estándar inicial. Es importante recordar que el Karma inicial nació como competidor directo del Tesla Model S. ¿Imaginas qué hubiese podido pasar si este modelo hubiese tenido un mayor éxito que el de Palo Alto? Esta es una opción que siempre estuvo barajándose debido a la tecnología que poseía.

Veamos, por tanto, qué trae el nuevo Karma GS-6, una propuesta derivada del modelo convencional que ha sabido adaptarse a los tiempos actuales. Se han introducido mejoras, además, para incrementar autonomía, al mismo tiempo que se han incorporado soluciones para hacer de este producto una alternativa con alguna que otra ventaja competitiva.

Una nueva versión del Karma original adaptada al mercado actual

El Karma GS-6, en cuanto a imagen, nos recuerda al modelo original. Las curvas tan características del modelo que estuvo en el mercado durante la primera mitad de la década anterior siguen siendo válidas conforme a los estándares actuales. Como consecuencia de ello, estamos ante un producto pensado, principalmente, para seguir creyendo en los automóviles PHEV.

El Fisker GS-6 es un híbrido enchufable con mayor autonomía que su competencia. Electrek

Karma Automotive, que es como así se denomina la nueva compañía, sí ha realizado importantes cambios. En la actualidad, se ha sustituido el anterior bloque de 4 cilindros por uno más adaptado a los estándares actuales. El modelo actualizado está equipado con un bloque de 3 cilindros más eficiente de BMW. Tanto es así que es el mismo que incluía el i8 hasta su desaparición.

El nuevo Karma GS-6 está pensado para mantener la tradición de la primera generación

Ahora bien, ¿qué es lo que se ha mantenido de la filosofía convencional? Llama la atención ver cómo este automóvil no tiene tren de transmisión. El motor de gasolina está pensado, en exclusiva, para cargar las baterías eléctricas. La propulsión, al mismo tiempo, la lleva a cabo un motor también eléctrico, por lo que las emisiones son mucho más reducidas que cualquier otra opción parecida.

En relación con el equipo de baterías, cabe destacar que esta propuesta está pensada para ofrecer hasta un máximo de 28 kWh. Se ha producido, por tanto, un incremento de 8 kWh en relación con el clásico Fisker Karma. Gracias a esta solución, el GS-6 es capaz de circular hasta un máximo teórico de unos 128 kilómetros sin emitir partículas contaminantes, es decir, de forma eléctrica.

Más innovaciones para seguir adaptándose a los estándares actuales

Karma Automotive, al mismo tiempo, es consciente del actual sistema de carga del coche eléctrico. Por ello, ya está trabajando cómo poder cargar el 90% de la autonomía en tan solo 35 minutos. Aun así, teniendo en cuenta la capacidad de la batería, con un enchufe convencional se disfrutará del máximo rango de kilometraje eléctrico en tan solo 4 horas.

Karma Automotive ha salido a flote gracias a la inversión de un grupo empresarial chino. Electrek

Respecto a tecnología de infoentretenimiento, como era de esperar, se han agregado pantallas de última generación. De esta forma, la mayoría de los comandos del vehículo se manejarán a través de este sistema. El problema, quizás, está directamente relacionado con el diseño del vehículo, ya que la segunda plaza de asientos es, quizás, un tanto justa para realizar viajes en caso de adultos.

El Karma GS-6 sirve como antesala de una versión puramente eléctrica

Uno de los problemas del producto PHEV es la imposibilidad de usar espacio de maletero en la parte delantera. En este caso en particular, el bloque de origen BMW está situado bajo el capó, por lo que únicamente se disfrutará de espacio en un maletero que, nuevamente, se ha visto afectado negativamente por la disposición de un diseño diferencial.

Habrá que esperar unos meses para la llegada de este modelo. De hecho, a lo largo de las próximas semanas puede que se anuncie una versión puramente eléctrica, cuya denominación podría ser GSe-6.