Entre los coches eléctricos que actualmente se pueden adquirir en el mercado, deberían incluirse obligatoriamente los Model S y Model X. Ambas versiones parecen compartir muchos atributos, pero están pensadas para ofrecer soluciones para 2 tipos de clientes.

Tras 3 años batiendo récords de ventas, el Model S cedió parte del protagonismo a un crossover que ofrecía hasta 7 asientos, unas soluciones infinitas de practicidad y espacio interior y, por supuesto, unas puertas traseras que fueron una de las novedades, sin duda, más espectaculares del 2015.

El Tesla Model X es un crossover que tiene mucho tirón en Tesla Motors

El Tesla Model X nació para asentarse en el mercado. A diferencia de otros modelos como el Roadster de segunda generación o el Semi, el camión futurista de la compañía, este modelo sí que llegó al mercado con la intención de encandilar a una gran parte del público elitista, con mentalidad ecofriendly y, sobre todo, que fuese familia numerosa.

Este SUV familiar, con casi 5 metros de longitud, 4,97 metros para ser exactos, es ahora la joya de la corona, trono que comparte con la berlina tradicional. Es un modelo que está aportando muchos ingresos a la compañía y que, además, ha generado expectación allá por donde circula.

Tanto es así que hasta los fabricantes competidores disponen de varias unidades del mismo para analizar con detalle los secretos que esconde. Ahora bien, ¿por qué el grupo Daimler no ha hecho las cosas bien? Al parecer, con tal de ahorrarse los algo más de 100.000 euros que vale, decidió alquilarlo por varias semanas. ¿Conclusión? Ha salido ahora a la luz.

Daimler ahorró 100.000 euros, pero ha conseguido mala reputación

Según se puede leer en el diario alemán Spiegel, el grupo Daimler, cuya pieza más conocida es la mismísima Mercedes, ha escandalizado a la industria por las últimas informaciones vertidas por el diario. Al parecer, alquiló un Tesla Model X para desguazarlo y ver en qué se habían centrado en Tesla.

El Tesla Model X y sus alas de halcón fueron una de las sorpresas de Elon Musk en 2015. Electrek

En sí, este tipo de actuaciones es algo lógico, que todos los fabricantes hacen. De hecho, debería ser casi una necesidad para ver cómo han diseñado la competencia los nuevos automóviles, en qué apartados destacan para ver cómo podría mejorar la nueva gama propia.

En la mayoría de los casos, las empresas suelen utilizar a personas físicas para comprar automóviles de los competidores. De hecho, hasta pueden llegar a ser propio personal de la compañía quien efectúa la adquisición de un coche que después termina desguazado para ver qué esconde el interior.

Comprar un coche en nombre del fabricante es una práctica menos habitual

En otros casos, el fabricante comprador decide, sin disimulo alguno, efectuar la compra sin ningún miramiento. A fin de cuentas, esta es una práctica que lleva practicándose en este y otros muchos mercados para poder competir, al menos, en igualdad de condiciones.

Ahora bien, ¿cuál es el problema del grupo Daimler? Según se puede leer en el medio citado, decidió alquilar una unidad que tenía en stock la firma de alquiler de vehículos Sixt. De hecho, para poder realizar un buen análisis, decidió alquilar la unidad del Tesla Model X por un total de varias semanas.

No se sabe a ciencia cierta si esto se prefirió para no hacer frente a los más de 100.000 euros que vale una unidad en Europa, pero todo hace pensar que este fue el motivo.

El coche no era propiedad de Sixt, estaba subarrendado

El problema ha sido destapado ahora y tiene como principales perjudicados una pareja. Monika Kindlein y Manfred van Rinsum, según se puede leer en el citado medio, son una pareja que adquirió hace un tiempo una de las primeras unidades del Tesla Model X disponibles en el Viejo Continente.

El Tesla Model X es uno de los automóviles más pesados del mundo con sus casi 2 toneladas y media repletas de tecnología. Autocar

Por aquel entonces, las unidades llegaban por goteo, por lo que la firma de alquiler de vehículos sin conductor decidió ofrecer un alquiler a la pareja por su crossover tan exclusivo. Esta, tras disponer de otros 2 modelos Tesla en su garaje, creyó oportuno contar con esa renta extra.

Ahora, tras haber corrido como la pólvora esta curiosa situación, la compañía alemana ha decidido pagar una compensación a la pareja, la cual ya dispone de su Tesla Model X reconstruido. Ante esta situación, tanto los propietarios como Sixt, ¿podrían pedir explicaciones a Daimler por un uso indebido del automóvil?

Actualmente no tiene defectos el coche perjudicado, pero podrían aparecer en el futuro

No se sabe el estado actual del vehículo en cuestión, pero todo hace indicar que fue devuelto en óptimas condiciones. Sin embargo, esto no puede servir de excusa, ya que es probable que en los próximos años aparezcan ruidos extraños o vibraciones por haber sido desmontado.

Habrá que esperar, por tanto, unos días o semanas para ver si finalmente ambas partes afectadas llegan a un acuerdo con el fabricante de vehículos o si, por el contrario, acuden a la vía judicial interponiendo una demanda con del objetivo de subsanar esta polémica acción.