¿Quién no ha ido conduciendo tranquilamente y ha visto por el retrovisor cómo un coche se acercaba peligrosamente? La conducción temeraria, ya sea por ciudad o por vías interurbanas, no parece que vaya a cesar nunca. Las campañas de concienciación y establecimiento de sistemas como el del carnet por puntos no han servido para acabar con esta lacra.

Prueba a hacer un viaje de, por ejemplo, 200 kilómetros a una velocidad constante que sea cercana al límite permitido. Sin ninguna duda, verás cómo algún que otro conductor pasa demasiado rápido por el carril izquierdo. ¿No te lo crees? Haz la prueba y verás como es así.

Pese a las campañas de concienciación, muchos conductores se saltan las normas

Carnet por puntos, radares fijos y móviles, el helicóptero Pegasus, etc. Un sinfín de medios son los empleados en los últimos años para reducir el exceso de velocidad sobre el asfalto. ¿Cuál podría ser la próxima revolución para reducir este tipo de actitudes al volante?

En Francia creen que el radar móvil es lo más efectivo para imponer multas de tráfico por exceso de velocidad. Sin embargo, acaban de presentar una alternativa que podría ser mucho más eficaz. Serían conductores ajenos a la Administración los que podrían cazar de improvisto a conductores que fueran a más velocidad de la permitida.

Y tú, ¿crees que en España podría ser una buena alternativa para incrementar el saldo de las arcas públicas? Una serie de motivos podrían explicar la interposición de esta curiosa medida.

El sueño de tu vida que podrás cumplir en Francia

¿Detestas aquellos conductores que no respetan la velocidad y que además lo hacen reiteradamente? ¿Se jactan de sus temeridades? La medida que introducirá la Gendarmería Francesa a partir del próximo mes de noviembre te interesa conocerla.

En Francia esperan que este proyecto incremente los ingresos públicos. Autopista

Según se ha podido saber gracia al diario El Mundo, el conductor de a pie podrá interponer multas si observa que un conductor no ha respetado el límite máximo de velocidad. Ahora bien, no será tan sencillo como nos gustaría.

Se trata de un programa piloto, tal y como apunta Centímetros Cúbicos. Aun así, merece la pena recalcar que esta alocada idea lleva probándose desde febrero con unos resultados muy optimistas. En esta primera fase, únicamente habrá operativos un total de 26 vehículos, los cuales seguirán estrictamente las normas del Gobierno francés.

Con esta medida, se espera incrementar el número de denuncias, por lo que podría tener un efecto concienciador entre los conductores. Aun así, la medida está repleta de polémica, ya que los usuarios de la vía creen que hay un incentivo recaudatorio por encima de todo.

Cómo será su funcionamiento y por qué España debe estar al tanto

Esta polémica medida seleccionará a una serie de conductores de forma estricta para garantizar el éxito del programa, tal y como informa el portal Autopista. Todo consistirá en ofrecer una localización a cada unos de los conductores involucrados en el programa para que activen allí sus radares.

El programa que permitirá a coches privados multar comenzará en noviembre. Centímetros Cúbicos

Éstos, al recibir la orden, deberán ir directamente hacia el lugar asignado sin posibilidad de salirse de la ruta marcada con anterioridad. Una vez colocados estratégicamente, comenzarán a disparar fotos en función del número de infractores que vayan pasando por delante.

A modo de contraprestación, estos conductores recibirán un sueldo derivado directamente de las arcas públicas. Sin embargo, esto no les dará el privilegio de manejar el instrumental causante de las multas. Tan solo deberán estacionar y ocuparse de que el aparato pueda trabajar sin necesidad de su ayuda.

Del igual modo que informa El Economista, esta medida incrementará masivamente el número de horas que estará operativa la red de radares móviles de la región de Normandía, lugar en el que comenzará a utilizarse este servicio.

Una medida que marcará un antes y un después al multar

Seguro que alguna vez te has cruzado con un coche camuflado que era de todo, menos camuflado. Tan solo con ver la extraña posición en la que se situaba, te hacía pisar el pedal del freno por si acaso te llevabas un fogonazo del flash, ¿verdad?

Ahora bien, seamos sinceros, ¿no te gustaría camuflarte de verdad a sabiendas que puedes pillar a aquellos que se saltan las normas de circulación? El Estado francés puede estar ante la oportunidad de su vida para incrementar sus ingresos de manera exponencial.

Las primeras críticas apuntan a que en la medida prima la recaudación

Sin embargo, esta medida choca directamente contra lo que debería ser una campaña de concienciación. En principio, se dispone de radares con un claro objetivo dirigido a evitar conductas no recogidas en el Reglamento de Tráfico de cualquier país.

Observando este tipo de políticas, no es extraño pensar que se pueda creer que el Estado busque incrementar los ingresos públicos sin una subida de los impuestos. Habrá que ver cómo incide en las arcas públicas las primeras semanas de este proyecto que arranca en poco más de un mes.