Todos tenemos claro que al volante no debemos utilizar nuestro teléfono móvil para consultar el último WhatsApp que hemos recibido ni para cualquier otra función, por supuesto.

Sin embargo, el mundo de la innovación hace que cada día estemos más conectados. El mejor ejemplo es la aparición del smartwatch, aparecido hace algún año que otro y que, pese a no haber sido un exitazo, conviene saber cómo la regulación los contempla.

Seguramente muchos de vosotros ya os hayáis hecho con alguno de los tan de moda relojes inteligentes. Otros, sin embargo, seguramente os lo estéis pensando muy seriamente. Aun así, de lo que ya no hay duda, es de que estos gadgets se han convertido en el objeto predilecto para muchos de los amantes de la tecnología.

La aparición de estas innovaciones da lugar a vacíos legales y dudas para los usuarios

Ya sea un reloj con Android Wear o el Apple Watch, las dudas para quienes utilizamos en nuestro día a día un automóvil son las mismas. ¿Está permitido usar un smartwatch mientras conducimos?

Las autoridades todavía no se han pronunciado oficialmente acerca de este tema, pero siempre es bueno saber qué nos dice la ley para evitar futuros problemas con el uso de este producto mientras conducimos.

Podría decirse, por tanto, que existe un vacío legal, pero tampoco hay que denominarlo así, tal y como veremos a continuación.

Cómo es el marco normativo en España

En España, la ley actual no señala nada acerca de estos relojes inteligentes, pero sí que se hace referencia a los teléfonos móviles y otros sistemas o medios de comunicación.

Según el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, en su artículo 11.3 especifica:

Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.

Además, el artículo 65.4.g) de este mismo Real Decreto Legislativo, señala que se trata de una infracción grave:

Conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación, así como utilizar mecanismos de detección de radares o cinemómetros.

Por si esto fuera poco, el Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación para la aplicación y desarrollo del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo nos vuelve a recordar en su artículo 18.2:

Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.

¿Es un smartwatch un medio de comunicación? Ahí está la clave del asunto

Si habéis seguido las noticias acerca de estos nuevos dispositivos, sabréis que los smartwatches hacen mucho más que darnos la hora. Se trata de dispositivos que, vinculándolos a nuestros teléfonos móviles, nos permiten recibir notificaciones de todo tipo, correos electrónicos e incluso los famosos mensajes vía WhatsApp.

Es más, incluso podemos responder estas notificaciones gracias a los teclados incorporados de serie en estos relojes. No es lo habitual, pero sí, la opción está disponible.

El smartwatch puede provocar distracciones si se mira su pantalla. SINC

¿Es un smartwatch un medio de comunicación? Si nos lo preguntan a nosotros te diremos que sí, no al nivel de un smartphone, pero sí lo suficiente para considerarlos como dispositivos que nos permiten comunicarnos con los demás.

Entonces, lo mejor sería evitar su uso y manipulación en la mayor medida posible mientras conducimos, ya que con la ley en la mano es perfectamente posible que nos sancionen si las Fuerzas de Seguridad del Estado te ven manipulándolo en plena marcha.

Otro de los problemas que traen consigo estos smartwatches, es que muchos de ellos se iluminan cuando giramos la muñeca. Esto hace que la pantalla se encienda cada vez que movemos el volante, tal y como detalla ANDROID AYUDA.

No merece la pena arriesgarse para comprobar si es infracción grave o no

En este caso lo mejor que podemos hacer antes de arrancar el motor, es apagar esta opción tecnológica, ya que convencer a un agente de la autoridad que no estamos utilizando un dispositivo puede antojarse difícil si observa que permanece encendido.

Sin embargo, es importante destacar también que se trata de un tema de seguridad. ¿Te imaginas ir yendo por carretera de noche y ver cómo se ilumina con cada giro? Ya solo de pensarlo molesta. Por ello, reiteramos, lo mejor es desconectarlo durante el viaje para evitar falsas apreciaciones y posibles vías de despiste en la conducción.

Otra cosa diferente y, que además la ley permite, sería utilizar estos relojes con nuestra voz al estilo de un manos libres. Si por cualquier razón tenemos que manipular nuestro reloj, y éste permite recibir órdenes mediante comandos de voz, tienes que saber que estás amparado por los artículos anteriormente señalados. Es decir, no estarías, bajo este supuesto, quebrantando la normativa.

Lo mejor será, sin duda, no jugársela en la conducción

Sobre el papel, utilizar un smartwatch mientras conducimos puede parecer que nos facilita las cosas. El poder mirar de un solo vistazo las llamadas o mensajes recibidos en nuestra muñeca nos hace pensar que en realidad no nos estamos distrayendo.

Sin embargo, la realidad esconde algo completamente diferente. Demuestra que quitar los ojos, aunque sea un segundo de la carretera, puede ser fatal, tal y como informa el diario ABC.

Utilizar cualquier tipo de tecnología móvil al volante nos convierte en un peligro

Y es que lo mejor es eliminar las distracciones de cualquier tipo, ya sea nuestro reloj o teléfono móvil. No solo por evitar la sanción económica que recibiríamos en caso de ser vistos manipulándolos, sino también para evitar perder algo que sería mucho peor que descontar unos cuantos puntos de nuestro permiso de conducir.

Y tú, ¿crees que merece la pena tentar a la suerte? Es mucho más importante de lo que podría parecer. Para hacer uso de lo más parecido al móvil en la carretera ya están algunos sistemas operativos adaptados como los Android Auto o Apple Car.