Desde hace un tiempo, el coche eléctrico se ha convertido en la alternativa más destacada en el mercado. La llegada de nuevas variantes ha provocado un mayor interés por parte del público. En este sentido, hay algunas compañías que han apostado más que otras por las opciones puramente eléctricas. Entre las presentes en el primer grupo, cabe destacar la presencia de Hyundai.

El fabricante coreano se ha convertido en uno de los referentes en movilidad sostenible. Modelos como el Kona o el Ioniq se han vuelto dos de las opciones más interesantes a valorar en cuanto a electrificación se refiere. No obstante, hay una serie de problemas al respecto. ¿Estamos ante un tecnología que aún no está pulida del todo? Esto es lo que podría haber sugerido la NHTSA.

El Hyundai Kona fue una sorpresa por sus cualidades como coche eléctrico

El National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA en sus siglas en inglés) es el órgano encargado de la movilidad en Estados Unidos. Además, se encarga de todo lo relacionado con la seguridad y medidas de prevención de accidentes. Al parecer, según se puede leer en el portal especializado InsideEVs, el organismo ha recomendado a los usuarios del Kona no estacionar cerca de otros vehículos o estructuras.

Esta medida atiende a la prevención que muchas veces se ha relacionado con el automóvil eléctrico, la posibilidad de sufrir un incendio. A tenor del informe que lleva unos meses en circulación, la compañía tendrá que realizar importantes actualizaciones del software e, incluso, sustituciones de grupos de baterías completos en unidades determinadas.

Veamos, por tanto, qué es lo que ha ocurrido al respecto, por qué estamos ante una situación que podría revolucionar la forma de producir coches eléctricos y, por supuesto, por qué este pequeño crossover se ha convertido en el principal objeto de crítica del organismo público estadounidense. ¿Cuáles podrían ser los próximos movimientos? He aquí algunas claves.

Un informe que pone de relieve una predisposición al incendio

El problema que se relaciona a este modelo en particular con la posibilidad de ser objeto de incendio está relacionado, directamente, con un recubrimiento en particular que protege el litio. El calentamiento de este material derivado del uso del automóvil puede derivar en un cortocircuito que llega a afectar al cátodo. Un cúmulo de procesos derivaría en un potencial incendio.

La versión eléctrica del Hyundai Kona está siendo objeto de investigación para la NHTSA. Upladets

La investigación comenzó en el año 2019 a raíz de una serie de sucesos en particular. Tras ello, se pudo comprobar cómo podía haber una cierta correlación entre los siniestros ocurridos y la presencia de esta posible tara. A partir de entonces, se realizó un especial seguimiento para comprobar qué nuevos ejemplos podrían servir para tener una mayor constancia de este problema.

La investigación todavía sigue vigente para evitar posibles defectos mecánicos

LG Energy Solution, la compañía que suministra las baterías para este modelo, en la actualidad, ha corrido con el coste de las baterías hasta en un 70%. Sin embargo, no ha quedado probado que sus componentes sean los causantes de los incendios que han afectado ya a un número determinado de unidades. Se están llevando a cabo investigaciones para determinar quiénes son los culpables del problema.

Al cierre del artículo, se ha podido conocer cómo las unidades que han sido objeto de sustitución de compuestos eléctricos fueron producidas entre el 28 de agosto de 2018 y el 2 de marzo de 2020. En total, hasta un total de 4.694 unidades de la versión eléctrica del Kona tendrán que pasar por el taller para ver cómo se introducían modificaciones para reducir cualquier riesgo de incendio.

Una investigación que vuelve a relacionar el coche eléctrico con los incendios

Pese a que los fabricantes se han encargado de reducir los casos de incendio, el coche eléctrico sigue estando ligado a una mayor probabilidad de incendio. Sin embargo, lo cierto es que el porcentaje de casos sigue siendo ínfimo, lo cual demuestra cómo en determinadas ocasiones sí puede haber un mayor riesgo. El ejemplo más claro está relacionado, por supuesto, con los accidentes de tráfico.

El Hyundai Kona es un referente en movilidad sostenible. Hyundai

Así pues, a lo largo de los próximos días se espera que los usuarios que poseen alguna de las unidades implicadas reciban una notificación por parte del fabricante. Se trata de una llamada a revisión que, aun no tener un gran número de unidades como protagonistas, implica una cierta penalización en lo que se refiere a popularidad. ¿Será el Kona una opción a evitar?

Es pronto para saberlo. Aun así, hay que se prudente, ya que estamos ante una variante que apenas goza de algún que otro caso corroborado. Además, es importante tener en cuenta que estamos ante una versión que ha partido de un modelo de combustión interna, lo cual implica una mayor complejidad para adaptar las mecánicas y baterías eléctricas.