A medida que la tecnología eléctrica se introduce en el mercado, vemos cómo su precio parece estar ajustándose frente a los modelos que equipan variantes tradicionales. Un mayor consumo de estos productos incentivará, todavía más, el desarrollo de estrategias mucho más eficientes de cara a la estandarización del coche eléctrico.

Dentro de este segmento, algunas marcas como Nissan se han mostrado muy comprometidas con el desarrollo de un producto puramente eléctrico. Pese a que la primera generación del LEAF no terminaba por convencer en términos de diseño, el lavado de cara de 2017 le ha sentado de maravilla. Tanto es así que se ha posicionado como la primera opción en mercados como el noruego.

Nissan ha producido 2 coches eléctricos en lo que llevamos de siglo XXI

Estos datos no hacen más que incentivar, por parte de la empresa nipona, el desarrollo de más variantes sin emisiones contaminantes. Además de la presencia del exitoso compacto, la compañía también sacó al mercado la versión eléctrica de la NV200. ¿Qué podemos esperar en los próximos años? El proyecto IMs podría ser clave para entender la futura filosofía de la marca.

Este prototipo, el cual debutará en el Salón de Detroit, se convertirá en uno de los modelos que estará presente en el catálogo de la marca. Sufrirá algunos retoques estéticos, cierto, pero la filosofía de este modelo se parecerá bastante a lo que finalmente pase por la cadena de producción, algo que podría ocurrir en 2021.

¿Cuáles son las principales características de este IMs Concept? Una nueva solución referente al conjunto de baterías es lo que le permitiría incrementar la autonomía máxima por encima de los 600 kilómetros por cada ciclo de carga. Aun así, esta no es la única sorpresa de un prototipo que será la imagen fiel de la marca para los próximos años.

Un diseño que busca dejar todavía más lejos la imagen convencional

La comparación entre un electrodoméstico y un automóvil parece que está quedando en desuso. El desarrollo de este tipo de prototipos ayuda, el clásico LEAF de primera generación, no. Nissan, consciente del controvertido diseño de su primer coche eléctrico, ha decidido quitarse de encima cualquier posible relación mediante la presentación de un modelo alternativo.

Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, Nissan ha decidido incluir una solución que choca con todo lo anterior. Este concepto, mucho más deportivo, podría fijar las bases de su nueva arquitectura. No obstante, su imagen y configuración no son sus únicos alicientes. La firma japonesa ha decidido dotar a este primer modelo de tecnología muy destacada en el sector.

El IMs Concept contaría con una autonomía superior al Tesla Model S en su versión 100D

Los 115 kWh de capacidad del conjunto de baterías lo posicionarían directamente como la berlina con mayor autonomía del mercado, superando al increíble Tesla Model S 100D. Para ello, se habría hecho uso de un nuevo sistema de celdas más planas que permitiría la instalación de un mayor número de unidades.

En relación a su tren de potencia, cabe destacar la disposición de una variante doble que estaría anclada a los 2 ejes. De esta forma, se conseguiría disponer de tracción total y el disfrute de más de 800 CV de potencia en su conjunto. Como es lógico, este último dato sí sería matizable si, finalmente, se decide su paso a producción.

Un gancho comercial con muchas probabilidades de comercializarse

Nissan agregará nuevos modelos en segmentos en los que todavía no compite bajo el lema de las nulas emisiones contaminantes. Por ello, la llegada de esta berlina podría tener sentido para 2021, momento en el que también tendría cabida en la gama una opción para el mercado SUV. Una futura actualización de este concepto podría, de hecho, coquetear con la tecnología autónoma.

Nissan ofrecerá este modelo como principal competidor del Model 3 de Tesla. Motor1

Sin duda alguna, la llegada de esta opción bajo el paraguas de la asociación Renault-Nissan-Mitsubishi podría servir para que las otras 2 principales marcas se vean influenciadas por esta berlina. A decir verdad, Renault sería la única de las 3 cooperantes que sí se ha atrevido con una opción puramente eléctrica en el pasado; el Fluence ZE.

El Salón de Detroit es uno de los escaparates más destacados en el mercado del motor

El Salón de Detroit nos traerá nuevas sorpresas sobre cómo la industria del motor espera que sea la movilidad de los próximos años. La mayoría de los fabricantes basará sus prototipos futuristas en alternativas sin tubo de escape, pero lo cierto es que sigue sin palparse la llegada de una fuerte corriente eléctrica en su mercado actual.

¿Será 2019 el año en el que veamos una profunda apuesta por los modelos eléctricos de producción? El Tesla Model 3, segmento que compartiría con el IMs Concept, podría tener la llave para una aceleración en este sentido. No obstante, quedan unos cuantos certámenes todavía por delante para saber hacia qué dirección irá la tecnología más destacada.