Los fabricantes de automóviles, cuando van a sacar un nuevo modelo al mercado, se pasan horas y horas pensando en su posible nombre para que vaya acorde con el tipo de vehículo. Esto es más difícil de lo que parece, ya que puede afectar a su comercialización.

Hay algunos que, a decir verdad, no se complican demasiado en ponerles una denominación,
llegando a utilizar simplemente un par de letras, algún número que otro o ambas opciones al mismo tiempo.

Lamborghini extrae el nombre de sus modelos tomando como base la tauromaquia

Otros fabricantes prefieren seguir un patrón y nombrar a todos sus modelos en relación a algo determinado. Algunas marcas que siguen este patrón son, por ejemplo, Seat, con algunos puntos de la geografía española, o Lamborghini, que utiliza nombres relacionados con la tauromaquia.

Por otro lado, también están los fabricantes que no investigan detalladamente estos nombres. Al no comprobar qué significado pueden llegar a tener en otro mercado o idioma, a veces todo acaba siendo objeto de chistes, mofas y burlas para los propios propietarios. ¿No te lo crees? Compruébalo por ti mismo con los ejemplos que se muestran a continuación.

Nombres con un tinte sexual, te suena el primero, ¿verdad?

Estos nombres en general, son los que más gracia nos hacen por su contenido. Hay algunos que en otro idioma acaba refiriéndose a algún órgano sexual, ya sea del hombre o de la mujer. La persona que tenga ese determinado coche, acabará siendo objeto de burla de muchos amigos y conocidos, de eso estamos seguros.

Algunos fabricantes no se aseguraron de qué significaba un nombre en otro mercado

Comencemos por el Opel Ascona y el Honda Fitta. Estos nombres hacen referencia al órgano sexual femenino. Ascona en gallego y portugués y Fitta en los países escandinavos.

Es por ello que Honda le quitó algunas letras a su nombre pasándolo a llamar Fit (solo en América, Japón y China). Después, el Honda Fit fue rebautizado nuevamente por Honda Jazz para el resto del mundo, modelo que sigue manteniéndose aún dentro de la gama.

Otro ejemplo es el Ford Pinto, que en nuestro idioma no hace referencia a nada especial, pero que en portugués significa pene. Esto también le pasa al Citroën Picasso. En un primer momento, se dispuso a modo de homenaje del pintor español. Sin embargo, no se dieron cuenta de que en Brasil, Picasso significa miembro viril de gran tamaño.

La firma nipona decidió cambiar esta denominación en algunos mercados como el español. Mitsubishi

Por último, en esta lista no podían faltar los Mitsubishi Pajero y Ford Corrida. En el caso del americano, se trató de un concept de los años 70 que nunca llegó a ver la luz, ¡y menos mal! Con ese nombre en los países de habla hispana, iba a pasar a ser continuamente objeto de risas.

Lo mismo ocurría con el Mitsubishi Pajero, que en japonés significa gato montés, pero que en nuestro idioma significa algo totalmente diferente. Como ya sabes, pasó a llamarse Montero en cuanto supieron qué es lo que habían hecho.

Algunos nombres podrían hacer honor a profesiones no convencionales

El primero y el más especial es el modelo japonés Mazda Laputa. Por suerte, la marca nunca lo llegó a comercializar en países donde se habla español. Ya sabes a qué trabajo haría referencia este modelo aquí.

El Mazda Laputa no se vendió bajo esta denominación en mercados de habla hispana. Eurotaller

Como segundo ejemplo tenemos al Ford Escort, un mítico. Pues bien, en inglés Escort quiere decir chica de compañía. Es un modelo que llegó a salir al mercado hasta que finalmente decidieron dejar de usar esta denominación tan característica. Muchos no sabían qué significaba, pero por si acaso lo modificaron.

Los animales son también objeto de esta lista

El fabricante Kia no debió pensar mucho para poner a uno de sus modelos Borrego. Lo curioso es que, aparte de ser un animal, también hace referencia a alguien que actúa sin pensar demasiado.

Más escuetos fueron otros fabricantes denominando a sus modelos como Ford Mustang, Cobra o Citroën Tiburón, nombres que verdaderamente representan a bestias de la fauna. Estos casos, por tanto, podrían salvarse de la quema.

Otros nombres graciosos que no podían faltar a la cita

En este repaso por los nombres más graciosos de modelos de coches no podía faltar el Nissan Moco, un ‘microcoche’ presentado en 2005 en el Salón de Tokio.

El Nissan Moco fue presentado en el Salón de Tokio. El Mundo

De hecho, para más inri, lo presentaron en color verde. Las risas, por aquel entonces, iban a estar aseguradas. Al final, la marca japonesa no lo llegó a comercializar en España.

Otro modelo que pasó desapercibido en el mercado es el AMC Gremlin, el cual hacía referencia a esos míticos ‘monstruitos’ verdes que destrozaban todo lo que veían a su paso. No se ha podido comprobar si el nombre lo quisieron poner haciendo referencia a estos personajes.

Lo que sí se supo es que, al final, se le cambió el nombre. Aun así, American Motors, la marca, llegó a vender algunos con el nombre del monstruo.