En aquellos países en los que la concentración de las ciudades es mayor, los problemas relacionados con la contaminación se multiplican. Un buen ejemplo de ello es Nueva Delhi, la capital de la India y lugar en el que los últimos meses están registrándose los niveles más altos de contaminación jamás antes detectados.

¿Qué está ocurriendo en Nueva Delhi? ¿Por qué debería aprender el mundo a evitar este tipo de situaciones en otras regiones en las que están llevándose a cabo prácticas nulas para reducir la contaminación? Es importante destacar que, al final, todo ello se vuelve en contra de las Administraciones con el paso del tiempo.

Las atenciones por enfermedades cardiorrespiratorias se han multiplicado

La sanidad es una de las partidas de gasto más importantes de cualquier presupuesto del sector público, por lo que la inacción acaba repercutiendo en una peor calidad del aire que afecta, en la mayoría de los casos, a los sistemas respiratorios de parte de la población.

Para que nos hagamos a la idea de lo que está viviéndose en la segunda mitad del año 2017 en Nueva Delhi, ya hay portales especializados en la movilidad sostenible como Foro Coches Eléctricos que se atreven a comparar el nivel de contaminación con la dosis de tabaco que podría estar consumiendo la población de la capital.

Según el citado portal, hasta 44 cigarrillos sería el equivalente que estaría fumando cualquier persona, independientemente de la edad, cada día. ¿Hasta cuándo pueden seguir estirando la cuerda los responsables del consistorio?

Una combinación irracional para la sostenibilidad

¿Qué ocurre si juntamos en la misma ecuación factores clave como la precariedad laboral, densidades de población desproporcionadas? Lo más lógico siguiendo estas características sería ver fotografías como las que se observa a continuación.

Nueva Delhi está considerada como una de las ciudades en las que la contaminación más ha crecido en los últimos años. El País

La precariedad, por un lado, lleva a no poder obtener, en relación al transporte, vehículos que dispongan de unas emisiones contaminantes inferiores a las que deben continuar utilizando para amortizar su compra. Además, si a ello se suman medios de transporte anticuados, es lógico pensar que se creen estas neblinas de contaminación.

Por otra parte, ¿qué ocurre si mucha gente convive en un espacio tan reducido? Los requerimientos del transporte se multiplican, incrementando el número de desplazamientos y, en consecuencia, una contaminación exponencial. Esto provoca que el cóctel dé como resultado grandes dosis de contaminación, convirtiéndose en un mantra para la sociedad india.

La calidad del aire se ha visto perjudicada por la ausencia de lluvias

En los últimos meses, los efectos de la contaminación ha provocado que las urgencias por problemas cardiorrespiratorios se hayan multiplicado a consecuencia de problemas derivados del problema del aire. Según se puede leer en el portal Business Standard, los contratiempos en el desarrollo de la economía a corto, medio y largo plazo están complicando la situación de la población.

A ello hay que añadir otro de los factores clave que ha provocado un endurecimiento de la situación. La ausencia de lluvias en la capital en las últimas semanas ha provocado que no se hayan disipado parte de las partículas contaminantes, las cuales siguen presentes sobre la capital creando una fuerte boina sobre el cielo.

Charan Singh, un científico del Departamento Meteorológico de India, quiso tranquilizar hace unos días a la población con unas declaraciones en las que afirmaba que las lluvias llegarían más pronto que tarde. Dichas declaraciones, recogidas en El País, decían lo siguiente:

Es probable que llueva levemente en los estados que rodean Nueva Delhi durante los próximos tres días y esto podría provocar un cambio en el patrón de vientos en la región.

Cómo se espera atajar un problema real

La Administración, en una primera toma de contacto para acabar con el problema, ha llevado a cabo cortes en el tráfico aéreo y suspensión del servicio de trenes durante ciertos picos de contaminación. Del mismo modo, se espera que en las próximas semanas comiencen las restricciones al tráfico de coches privados.

La respiración de aire no contaminado en regiones como Nueva Delhi se ha convertido en todo un desafío. El País

Sin embargo, ¿son soluciones que puedan garantizar el futuro de la movilidad en una capital con más de 22 millones de personas? Los organismos públicos son conscientes de que un parque automovilístico completamente eléctrico podría permitir una reducción del 70% de la contaminación en la metrópolis.

La conducción alternativa contribuirá a una mejora de los niveles de contaminación

Por ello, se espera que comiencen a operar servicios de transporte basados en flotas de coches y motos eléctricas para potenciar el uso de energías alternativas aplicadas a la movilidad. Esta nueva medida deberá contar, por supuesto, con precios asequibles, ya que no hay que olvidar que estamos ante una de las regiones con mayores dificultades en términos económicos.

Habrá que estar atentos para ver cómo siguen los índices de polución en las próximas semanas. Sin embargo, desgraciadamente, este caso está sirviendo como modelo para poner en el primer plano qué es lo que ocurre cuando no se potencian las alternativas a la movilidad tradicional.