El mercado de la movilidad está viendo cómo el desarrollo de los productos completamente eléctricos no para de crecer. Todo comenzó con el desarrollo de propuestas en el segmento de las 4 ruedas, pero lo cierto es que los ciclomotores y las motocicletas tipo scooter, son los medios de transporte que más están contribuyendo a la transformación ecológica. He aquí su principal ventaja competitiva.

Al calor del aumento considerado de la demanda, cada vez son más los fabricantes que están desarrollando sus propias propuestas. Tanto es así que, difícilmente, se está cubriendo la oferta para poder abastecer en tiempo y plazo, las exigencias del consumidor. Por ello, compañías con sede en países como China o India, están accediendo a la exportación de sus productos eléctricos.

Durante el primer día de reservas se han producido un total de 100.000 encargos

En este sentido, hoy queremos mostrarte una de las últimas propuestas lanzadas al mercado. Se trata de un scooter especialmente diseñado para moverse por la ciudad sin emisiones contaminantes. Aun así, cabe destacar que todavía no está comercializándose al efecto, sino que se ha abierto el plazo para formular tu propia reserva de una de las primeras unidades que se produzca.

Ola, que es así como se denomina la compañía, ha conseguido establecer una marca de más de 100.000 pedidos en las primeras 24 horas, algo que solamente lo había podido conseguir empresas de la talla de Tesla. ¿Por qué parece haber tenido tanto éxito un producto de estas características? Sin duda alguna, la combinación precio y calidad han dicho mucho al respecto.

Veamos, por tanto, qué es lo que ofrece esta solución para desplazarse por la ciudad, cuáles son sus principales características a tener en cuenta y, sobre todo, por qué nos encontramos ante una dinámica cada vez más ligada a este tipo de medios de transporte. Y tú, ¿comprarías esta opción si la inmensa mayoría de tus movimientos en coche los hicieses sin contar con demás pasajeros?

Ola Electric, una compañía que ya cuenta con tradición en el sector

Lo primero que cabe destacar es que estamos ante una propuesta muy competitiva en el marco de las soluciones eléctricas. No obstante, hay que precisar que para materializar un pedido tan solo hay que contribuir con el pago de solo 6 dólares, los cuales, además, son reembolsables. Aun así, ¿estamos ante una propuesta que puede merecer la pena o es una alternativa más a encontrar?

Estamos ante un producto del cual se espera que se produzca hasta 2 millones de unidades en el medio plazo. De hecho, el escenario optimista en el que se está trabajando muestra que se podría alcanzar una fabricación de hasta 10 millones de scooter eléctricos en año natural. ¿Cómo es posible alcanzar tales cifras? Ofrecer un producto con cualidades a buen precio es la única vía.

En este sentido, su principal seña de identidad está directamente relacionada con su rendimiento a nivel dinámico. Su velocidad máxima está limitada a unos 100 km/h, por lo que ofrece libertad para poder realizar, de forma esporádica, conducción más allá del término urbano. Esta es su gran punta de lanza, ya que la gran mayoría de competidores no ofrecen lo mismo.

Además, la autonomía se ha convertido en otra de sus cualidades diferenciales. Según se puede leer en el portal especializado Electrek, nos encontramos ante un scooter eléctrico que puede extender su autonomía hasta unos más que aceptables 150 kilómetros teóricos. En este sentido, Ola muestra ser un referente en cuanto a eficiencia se refiere.

Una propuesta diferencial que anticipa modelos más innovadores

Echando un rápido vistazo a los modelos más destacados del mercado actual, parece claro ver cómo hay una tendencia a desarrollar propuestas eléctricas más eficientes, con mayor autonomía y, sobre todo, con índices de fiabilidad más notables. ¿Seguirán produciéndose estos avances al mismo ritmo en el futuro o el desarrollo será más limitado en los próximos años?

Ola es un scooter que está pensado, sobre todo, para realizar una conducción por la ciudad. Electrek

Ciertamente, la presencia de opciones pensadas para la ciudad con autonomías próximas a los 150 kilómetros nos hace creer que estamos ante alternativas con un gran potencial de uso para la mayoría de la población. Parece claro, por tanto, que la falta de puestos de carga es la principal debilidad que hay tras el desarrollo de motocicletas eléctricas de uso privado.

Habrá que esperar todavía un tiempo para comprobar si el modelo desarrollado por Ola Electric puede marcar un antes y un después en el sector o si, por el contrario, nos encontramos ante una opción que debe incorporar soluciones para ponerse al día frente a la competencia. Y tú, ¿comprarías una propuesta de estas características o crees que aún es pronto para la estandarización del scooter eléctrico?