Desde hace rayos, Tesla nos ha acostumbrado a ver la industria del automóvil de otro modo. Durante décadas, parecía que las novedades de los coches estaban relacionadas con menores consumos de combustibles o mejoras a nivel de seguridad y tecnología. Lo que no sabíamos era que la aparición de un nuevo fabricante podría ser capaz de poner patas arriba toda la industria en solo unos años.

La firma comandada por Elon Musk ha conseguido que el público haya adoptado una visión muy más beligerante con el coche eléctrico. Desde la llegada del Model S, allá por el año 2012, se ha podido comprobar cómo las ventas de automóviles con esta tecnología se ha popularizado. Ahora bien, ¿busca el usuario solo no tener que ir a la gasolinera? Lo cierto es que no. Tesla ofrece mucho más.

Tesla podría sustituir en el futuro el clásico limpiaparabrisas

Las innovaciones de esta compañía en el mercado no parecen conocer fin. Desde hace años, se ha podido comprobar cómo el registro de patentes ha sido una constante. Esto es así, principalmente, a la alta inversión de los ingresos que se realiza. El objetivo es transformar el mercado del automóvil para siempre y, desde luego, parece que se está consiguiendo este hito.

El último de los proyectos que ha llamado la atención del público está directamente relacionado con el sistema limpiaparabrisas. Esta sencilla y rudimentaria tecnología, la cual se puede contemplar en todos los automóviles que salen al mercado, podría estar próxima a ser sustituida. Así podría plantearlo, en los próximos años, la compañía más destacada en el mercado del coche eléctrico.

Veamos, por tanto, qué ha llevado a Tesla a querer eliminar esta pieza en el futuro, cómo pretende sustituir la función para mejorar la seguridad en la conducción y, sobre todo, en qué se ha pensado para acabar con la suciedad que afecta, sobre todo, a la luna delantera. Y tu, ¿alguna vez hubieras imaginado la posible instalación de una tecnología de estas características?

Una tecnología de nueva factura basada en los futuristas rayos láser

Curiosamente, Tesla habría pensado en utilizar un sistema de rayos láser para acabar con la suciedad presente en el parabrisas. Su funcionamiento sería, además, automático, por lo que la instalación de sensores permitiría mantener siempre limpia la luna delantera. Ahora bien, ¿quiere decir que veríamos esta tecnología presente en los nuevos modelos de la marca en el corto plazo? No.

Tesla es un fabricante que siempre ha apostado por la innovación. Electrek

Se trata, de hecho, de una firma de una patente que no tendría que tener recorrido comercial. Aun así, teniendo en cuenta el movimiento dado por Elon Musk y su equipo, merece la pena poner el foco en ello. Un equipo de rayos láser sería el encargado de monitorizar el grado de suciedad presente en el cristal. Atendiendo a una serie de parámetros, realizaría la correspondiente maniobra.

Tal y como se puede leer en el portal especializado Electrek, nos encontramos ante una tecnología que llama la atención por conocer algún que otro detalle al respecto. De hecho, en un pasado ya se registró el concepto como tal. De hecho, el modelo Cybertruck, es cual retrasará su producción hasta el año 2023, no cuenta con un clásico sistema de barrido del agua y suciedad. ¿Podría ser el primer modelo en contar con esta curiosa tecnología?

Como es lógico, queda todavía un largo periodo de tiempo para ver esta tecnología aplicada en el mundo real. Al fin y al cabo, requerirá la aprobación por parte de ciertos órganos encargados de la seguridad. De hecho, es importante tener en cuenta que se trata de una tecnología creada para destruir, por lo que habría de incluir ciertas medidas de seguridad para evitar cualquier posible accidente.

Un sistema mucho más terrenal que los rayos láser es la electromagnética

Esta primera apuesta es muy futurista, por supuesto. Sin embargo, Tesla ha planteado opciones que son, como es lógico, más fáciles de incorporación. Una de las que está teniendo una mayor aceptación en el seno de la compañía es el sistema de limpiaparabrisas electromagnético. Esta innovación consistiría en incluir un único brazo que recorrería toda la superficie de la luna delantera.

La patente de Tesla radica en la inclusión de rayos láser en sustitución de los limpiaparabrisas. Electrek

Su funcionamiento sería muy sencillo, ya que un sensor electromagnético situado debajo del capó sería el encargado de realizar todo el barrido del cristal. De esta forma, únicamente sería necesaria la disposición de una única estructura con su correspondiente escobilla. Se trata de un planteamiento cuya aplicación práctica sería mucho más probable que la mencionada unos párrafos más arriba.

Habrá que esperar, aun así, un tiempo para comprobar hasta qué punto decide Tesla apostar por una revolución en este sentido. Tras comprobación de otras muchas presentaciones de la compañía, no sería extraños ver más pronto que tarde la realización de una innovación en este campo. ¿Estamos más cerca que nunca de ver los rayos láser como limpiadores de cristal?