Desde hace muchos años, el sector del automóvil tiene una guerra particular contra el peso. En las últimas 2 décadas, la introducción de una mayor tecnología ha provocado incrementos continuos de las cifras en balanza. Entre los ejemplos más palpables que se pueden destacar, cabe hacer especial mención a las mejoras introducidas en el ámbito de la seguridad.

Al mismo tiempo que se ha ido incrementando el peso, se han ido introduciendo materiales más livianos para intentar contenerlo. Aun así, no se ha conseguido lo que se debería. Esto, con la llegada del coche eléctrico, se ha hecho todavía más palpable debido al volumen de la batería. En algunos caso, únicamente este compuesto puede ocupar la cuarta parte del conjunto del peso.

La fibra de carbono se ha vuelto uno de los principales materiales en automoción

Entre las medidas utilizadas, el aluminio, la fibra de vidrio o la fibra de carbono, entre otros, han tenido un papel muy destacado. Esta última opción, la más eficaz de todas, tiene un problema. Su coste de producción es muy alto, por lo que suele aplicarse en versiones especiales o, simplemente, en aquellos automóviles con un rango de precio superior. ¿Puede ser el plátano una solución?

Esta es una cuestión que lleva planteándose desde hace varios años en varias industrias. Las plataneras, a la hora de cortar la fruta, tienen una especie de fibras que se suelen desechar. Hasta este momento, no se había considerado su aplicación en la automoción, pero, tras comprobar sus virtudes, lo cierto es que podría servir como elemento sustituto de la fibra de carbono.

Al parecer, ofrece un desempeño que aportaría una mayor robustez y, en cambio, sería más liviano. Todo ello, además, teniendo en cuenta que se trataría de una solución que podría abaratar el coste de producción de los automóviles. ¿Puedes imaginar lo importante que puede ser para un fabricante la combinación de todas estas cualidades? He aquí las claves de esta línea de investigación.

En búsqueda de la reducción del peso a bajo coste

La lucha contra la báscula podría haber encontrado en las fibras de las plataneras la mejor aliada. Al parecer, según se puede leer en el portal tecnológico New Atlas, unos investigadores sudafricanos han conseguido dar con la combinación necesaria para cubrir esta función a un menor precio. Todo ello ha tenido lugar en la Universidad de Johannesburgo.

Las fibras del plátano podrían servir para mejorar algunas aptitudes del coche del futuro. Katitoz

Allí, unos investigadores, con Tien-Chien Jen como máximo exponente del proyecto, decidieron apostar por la utilización de un material que, tradicionalmente, siempre se ha descartado en la recolección de plátanos. En particular, las fibras de las plataneras se obtuvieron en Nigeria. Los tallos extraídos se debían separar del tronco a través de un proceso llevado a cabo con agua.

Las fibras de la platanera podrían mejorar las cualidades de la fibra de carbono

Tras ello, las fibras individuales debían ser sometidas a un tratamiento de sosa cáustica durante 4 horas con el objetivo de eliminar cualquier otro factor condicionante de su robustez. Una vez completada esta fase, se sometieron estas a radiación de microondas de alta frecuencia durante dos minutos y a una solución de etanol para evitar que se apelotonasen.

Después de este paso, había que unir las unidades individuales mediante una resina especial y colocarlas en un molde con la forma que se le quisiese dar al producto final. Para conseguir el resultado final, bastaría con exponer a temperatura ambiente esta combinación durante unas horas. Así, a través de este proceso, se conseguiría un material más liviano y robusto que la fibra de carbono.

Más utilidad a una solución con mejores cualidades que muchos metales

¿Hasta qué punto este tipo de tecnología podría tener cabida en la industria de la automoción? Dejando a un lado la distinción entre coches eléctricos y modelos de combustión interna, llama la atención ver cómo este producto podría mejorar las cualidades de algunos de los metales empleados en los anteriores. Esto, además de reducir el peso, permitiría disponer de una mayor seguridad.

El material utilizado para lograr esta combinación procede del plátano. New Atlas

¿Sería capaz esta tecnología se volverse una solución todavía más efectiva que la fibra de carbono? Quizás, por rendimiento, ambas soluciones podrían ofrecer un gran desempeño. Sin embargo, el coste de producir un metro cuadrado de la fibra de carbono seguro que es superior a esta especie de fibras unidades con una resina especial.

La fibra de carbono es uno de los materiales más cotizados en la industria del automóvil

Habrá que esperar todavía un tiempo para comprobar si, efectivamente, estamos ante la llegada inmediata de un producto diferencial. El uso de este material podría revalorizar, al mismo tiempo, las plantaciones de plataneras, teniendo ahora otro perfil de cliente. Deberán realizarse nuevos estudios para comprobar la eficiencia de esta solución.

Y tú, teniendo en cuenta este nuevo tipo de producto, ¿apostarías por su adquisición o seguirías prefiriendo el pago extra que supone la fibra de carbono? Habrá que esperar un tiempo para conocer si, en términos de diseño, se observan ciertas diferencias respecto al curioso color y forma del carbono.