El Porsche Cayenne ha sido, desde sus orígenes, un SUV de lujo que ha destacado por su robustez, dinámica en la conducción y por su marcado estilo Porsche. Ha sabido conjugar los valores de un fabricante fascinante con el cumplimiento a la perfección de las necesidades de su público objetivo, el cual no ha parado de crecer en los últimos años.

Esto le ha ha permitido a Porsche seguir manteniendo un liderazgo que, entre otras características, ha hecho posible que podamos seguir disfrutando de modelos como el clásico nueveonce, la berlina kilométrica Panamera o el superdeportivo 918 Spyder.

El Porsche Cayenne ha seguido mantenerse fiel a su estilo tradicional

Ha sido recientemente renovado y, curiosamente, cuenta con soluciones tecnológicas de última factura que han mejorado un producto clásico en el segmento de los todoterreno. Por no hablar del marco interno de la compañía, el cual posee un gran protagonismo.

Ya se va acercando a las 2 décadas de vida y, curiosamente, sigue sin necesitar un restyle que modifique al completo su diseño exterior. Si algo funciona, ¿por qué cambiarlo? Esto es lo que deben pensar en Stuttgart. Sin embargo, en el aspecto tecnológico, una característica ha llamado la atención.

La suspensión neumática que incorpora la última actualización del SUV de Porsche nos recuerda, irremediablemente, al que equipan muchos de los modelos que disponen de sus propias versiones para coches fúnebres. ¿Cómo funciona y qué hay detrás de este paralelismo entre 2 conceptos completamente opuestos? Veámoslo.

La suspensión neumática como protagonista

Tal y como se puede leer en el portal especializado Jalopnik, el nuevo Porsche Cayenne incluye una función que sirve para mejorar el confort del todoterreno a la hora de cargar bultos pesados en el maletero.

El Porsche Cayenne dispone de un sistema para facilitar el acceso al maletero. Jalopnik

Las suspensión neumática que incorpora el nuevo restyle dispone de un botón desde el cual es posible reducir unos centímetros la boca de carga del maletero, una función muy útil que sirve para poder facilitar el hecho de meter cosas cuando abrimos el portón trasero.

Teniendo en cuenta que los SUV’s son un segmento que no parece pasar de moda, lo lógico sería pensar que seguiremos viendo auténticos monstruos aparcados en las plazas de aparcamiento raquíticas de centros comerciales. Porsche sabe cómo es su público objetivo y, por ello, ha decidido incluir esta solución para mejorar en este tipo de situaciones.

Cargar las bolsas de la compra rellenas hasta los topes será más sencillo a partir de ahora. Aun así, ¿por qué podríamos relacionar la nueva posibilidad que ofrece el fabricante alemán con los coches fúnebres? Sí, estos últimos también poseen su propio sistema de regulación de altura en el eje posterior.

El día en que un coche fúnebre sería comparable a un Porsche Cayenne

Jamás podríamos haber imaginado que ambos vehículos podrían tener características en común, pero lo cierto es que este sistema nuevo en el catálogo de Porsche ha hecho encontrar un punto de unión.

El Porsche Cayenne ha sido actualizado con una serie de mejoras innovadoras. Motor1

No es la primera vez que vemos cómo el fabricante procedente de Stuttgart juega con el sistema de suspensión variable. La última generación del 911, según se puede leer en Autobild, es capaz de elevar hasta 40 milímetros su carrocería en la parte delantera con el objetivo de superar pequeños obstáculos.

Ahora bien, a lo que íbamos. Un gran conjunto de modelos carrozados con el fin de servir de coches fúnebres cuenta con sistemas para bajar unos pocos centímetros su boca de carga. El objetivo es claro; poder introducir los ataúdes con los cuerpos en su interior con una mayor facilidad.

La suspensión neumática en coches fúnebres facilita el trabajo de las funerarias

Esta maniobra, en ocasiones, puede resultar muy pesada, sobre todo si el cadáver es demasiado pesado o la madera utilizada para los féretros es muy robusta. ¿Por qué no aprovechar la fuerza de la gravedad, por tanto, con el objetivo de mejorar la entrada y salida de la carga?

Gracias a este sistema, popularizado en la década de los ochenta, realizar las maniobras es más sencillo que en el pasado. Esta cualidad, por qué no decirlo, había pasado inadvertida para muchos amantes de la tecnología aplicada al mundo del motor, pero ahora, con la llegada del sistema utilizado sobre el nuevo Cayenne, no era posible obviar este detalle.