Parece que con la llegada de los coches eléctricos todo gira hacia una movilidad más limpia. Sin embargo, ¿se están produciendo solamente cambios significativos en esta tecnología?

La llegada de los automóviles alternativos lleva consigo aparejada una idea que requiere mucha investigación y, sobre todo, una actualización de la legislación presente. Las leyes están, en cierto modo, descatalogadas y, por ello, precisan de una adecuación respecto a lo que viene en la industria del automóvil.

Sí, hablamos de la conducción autónoma. En los últimos años, compañías como Google o Baidu han mostrado su interés por un mercado que está a punto de explotar. Los fabricantes también han llevado a cabo sus propias líneas de investigación, mostrando al público ya sus novedades en los principales congresos y ferias internacionales.

No solamente los fabricantes de automóviles se han interesado por la conducción autónoma

El ejemplo que a todo el mundo nos viene a la cabeza es el de Tesla. El año pasado, en una actualización del software, liberó el denominado Autopilot. Este sistema, tal y como proporciona el portal digital de Tesla, dispone de todo lo necesario para que el conductor no tenga que interactuar con el vehículo bajo una serie de condiciones y situaciones.

Teniendo en cuenta que el próximo Model 3 lo incorporará de serie, es lógico pensar que los 2 próximos años serán los que la conducción autónoma se la juega.

Ahora bien, ¿crees que estamos preparados para ver un coche sin nadie al volante? En países como España, según el EcoDiario, las autoridades están permitiendo pruebas en tráfico real para ver cómo funciona esta tecnología en situaciones comunes que se producen en carretera o en el ámbito urbano.

Sin embargo, otros como India, ya han mostrado su negativa al impulso de estas innovaciones. De hecho, el país asiático se acaba de convertir, oficialmente, en el primero en prohibir la introducción de este tipo de autopilotaje.

Mientras unos incentivan India prohíbe la conducción autónoma

Según informa el medio Xataka, esta decisión se ha tomado por el Gobierno del país para evitar un aumento del desempleo. Al parecer, la conducción autónoma acabaría con muchos puestos de trabajo en el país, algo que dispararía todas las alertas.

Esta decisión pretende, por tanto, proteger una parte del empleo sobre el que sustenta la economía india. Ahora bien, ¿cómo influiría la expansión del coche autónomo?

La conducción autónoma podría dejar sin empleo a miles de personas en la India

En la India, es común encontrarse a algún conocido que trabaje en el servicio público de transporte y como chóferes. Si en un plazo de una década, la conducción llegase a cubrir estos servicios, miles de personas quedarían desprovistas de su empleo.

El propio Gobierno se ha querido pronunciar al respecto para defender la posición adoptada. Según se puede leer en Canal AR, el secretario de Transportes y Caminos, el señor Nitin Gadkari, ha realizado las siguientes declaraciones:

No vamos a aceptar ninguna tecnología que quite trabajos. En un país en el que tienes desempleo, no puedes tener una tecnología que termine quedándose con los trabajos de la gente.

¿Qué repercusión puede tener la decisión tomada por el segundo país más poblado del mundo? El principal argumento de las Autoridades estaría relacionado con el mercado de trabajo.

Tal y como indica Geektopia, la demanda de trabajo es superior a la oferta. ¿Esto qué es lo que quiere decir?

India no es el lugar idílico para el desarrollo de la conducción autónoma. El rastreador de noticias

Contrariamente a lo que se puede pensar, las empresas son las que disponen de un número de trabajadores deficitario. Dicho de otro modo, la India precisa de más conductores para garantizar las necesidades de la población en los desplazamientos.

Según se ha podido saber, hasta 22.000 conductores profesionales se necesitan en el corto plazo para abastecer el transporte de mercaderías y personas. Por ello, el gobierno indio estaría buscando dar prioridad a otras soluciones.

La principal hipótesis que se baraja es formar a parte de la población activa para cubrir este déficit de empleo. De esta manera, según las Autoridades, podrán hacer frente al actual problema, el cual se agudizaría si se implementase la conducción autónoma.

Al menos de momento, esta será la excepción

India ha mostrado una postura que nada tiene que ver con la que defienden países como Estados Unidos, Alemania o España. De hecho, hace unos meses ya pudimos comprobar cómo un Citroën C4 Picasso recorría la distancia que separa Madrid y Vigo sin que nadie controlase los parámetros del coche, tal como cubrió movilidadeléctrica.com.

Al menos, de momento, India es la única potencia mundial que se niega a la aprobación de esta innovación. Yendo más allá de la disposición de la mano de obra que se perdería en el sector, ¿está actuando correctamente y de forma responsable?

El futuro demostrará si es viable la solución tomada por la India en esta materia

La innovación no tiene barreras y, en unos años, habrá que adaptarse sí o sí si lo que se quiere es tener una ventaja competitiva en el mercado. Puede que en el corto plazo, el país asiático no note carencia tecnológica alguna respecto a la movilidad pero lo más seguro es que esta decisión repercuta en la productividad del país futura.

Mientras tanto, habrá que esperar para ver si echan marcha atrás a la prohibición o si, por el contrario, fortalecen este tipo de medidas en el marco industrial. Los robots en el sector manufacturero, quizás, podrían ser su siguiente víctima.