Mucho se ha especulado en los últimos años sobre la posibilidad de que Apple, con ingentes cantidades de dinero líquido en disposición, deleitase a los fans de la empresa con la creación de un coche de última tecnología.

Sin embargo, desde hace tiempo no se conocen noticias importantes relevantes al proyecto Titan y, por tanto, era de esperar lo que se ha confirmado. Según se ha podido ver en el artículo que ha presentado el New York Times, no habrá coche propio de Apple, al menos no en el corto plazo.

Que no cunda el pánico, seguirá apostándose por este mercado

Este giro estratégico, esperado por muchos, se ha producido tras encontrarse con muchos escollos durante todo el tiempo que se tuvo en mente su producción.

Ahora bien, ¿qué ocurrirá a partir de ahora con un proyecto en el que se ha invertido mucho dinero? Aquí van algunas claves de cómo se ha llegado hasta aquí y por qué debemos tener en cuenta, a partir de ahora, al proyecto PAIL.

Aprender de los errores para no volver a caer en ellos en el futuro

Kilómetros y kilómetros de tinta se escribieron al respecto. El coche de Apple sería una revolución si, finalmente, llegaba al mercado. Desde hace años se venía rumoreando y, ahora, ha sido desmentido su lanzamiento.

De hecho, se va a dejar el proyecto aparcado a un lado. ¿Por qué? Todo se debe a varios factores.

El Apple Car parece que finalmente no será realidad en el corto plazo. SKYSCRAPERCITY

El primero de ellos está relacionado, obviamente, con el alto presupuesto que se debe disponer para llevar a cabo una inversión de estas características. Teniendo en cuenta que en el mercado existen competidores con más de un siglo de historia, no es nada alentador entrar en dicho sector.

Y dirás, Tesla sí que ha conseguido penetrar en el mercado, ¿por qué no podría Apple? La firma cuyo CEO es Elon Musk ha sabido cubrir una necesidad clamorosa, la disposición de un vehículo eléctrico de gran autonomía.

El siguiente motivo por el que no seguirá llevándose a cabo el proyecto está relacionado con la actitud tomada por los competidores. Ni acuerdos de colaboración ni nada por el estilo podrían formularse.

Otros competidores sí que apostaron hace tiempo por la conducción autónoma

Viendo compañías como Baidu o Google, se puede constatar que ambas están desarrollando sus propios sistemas de conducción autónoma. Ahora bien, ¿se han atrevido con la invención de un coche propiamente dicho? Lo cierto es no parece que vaya a ser así en un horizonte temporal de aquí al próximo lustro.

Quizás, seguir este tipo de estrategias tendrían más sentido. Tal y como se puede leer en what´s new, estos 2 gigantes tecnológicos están desarrollando sus propios sistemas de conducción autónoma en colaboración con los fabricantes, ¡no actuando a instancias del mercado!

Y tras el fracaso del proyecto, ¿Que? La solución es el Proyecto PAIL

Lo primero que hay que aclarar es qué significa cada una de las siglas P.A.I.L. Este nombre, según okdiario, corresponde a las iniciales de Palo Alto to Infinite Loop.

Este nuevo proyecto que la compañía tecnológica tiene entre manos busca mejorar su propio sistema de conducción autónoma. Todo radica en probar el desarrollo de su software a través de miembros de su propia plantilla.

Así pues, según APPLESFERA, Bob Mansfield será la persona encargada de encarrilar este nuevo proyecto de la firma de la manzana.

En una primera fase servirá como transporte de parte de la plantilla

El funcionamiento, en principio, servirá para transportar a los empleados de la compañía con el objetivo de ir puliendo los posibles fallos que pudiesen surgir durante las pruebas.

Lógicamente, llevará un largo tiempo de adaptación, pero servirá para tomar de nuevo como enfoque una de las premisas de lo que iba a ser el Apple Car.

Aún es pronto para anticipar cuáles serán los escollos con los que se encontrará el gigante tecnológico. No obstante, se cree que será capaz de trasladar de Palo Alto hasta la sede de Apple a parte de la plantilla de la compañía.

Por qué no necesita seguir la senda del Proyecto Titán

Desde hace algún que otro año, tal y como destaca Movilidad Eléctrica, el fabricante de tecnología informática Apple tiene entre ceja y ceja intervenir en el mercado de la automoción.

Durante años se ha sostenido la hipótesis de diversificarse, pero siempre se han mantenido una serie de barreras de entrada. Ahora bien, ¿por qué no necesita entrar bajo su propia marca?

Quizás, el proyecto del automóvil no contaba con lo necesario para ser un éxito

Sí, de acuerdo, aquello que promociona la firma de la manzana parece estar tocado por una varita mágica. Prácticamente todo lo que han sacado al mercado se ha vendido al momento. ¿Pasaría algo así en referencia al automóvil?

La adquisición de un automóvil sigue unos patrones muy diferentes a la de un smartphone o un portátil.

Por otro lado, es importante destacar que Apple ha invertido durante todo este tiempo en firmas como Faraday Future o la propia Tesla, fabricantes de prestigio. ¿De verdad era tan necesaria la intervención en este mercado?