El coche eléctrico está creciendo a un menor ritmo del que se pretende por una cuestión fundamental; el bajo esfuerzo realizado por un cúmulo de agentes económicos. Los fabricantes, es una realidad, ganan más dinero con los automóviles que equipan mecánicas convencionales. Los entes públicos, por otro lado, no están muy por la labor de incentivar el uso de estos vehículos.

Y después están los consumidores, los cuales no quieren pagar más por un modelo que, en realidad, ofrecerá menos autonomía y, por supuesto, provocará que se tenga que hacer una mayor planificación de los recorridos. Ante esta situación, ¿hay solución posible? Una combinación de estos 3 grupos es lo que permitirá lanzar a la sociedad hacia un transporte personal menos contaminante.

Cargar el coche eléctrico en una farola ya es una realidad en Londres

Una buena forma de hacer más interesante este tipo de movilidad sería a través de la instalación de más estaciones de carga. Al fin y al cabo, este es uno de los factores por lo que el usuario no está dispuesto a cambiar de tecnología en sus desplazamientos. Ahora bien, ¿cómo podría llegar esta alternativa? Mucho se ha hablado de las farolas públicas, pero lo cierto es que no se ha apostado lo suficiente.

Ahora, en cambio, se ha llevado a cabo un proyecto muy interesante en Londres, Reino Unido. Allí, una avenida completa ha sido modificada para ofrecer puntos de recarga a los estacionamientos más próximos a estos elementos que están presentes en todas las ciudades del mundo. Este experimento será fundamental para que los usuarios puedan cargar sus coches durante la noche mientras están parados.

Veamos cómo funciona esta innovación, qué nivel de potencia se transfiere con este sistema y, por supuesto, qué probabilidades existen de que esta tecnología pueda tener recorrido más allá de una de las áreas más reconocidas de una ciudad como la capital inglesa. ¿Hasta qué punto está preparada la sociedad para cargar los coches eléctricos en las farolas de las calles?

Implantación de la red para favorecer la transición ecológica

El coche eléctrico es todavía una utopía en muchas regiones a lo largo del mundo. No obstante, la llegada de este tipo de soluciones permite hacer pensar que la transformación del parque esté más cerca que nunca. Esto es así, fundamentalmente, debido a que los incentivos llegarán si se detectan importantes mejoras en la calidad del aire pese al denso tráfico.

La carga del coche eléctrico en las farolas de Sutherland Avenue ya es una realidad. Siemens

Por el momento, según se puede leer en el portal especializado InsideEVs, un total de 24 farolas de la avenida han incorporado el sistema necesario para poder ofrecer cobertura energética a los automóviles. La solución consiste, básicamente, en el aprovechamiento de la red pública para favorecer el consumo de una movilidad alternativa.

Estacionar en Sutherland Avenue tendrá premio en forma de carga para coches eléctricos

Es importante destacar que no se trata de puntos de carga rápida. De hecho, este sistema está especialmente pensado para aquellos usuarios que van a pasar varias horas estacionados. Por supuesto, está diseñado para ser realmente efectivo para ofrecer carga durante la noche. ¿Por qué? Tras una velada conectada la boca de carga, se contará con unos 200 kilómetros de autonomía adicionales.

Como ves, no está pensado para realizar igual función que, por ejemplo, las estaciones Supercharger de Tesla. Sin embargo, tampoco es el propósito de esta plataforma. Se trata de un producto que garantiza un servicio sin tener que realizar una inversión millonaria al agregar una unidad adicional en cada farola. ¿Es posible que lo veamos en muchas más ciudades? Estamos ante una novedad diferencial.

Una solución que tiene cabida en las ciudades más concentradas

Esta alternativa de carga apenas incidiría en la saturación de la red eléctrica. De hecho, se podría potenciar el uso de esta herramienta mediante la inclusión de un sistema de obtención de energía a través de paneles solares incorporados arriba de las propias farolas. Además, se contribuiría a los impuestos debido a que esto supondría un coste para el usuario.

En Sutherland Avenue se ha reconvertido todo su sistema de alumbrado para dar cobertura a coches eléctricos. Leasing

Es pronto para garantizar su llegada en el corto y medio plazo. No obstante, esta primera aproximación servirá para ver cuál es el grado de eficiencia del sistema y en qué medida puede incentivar para que su utilización sea una constante a lo largo de los próximos años. Mientras tanto, habrá que seguir apostando por la carga en lugares públicos o en instalaciones propias.

Esta es una nueva forma de garantizar el crecimiento que las mecánicas eléctricas están teniendo en el mercado. Sin embargo, todavía es pronto para comprobar su impacto en la ciudad. Aun así, cualquier tipo de solución de estas características permitirá conocer hasta qué punto el usuario está dispuesto a dejar atrás los combustibles fósiles.