El coche eléctrico está despuntando en muchos mercados en los que tradicionalmente habían predominado tecnologías como el diésel. Opciones como el Nissan LEAF o el Renault ZOE han conseguido robar protagonismo al segmento B y C convencionales. ¿Estamos ante el paso previo a una estandarización del coche eléctrico en Europa y otros mercados?

El fabricante francés, a través de la línea Z.E., ha conseguido posicionarse como uno de los que más está apostando por la democratización de la tecnología sin emisiones contaminantes. La primera generación del urbanita de la familia ha sido un éxito, por lo que se ha decidido introducir una nueva versión completamente actualizada a los estándares actuales.

El Renault ZOE se ha actualizado para introducir mejoras técnicas y estéticas

El ZOE es el estandarte en movilidad sostenible en Europa, ya que posee un precio más competitivo que el Nissan LEAF, el cual sigue siendo el automóvil con baterías más vendido de la historia. La apuesta de Renault, sin embargo, está diseñada para ser más eficiente en el ámbito urbano, principal cualidad para la que se ideó su producción. Su fuente de protagonismo es su calidad-precio.

Pudiendo abarcar un mayor mercado que el Twizy, esta nueva generación pretende convencer al público joven sobre la apuesta del coche eléctrico. El objetivo principal es captar la atención de aquellos que busquen adquirir un modelo que compita con el Clio o el Megane, las variantes de combustión interna que aún fabrica la firma del rombo. ¿Qué ha cambiado el ZOE para convencerles?

¿En qué se diferencia respecto a las demás alternativas eléctricas presentes en el mercado y las que llegarán a lo largo de los próximos meses? ¿Ha llegado el momento de escoger un utilitario urbano sin motor de gasolina o diésel? El restyle del ZOE, llegado tras el acuerdo de la alianza formada por la propia Renault, Nissan y Mitsubishi, marcará la línea de sus competidores.

Aspiraciones más optimistas para convencer al público sobre el cambio

Ha llegado el turno de, al menos, valorar la adquisición de un coche eléctrico, esto es lo que podríamos pensar a tenor de los datos oficializados por la marca. La autonomía, en este sentido, consigue alcanzar los 390 kilómetros bajo el ciclo de homologación, una cifra suficiente teniendo en cuenta las aspiraciones del segmento al que pertenece.

El nuevo Renault ZOE posee una línea continuista para centrarse en el rendimiento. ABC

En términos de diseño, se puede observar cómo se ha escogido una línea continuista respecto a la versión precedente. De hecho, la única forma de determinar que estamos ante la segunda generación es observar algunos detalles, tales como las nuevas luces con tecnología LED o la disposición de un logotipo más estilizado según la versión a escoger.

El aspecto del nuevo Renault ZOE se ha actualizado para adaptar su imagen en el mercado

Además, están disponibles diferentes tipos de llantas de aleación, las cuales podrán elegirse de 15 a 17 pulgadas. Escoger una u otra dependerá de lo que se prefiera en términos de ahorro en consumos o diseño e imagen. Teniendo en cuenta que estamos ante un modelo eléctrico, lo lógico sería priorizar en relación con la primera variable mencionada.

El ZOE actualizado dispone, además, de una gama de colores con nuevas tonalidades, entre las cuales cabe destacar el Azul Celadon. Aun así, las principales diferencias radican en un interior que se ha vuelto mucho más moderno al adaptarse a la línea actual que se observa en el Clio. Este movimiento va en línea con lo que puede esperarse en sus potenciales competidores.

Un interior a la altura de sus competidores de combustión interna

La juventud de la generación del Clio se nota en esta actualización. De esta forma, haciendo gala al compartir segmento, se puede observar cómo ambos interiores son prácticamente calcados. En esta ocasión, se ha optado por la utilización de materiales de mayor calidad y la disposición de una pantalla más eficiente que la que posee el modelo de primera generación.

El interior del nuevo Renault ZOE es muy parecido al que se puede observar en el Clio. Top Gear

La nueva generación dispone de diferentes tipos de pantalla, de 7 o 9,3 pulgadas, en función de la versión escogida. Sin embargo, el cuadro de instrumentos contará con una de 10 pulgadas en todos los acabados, algo que se espera que llegue a la competencia en los próximos meses. De esta forma, la actualización pretende digitalizar una tecnología que será corriente en los próximos años.

La interfaz de Renault es compatible con CarPlay y Android Auto

Para la gestión de todas las funciones del coche se contará con la interfaz Easy Connect, la cual será compatible, además, con CarPlay y Android Auto. En el habitáculo, además, cabe mencionar que está fabricado en un 45% con materiales reciclables, algo que ya se pudo comprobar en la primera generación.

A falta del precio oficial, todo hace pensar que se situará por debajo del equivalente en equipamiento al Nissan LEAF. Y tú, ¿comprarías este modelo o seguirías apostando por su homólogo de gasolina o diésel? He aquí la clave para garantizar el éxito de esta alternativa.