El coche eléctrico está comenzando a ofrecer versiones adaptadas a todos los perfiles de usuario. El segmento SUV es el que está recibiendo un mayor número de alternativas, pero se espera que las berlinas y los compactos cuenten con numerosos modelos a lo largo de los próximos 2 años. En este sentido, ¡hasta superdeportivos están comenzando a tener un cierto protagonismo!

El nicho de mercado más específico relacionado con la deportividad cuenta en su haber con 2 opciones puramente eléctricas; el Tesla Roadster y el Rimac Concept_One. El primero de ellos llegará a finales del próximo año o primera mitad de 2020. El segundo, ya ha agotado existencias, dejando un legado difícil de superar al C_Two, el modelo que llegará el próximo año a la industria.

El Tesla Roadster y el Rimac C_Two establecerán nuevos récords prestacionales

El binomio que formarán ambas opciones en el próximo año será recordado como la principal batalla en el campo de la movilidad sostenible. En ambos casos, se esperan cifras tan radicales como la superación de la barrera de los 1.000 CV de potencia o el de velocidad máxima, la cual estará por encima de los 400 km/h en ambos casos.

Ahora bien, ¿cómo es posible llegar hasta tales cifras? Para encontrar respuesta a esta cuestión, lo más sensato es acudir a las pruebas que se deben realizar durante los meses anteriores a introducción en la cadena de montaje. En este sentido, a continuación vamos a analizar cómo el Rimac C_Two se ha preparado gracias a la inclusión del túnel de viento en la etapa de diseño.

¿Es necesario penalizar diseño por rendimiento? Hasta ahora, esta premisa era algo que debía asumirse para entender al coche eléctrico. En la actualidad, no obstante, este mito ha quedado completamente desacreditado. Esto es lo que se puede entender tras analizar el aparente resultado del segundo bólido de Rimac y el que llegará de la mano de Tesla.

Así ha sido diseñado el Rimac C_Two para aprovechar la eficiencia

El mercado de coches eléctricos superdeportivos será una constante en los próximos años. El mayor peso de esta tecnología hará que se deba realizar un especial enfoque en el coeficiente aerodinámico del vehículo con el objetivo de maximizar el desempeño a pleno rendimiento. Rimac Automobili, en este sentido, ha cumplido al ofrecer un producto que marcará un antes y un después en movilidad.

El Rimac C_Two será el rival más próximo por prestaciones del Tesla Roadster. InsideEVs

Tal y como se puede leer en el portal InsideEVs, el túnel de viento ha sido una de las tecnologías más utilizadas por la firma croata con el objetivo de conseguir el mejor rendimiento en todos los sentidos. La llegada de este superdeportivo estará ligada a una eficiencia difícil de superar en la industria convencional. ¿Por qué se ha focalizado todo el protagonismo en este área?

En la actualidad se da una mayor importancia al coeficiente aerodinámico

El túnel de viento, desde hace muchos años, ha servido para introducir la variable eficiencia en la elección del diseño. En el pasado, se priorizaba en una estética por encima de la resistencia al aire. ¿Quién no recuerda los espejos escamoteables en automóviles como el Ferrari F40? El la actualidad, nadie duda de que este tipo de soluciones han perjudicado las prestaciones y consumos.

En el caso del Rimac, se ha aprovechado esta herramienta para probar las nuevas soluciones que incorporará el C_Two respecto al Concept_One. En esta ocasión, se aprovechará la llegada de una tecnología basada en flaps retráctiles con el objetivo de aumentar o reducir la resistencia al aire. De esta manera, el paso por curva será mucho más preciso que en el pasado.

Las pistas que muestra el túnel de viento sobre la eficiencia

Una cabida de estas características permite conocer cómo fluye el aire a lo largo de todo el coche. Esta circulación permite conocer en qué punto se podría ejercer una especial resistencia. Al fin y al cabo, el objetivo primordial es reducir al máximo el coeficiente aerodinámico con el objetivo de aprovechar al máximo la potencia y demás cualidades del automóvil.

Rimac producirá un total de 150 unidades del C_Two a razón de 2,1 millones de dólares cada una. InsideEVs

En el caso del C_Two, la meta va todavía más allá, ya que tendrá como principal competidor el Tesla Roadster, un automóvil que ya ha demostrado fijar, bajo la esfera del prototipo, ser capaz de fijar por debajo de los 2 segundos la aceleración del 0 a 100 km/h. ¿Cómo es posible, por tanto, competir con tal proyecto tecnológico? Incluyendo soluciones varias.

El Rimac C_Two llegará para desmontar los mitos que rodean al coche eléctrico superdeportivo

Según se ha podido saber hasta el momento, Rimac Automobili ha incluido una batería de 120 kW, lo cual le podría permitir circular más de 500 kilómetros, en función de varios aspectos. Su principal cualidad será su potencia, la cual se ha fijado en 1.888 CV y 1.700 Nm de par máximo. Sí, posiblemente estemos ante la mayor cifra de potencia de serie en un coche en el próximo lustro.

No obstante, su desempeño en el túnel de viento es lo que le ha permitido disfrutar de un conjunto que será un duro rival del pequeño que está siendo desarrollado por Tesla. ¿Cómo ha podido una startup croata poner en aprietos los registros que se prevé que tendrán el Roadster? Al parecer, a razón de 2,1 millones de dólares es el precio que habrá que pagar por contar con este juguete.