Dicen que una gran parte de los empleos actuales dejarán de existir en un futuro. ¿Está el de reponedor entre los serios aspirantes a quedar en el olvido? El comercio minorista está siendo abocado a formar parte del espectro más residual. Las nulas economías de escala hacen imposible poder competir con las grandes superficies.

Esto provocará que los productos de consumo terminen, bien siendo comercializados por Internet, o bien en grandes centros de distribución. Ante un mercado que se antoja en este sentido, ¿existe otra posible forma posible de competición? Todo parece indicar que no, pero una empresa podría haber encontrado la forma de posicionarse como una alternativa.

Robomart sería una alternativa competitiva a los grandes almacenes del futuro

El nombre de la innovación es Robomart y, tal y como se puede destacar a través de la propia página web de la compañía, podría ser una alternativa con una diferenciación que le podría permitir ser viable a medio plazo. Su principal fuente de ingresos, de hecho, sería el alquiler de las unidades por periodos anuales.

Estamos ante un vehículo con tecnología eléctrica que ofrecería, como principales señas de identidad, la óptima conservación de los productos, la autonomía de una tecnología que le haría no requerir conductor alguno y, por último, una mecánica eléctrica que le dotaría la capacidad para circular en el medio urbano de las grandes ciudades.

¿Pasará a ser una realidad? El proyecto está en una fase de desarrollo, por lo que los próximos meses podrían ser vitales de cara a una futura producción en masa. ¿Será la nueva forma de competir del supermercado tradicional? Es muy posible que, al no contar con costes operativos palpables, suponga una reducción de costes muy interesante para ser analizada.

Robomart, una futura forma de competir para el comercio de barrio

Robomart ha nacido como un nuevo concepto de atraer al público que apoya el consumo del establecimiento tradicional. Es más, lo curioso de este proyecto es que ofrece una alternativa de consumo a un mercado que tiene los días contados a tenor por la competencia que está viviéndose desde hace unos años.

El vídeo, basado solamente en una transposición de imágenes, nos aporta una idea del concepto Robomart. Este proyecto está fundamentalmente pensado para la sustitución del comercio tradicional, el cual ya sabemos que no podrá competir contra las grandes superficies en el medio plazo. ¡Más todavía cuando algunas de estas empresas ya están comprando camiones eléctricos!

La logística, por tanto, podría ser la base de diferenciación del tradicional establecimiento de pequeñas dimensiones. Este tipo de negocios familiares, según se puede leer en Tech Crunch, podrían convertirse en centros multifuncionales presentes a pie de calle.

La principal ventaja, tal y como defiende el creador de esta novedosa solución, Ali Ahmed, estaría focalizada en el arriendo de este vehículo con tecnología eléctrica y autónoma. De hecho, cree que el alquiler debería estar centrado en la unidad anual, para favorecer la competencia en el mercado.

Es significativamente más barato que instalar una nueva tienda.

La reducción de costes, al no tener que pagar una cuantía mensual en concepto de arriendo de local, podría permitir contar con beneficios con un menor número de unidades vendidas. Sin embargo, su principal novedad es que permitiría poder comercializar los productos a los peatones en cualquier espacio, lo que permitiría una mayor visibilidad del negocio.

Una solución que todavía debe ser implementada en la práctica

El dicho "Si no puedes con tu enemigo, únete a él" sería la viva imagen de la representación de este mercado. Lo que actualmente podría suponer un problema de competencia sobre el mercado tradicional de comercio, podría convertirse en la solución para favorecer su existencia en el futuro.

El Robomart es una apuesta que podría revolucionar el comercio del futuro. Robomart

Otra de las novedades más llamativas de esta especie de supermercado rodante es que podría contar con la carga inalámbrica del conjunto de sus baterías. Esto permitiría poder incrementar su autonomía mientras los usuarios adquiriesen los productos incluidos en su interior.

Es más, podrían ser instaladas superficies al estilo del BMW Serie 5 en su versión híbrida, es decir, mediante una serie de paneles que permitiesen hacer efectiva una carga sin cables de por medio.

Proyectos como Robomart podrían ser una realidad a medio plazo

Este proyecto todavía está en fase de investigación, pero podría tener su implementación en los próximos años a tenor de lo rápido que avanza la industria de la automoción en referencia a la tecnología autónoma y las mecánicas eléctricas.

Y tú, ¿crees que este modelo de negocio será el que predomine en el medio plazo en el sector del consumo? A día de hoy puede resultar ser un proyecto del próximo siglo, pero la mejora en los apartados anteriores lo podría hacer ser un mercado rentable.