El medio de transporte se ha convertido en uno de los principales temas de debate a nivel internacional. A los problemas relacionados con la contaminación se han unido otros como las aglomeraciones y el tráfico, algo que preocupa a las Administraciones de las principales urbes de cada país. ¿Cómo conseguir reducir la congestión en el panorama automovilístico actual?

Parece obvio que para encontrar una solución es necesario acudir a la última tecnología. En términos de movilidad, el coche eléctrico y la autonomía en la conducción se han vuelto las alternativas más destacadas para resolver un conflicto que no pasa desapercibido. Ahora bien, ¿bajo qué formato tendrá lugar la transformación? La clave podría estar en el turismo.

Sony y Yamaha han colaborado para la construcción del SC-1

La creación de un nuevo concepto de vehículo podría servir para canalizar mejor el denso tráfico actual. En este sentido, Sony y Yamaha, 2 compañías ciertamente conectadas con la automoción por uno u otro motivo, han desarrollado una opción que merece la pena tener en cuenta. El diseño del Sony SC-1 es, a todas luces, una apuesta radical centrada y pensada para los visitantes a las ciudades.

Su espacio interior le permite ser la mejor alternativa para viajar en grupo por el centro turístico. Su autonomía en la conducción le permitiría, de hecho, ser una opción mucho más eficiente. Además, su motorización eléctrica le permitiría poder circular pese a las limitaciones que se están imponiendo en las principales metrópolis del mundo.

¿Cuáles son las principales cualidades que ofrece un producto tan disruptivo como el SC-1? ¿Llegaremos a verlo por las calles de nuestra ciudad en los próximos años? Estamos ante un referente en innovación en cuanto al mercado de la movilidad sostenible. Veamos, por tanto, cómo 2 marcas ajenas en términos de competitividad han labrado un proyecto diferencial.

Sony y Yamaha se unen para crear un medio de transporte sostenible

Según se puede leer en el medio especializado en innovación Tech Crunch, esta tecnología está especialmente diseñada para romper moldes en cuanto a movilidad sostenible. Este carrito social, que es como así se ha decidido llamar, cuenta con un espacio interior que invita a la conversación entre los ocupantes. Esto no ha sido objeto de casualidad, ya que el objetivo es crear un vínculo entre los turistas que visitan la ciudad.

El Olli 2.0 está diseñado para ser usado por grupos de turistas en las grandes ciudades. Tech Crunch

Tras más de 10 años de continua mejora, la presentación del Olli 2.0 se ha convertido en una apuesta que se cuela como un referente en movilidad urbanita. Su capacidad para llevar a 5 pasajeros es el mejor ejemplo para entender sus reducidas dimensiones. De hecho, puede gozar de un amplio interior gracias a su tecnología eléctrica, situada bajo el firme del vehículo.

Dispone de un motor eléctrico firmado por Yamaha para los desplazamientos

La asociación con Yamaha hace posible la disposición de una mecánica y conjunto de baterías eléctricos. Así, tal y como se ha indicado anteriormente, puede portar a los usuarios por el centro de ciudades que ya cuentan con protocolos anticontaminación activados. Podría decirse que es toda una declaración de intenciones; su motor eléctrico era una obligación en todos los sentidos.

Como cabría esperar, será autónomo y está especialmente pensado, además, para su circulación dentro de instalaciones en las que se debe transportar a personal de un edificio a otro. De hecho, en cada desplazamiento se alcanzará un máximo de 19 km/h, la señal más clara de cuál puede ser el público objetivo de esta tecnología de nueva creación.

Un medio de transporte con múltiples soluciones a nivel recreacional

Teniendo en cuenta cuáles son sus principales aspiraciones a nivel comercial, disfrutará de un total de 4 televisiones con resolución 4K de 55 pulgadas para ofrecer todo tipo de información respecto a las rutas turísticas que se incluyan. Así, será posible contar con datos exclusivos de las principales zonas de interés. Ahora bien, ¿qué obstáculos habrá a nivel legal?

El interior del Olli 2.0 está diseñado para dar cabida a un total de 5 pasajeros en cada trayecto. Tech Crunch

Esta tecnología, al disfrutar de una solución completamente autónoma, no puede, al menos todavía, circular en la vía pública. Por ello, su utilización ha quedado reducida a recintos privados en los que exista una cierta distancia para ser cubierta a pie. Parece que las ferias y principales certámenes sobre cualquier sector serán su público objetivo en el corto y medio plazo.

El Sony SC-1 ya está siendo probado en Japón para detectar posibles fallos

Es pronto, por tanto, para ver un medio de transporte de estas características en las proximidades de las principales áreas de interés en muchas ciudades. Quizás en unos años podamos ver este medio de transporte como una solución al tráfico y congestión que se vive en los centros de las mismas.

Sony ha anunciado que el primer prototipo ya está siendo probado en Japón. Se espera que en los próximos meses concluyan las pruebas iniciales y se pueda comercializar para el año 2020. Para entonces, es posible que algunas de sus cualidades técnicas cambie con el objeto de crear un producto diferencial y, sobre todo, eficiente respecto al resto de opciones de movilidad a nivel urbano.