El Covid-19, más conocido como Coronavirus, se ha convertido en el principal problema a nivel internacional. Países de todo el mundo están aplicando medidas restrictivas para evitar su propagación. Por el momento, únicamente 2 países parece que han podido contener las cifras de contagio; China y Corea del Sur. En esta situación, ¿qué papel desempeñaría una red de coches autónomos?

Por el momento, es muy difícil que este tipo de soluciones lleguen en el corto plazo a medio mundo. Al fin y al cabo, se trata de una tecnología que debe ir mejorando paso a paso, algo que ya está comenzando a producirse. El país más poblado del mundo, todavía con medidas muy disciplinarias para cortar la hemorragia de casos nuevos, ha comenzado a cobrar la normalidad.

WeRide es una empresa que ya dispone de flotas de coches autónomos en ciudades chinas

Con ello, la flota de automóviles autónomos WeRide ha empezado, también, a operar en ciudades como Guanzhou. Allí, una serie de unidades dispone de todo lo necesario para prescindir del conductor. Aun así, cabe destacar que, como medida de seguridad, se dispone de esta figura en cada trayecto para evitar cualquier desagradable sorpresa. ¿Qué podemos aprender de la gestión del servicio?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la economía colaborativa ligada al transporte espera, llegado el momento, copiar la estrategia de esta firma estatal. Empresas como Uber están diseñando sus correspondientes programas de conducción autónoma para, llegado el momento, prescindir de los conductores que colaboran con la misma. Esto ocurrirá más pronto que tarde.

En esta situación, ¿qué podemos entender de un servicio de estas características en plena expansión del Coronavirus? ¿Puede ser una alternativa eficiente para movernos por la ciudad en una situación crítica y de urgente necesidad? Gracias a su utilización, se podría prevenir la exposición de aquellas personas que, actualmente, están permitiendo que el servicio de transporte público siga funcionando.

Un servicio que nos recuerda al funcionamiento de apps como Uber

¿Imaginas una alternativa más barata que Uber y que estuviese disponible para el público sin necesidad de conductor? Esto es justo el modelo de negocio de esta compañía. Pese a que su estandarización tuvo lugar el pasado mes de noviembre, lo cierto es que la aparición del Covid-19 significó su suspensión. Ahora, cuando todo parece más calmado, está comenzando a volver a su normalidad.

Según se puede observar en las imágenes anteriores, basta con echar un vistazo y ver cuál es la oferta de automóviles disponibles, para solicitar uno. Todo funciona mediante la app, la cual es muy parecida a otras presentes en el mercado en lo que se refiere a forma de funcionar. Ahora bien, cabe destacar que todavía se requiere a un conductor debido a las restricciones legales.

La red de vehículos de WeRide continuará con su política de seguridad ante el virus

Hasta este momento, según se puede leer en el portal de noticias Electrek, se han superado los 1.150.000 kilómetros recorridos, por lo que el sistema de conducción autónoma que equipan ha incorporado mucha más información a lo largo de todo este tiempo. Aun así, se espera que el sistema de inteligencia artificial continúe mejorando las predicciones de acciones.

La reanudación del servicio ha traído consigo toda una serie de movimientos tendentes a reducir las probabilidades de contagio por parte de los usuarios. Por ello, antes de comenzar a operar en cada uno de los desplazamientos, se pide a los clientes que utilicen una solución para evitar cualquier residuo del temido Covid-19. Así seguirá teniendo lugar a lo largo de los próximos meses.

Una propuesta que, tarde o temprano, llegará a todo el mercado

Los taxis robotizados, es decir, aquellos que cuentan con tecnología de conducción autónoma, serán una realidad más pronto que tarde. Aun así, es importante tener en cuenta que, para que esto se traslade a una mayor competitividad, será necesario que las leyes se flexibilicen. Esto es lo que, a priori, tardará más en conseguirse debido a los frenos que se intentará poner por parte de profesionales.

WeRide cuenta con una flota de coches autónomos en China. Medium

China está comenzando a repuntar en relación con su actividad económica. Tras la desaceleración producida por el virus, se espera que a lo largo de los próximos meses se vuelva de nuevo a la senda del crecimiento mayor. La existencia de este tipo de servicios, sin duda, contribuirá para la exportación de sistemas de última tecnología.

Es pronto para ver el desarrollo de este tipo de productos en países más allá de China. Por el momento, todo hace pensar que firmas como Waymo o la propia Uber estarán al tanto de la situación de este nuevo competidor con ganas de ofrecer a otras empresas su propia visión de lo que significa la conducción autónoma.