Tesla es uno de los fabricantes más innovadores del mercado de la automoción. Nadie pone en duda el gran avance que ha puesto encima de la mesa respecto al coche eléctrico, pero sigue siendo una compañía minoritaria en el mercado. El precio de sus alternativas es, claramente, su principal freno en la industria. Ahora bien, ¿qué ocurrirá cuando saquen opciones más baratas?

Una de las dificultades que se podría encontrar Tesla es la toma de decisiones controvertida. Si en ocasiones nos demuestra cómo la inclusión de un software actualizable es una ventaja intachable, en otras vemos cómo puede convertirse en un arma de doble filo. En esta ocasión, venimos a contarte algo que poner en controversia la eficiencia de la firma.

Tesla ha reducido la autonomía vía OTA para asegurar la longevidad de las baterías

En los últimos meses, hemos asistido a una mejora de la autonomía de los modelos de Tesla a través de las actualizaciones vía OTA. Las mejoras en las gestión han permitido a los usuarios disfrutar de un porcentaje extra de kilometraje, pero esto ha cambiado en esta ocasión. La firma ha reducido esta variable en un 15% en el caso de los Model S y Model X. ¿Cuáles son los motivos?

Al parecer, la firma habría realizado este modificación debido, principalmente, a una mejora de la longevidad esperada. ¿Han comprobado en el seno de la compañía que se está produciendo una pérdida de kilometraje con el paso de los meses? Una posible precocidad en relación a la calidad del servicio es lo que podría estar detrás de esta medida.

Veamos, por tanto, cómo se ha producido esta situación y en qué se traduce para los modelos afectados. ¿Pueden ser unas pocas decenas de kilómetros motivo suficiente como para descartar a las 2 principales alternativas de la marca de Palo Alto? Esta medida podría estar relacionada, además, con un uso un tanto comprometido por parte de los poseedores de alguna unidad.

Una decisión comprometida sin avisar a los usuarios

Esta medida solamente afecta a las unidades que tienen como logo el número 85, es decir, las que cuentan con un equipo de baterías de 85 kWh. El anuncio no se ha producido hasta que varios usuarios han reportado una disminución destacada de la duración de la batería. En algunos casos, los usuarios afectados han destacado que han perdido autonomía por valor de 50 kilómetros.

Los supercharger de Tesla son la opción más atractiva para cargar el coche eléctrico. The Verge

Esto ha provocado que la compañía haya anunciado que el motivo de esta comprometida medida esté relacionado con la preservación de vida útil de las baterías. Varios de los afectados han reportado, además, que la pérdida de la autonomía es de hasta un 15%, lo cual es una magnitud destacada si se realizan ciclos en los que se apura el nivel de la batería.

Las versiones 2019.16.1 y 2019.16.2 contienen esta reducción de autonomía

El servicio de soporte de Tesla ha visto cómo varios clientes han acudido para destacar esta problemática situación, por lo que se ha decidido hacer pública la polémica medida. Dicha actualización se hizo factible hace solamente unos días, siendo las versiones 2019.16.1 y 2019.16.2 las involucradas.

Según se puede leer en el portal especializado Electrek, Esta medida podría tener repercusión en otras unidades más allá de la versión de 85 kWh en los próximos meses. De esta forma, podría ser una de las políticas más utilizadas por la firma para garantizar la longevidad de las baterías.

Una caída de autonomía que podría repetirse en el futuro

Todo parece indicar que esta medida no tendrá repercusión sobre la base del Model 3. Esta gama cuenta con la última generación de baterías, por lo que no se espera que se recurra a esta polémica alternativa. Aun así, ¿podrían tomar medidas legales los usuarios de la compañía? Aceptar las condiciones al usar por primera vez el producto, en esta ocasión, parece que les jugarían una mala pasada.

El Tesla Model S es la berlina más destacado del mercado eléctrico. CAR Magazine

Lo más probable es que el criterio de la firma se confirme si, en algún momento, se decide la interposición de una demanda colectiva. Aun así, la crítica fundamental que está girando en torno a la compañía está relacionada con la falta de transparencia ofrecida al realizar esta medida. La compañía, al fin y al cabo, únicamente ha hecho pública esta posición tras haberse filtrado por los usuarios.

Todos los modelos de Tesla cuentan con autonomías superiores a los 300 kilómetros

En la mayor parte de los casos, los 300 kilómetros de autonomía disponibles por ciclo de carga parece que están asegurados. Aun así, la caída de esta variable le seguirá permitiendo a la marca ofrecer los productos más atractivos del segmento eléctrico.

Habrá que esperar todavía unas semanas para comprobar si esta medida se extiende al resto de versiones de las opciones más caras de Tesla o si, por el contrario, se mantiene esta medida solo para la opción de 85 kWh.