Tesla, sin duda alguna, posee la red de carga de coches eléctricos más efectiva del mercado. Desde la aparición de las primeras unidades del Model S, la compañía de coches eléctricos respaldó la producción del modelo de alta gama mediante una red que permitiría cargar los vehículos a una potencia mucho mayor que la que se conseguía con una red doméstica convencional.

Lo que comenzó como una experiencia diferencial para los usuarios de la firma en California, se tradujo en un crecimiento exponencial que ha terminado llegando a todos los mercados en los que opera Tesla. En la actualidad, nadie pone en duda de la ventaja competitiva que supone esta tecnología para una empresa que ha sido un referente en movilidad sostenible en apenas una década.

La berlina Model 3 ha cambiado la política de servicio de la firma de Palo Alto

La situación actual, no obstante, ha cambiado en los últimos meses. El problema principal está relacionado con el cambio que ha supuesto para la firma la producción del Model 3. Acercar al público un modelo de estas características ha supuesto que, en la actualidad, haya una excesiva concentración de usuarios en las estaciones de carga rápida denominadas Supercharger.

Como podrás imaginar, la nueva política de la firma de Palo Alto choca, directamente, con el servicio que sí ofrecía hace unos años, a los poseedores del Model S en un primer momento, y del Model X, después. Todo se recrudeció, además, desde el momento en el que Tesla decidió cobrar a sus clientes por los kW de potencia consumida en las propias estaciones de carga.

Pese a que se sigue fortaleciendo la red de carga de la compañía, se está observando cómo alguna de las localizaciones, algunas de las cuales están situadas en California, siguen presentando problemas de afluencia. ¿Es el mejor ejemplo para demostrar que el coche eléctrico no está todavía concebido para ser un referente? He aquí la curiosa propuesta para afrontar el problema.

Cargar el coche eléctrico por la noche en la red Supercharger

Tesla ha decidido apostar por una nueva política para evitar que algunas estaciones presentes en el Estado de California se saturen en exceso en determinados picos de demanda. Esto suele ocurrir en horas un tanto conflictivas, tales como la vuelta del trabajo de los propios usuarios. ¿Cómo evitar estas aglomeraciones? Es importante qué supone este problema.

La red Supercharger de Tesla es la más efectiva entre las presentes en el mercado. Solar Reviews

El usuario de una estación de caga rápida suele desviarse de su ruta principal para cargar. Por ello, lo más probable es que aproveche para obtener una autonomía suficiente como para no volver en unos días. Esto, a fin de cuentas, se traduce en una media hora de servicio. ¿Puedes imaginar qué ocurre si hay una cola de espera de unos 3 o 4 vehículos? Es, sin duda, una experiencia muy pobre.

El ahorro al cargar durante la noche es notorio para Tesla y para el usuario

Por este motivo, Tesla ha creído conveniente reducir el coste del servicio de carga durante la noche. De hecho, cada kW tendrá un precio de 0.09 euros/kWh, o lo que es lo mismo, un tercio menos de lo que costaría durante el horario diurno. En términos de un Tesla Model S en su versión más destacada, la tradicional 100D o Long Range, costaría solo 9 dólares la carga como máximo.

Se trata de una política que la firma de Palo Alto podría extender a lo largo de los próximos meses a otros mercados debido al alto crecimiento en entregas que está experimentando el Model 3 y, ahora, el Model Y. Es un paso adelante para seguir haciendo de esta tecnología una alternativa con un gran potencial para los próximos años. Y bien, ¿cuáles son los beneficios de Tesla?

Aspectos muy positivos para la competitividad de Tesla

Tesla ha demostrado ser un referente en movilidad sostenible y, sobre todo, en adaptación a los nuevos escenarios que se presentan en el mercado. Ante esta situación, la compañía de Palo Alto ha conseguido establecer 2 beneficios para su futuro competitivo. El primero de ellos está relacionado con la propia capacidad de las estaciones Supercharger.

La red Supercharger es uno de los pilares de competitividad de Tesla frente a la competencia. Forbes

Esta medida incentivará cambios en el comportamiento de sus usuarios a la hora de cargar el automóvil. Además, se ha realizado una apuesta diferencial en lo que se refiere al coste de obtención de la energía. Aprovechar los valles en el precio de la electricidad permitirá mejorar el margen, por lo que la caída en el precio podría compensarse con un menor coste para Tesla.

¿Tendrá efecto la nueva política desarrollada por Tesla? Es pronto para saberlo, pero de confirmarse, no sería extraño que se extrapolase esta medida a los demás mercados en los que opera mediante la red de carga. Al fin y al cabo, sería beneficioso para la empresa y, por supuesto, para aquellos usuarios que decidiesen aprovechar los precios reducidos.