Tesla es, aún a día de hoy, una compañía inexperta en el mercado de la automoción si tenemos en consideración la presencia en el mercado. Atendiendo a su corta historia, poco más de una década lleva produciendo automóviles. Es más, esto podría ponerse en duda, además, teniendo en cuenta que la fabricación en serie comenzó en 2012 con el Model S.

En la actualidad, la compañía está en plena conversión de su estrategia. El fabricante de coches eléctricos se ha convertido en un líder en ventas, eso sí, de opciones completamente eléctricas, las cuales suponen una cuota de mercado muy pequeña todavía. El Model 3 es, sin duda, su principal baza para conquistar un segmento en el que ya está robando protagonismo a fabricantes como BMW o Audi.

La estrategia de Tesla está íntimamente ligada con los resultados del Model 3

La berlina de acceso está en el punto de mira de los analistas. Es la alternativa más destacada de la gama por una razón; su precio es mucho más reducido que el resto de las versiones. ¿Es suficiente para hacer de este fabricante un operador rentable? Echando un rápido vistazo a las cuentas de la compañía, bien podría decirse que no.

El Model 3 contiene las virtudes de sus hermanos mayores, pero concentrándose en un espacio menor. En su conjunto, se ha conseguido diseñar una oferta más atractiva para el público de clase media. Ahora bien, ¿cuál es el principal inconveniente que se puede encontrar uno respecto a las primeras tiradas de producción? La calidad. Esto ha mermado la credibilidad de la firma.

Teniendo en cuenta que esta versión cumple ahora 2 años en la cadena de producción, ¿qué evidencias puede haber respecto a la calidad de interiores y resto de elementos? Entre otros aspectos, todo parece indicar que en los últimos meses se ha estabilizado el crecimiento en la producción, lo cual podría haber influido en una mejora de la calidad percibida.

Una mejora de acabados para recuperar la reputación perdida

En el año 2012, Tesla sorprendió al mundo con una berlina de alta representación que disponía de una tecnología completamente disruptiva. Todo ello caló en un público objetivo determinado, pero lo cierto es que la calidad de interiores, sobre todo, estaba a años luz de lo que representaban otros fabricantes de coches de lujo. ¿Ha cambiado algo al respecto?

La compañía de coches eléctricos comenzó la producción del Model 3 decepcionando al mercado. Pasadas unas semanas, apenas se habían producido unos pocos centenares de unidades. El crecimiento en su fabricación tuvo como consecuencia un empeoramiento de los controles de calidad. Al poco de ser entregadas los primeros Model 3, se pudo observar cómo, por ejemplo, muchas juntas de la carrocería no cuadraban.

Algunas de las primeras unidades del Tesla Model 3 contenían errores graves

No simplemente se trataba de defectos exteriores poco apreciables. La marca decidió, de manera unilateral, sustituir elementos interiores realizados con material de menor calidad. Todo ello provocó malestar entre los usuarios, hasta el punto de que algunos de los pedidos fueron cancelados ipso facto. A día de hoy, ¿cómo son las nuevas unidades que salen al mercado?

El usuario Teslafinity ha realizado una comparativa con una unidad producida recientemente. Ha querido mostrar, a través de la unidad que han comprado sus padres, cuáles son aquellos aspectos que la marca ha cuidado respecto a las alternativas anteriores. ¿Qué es lo que más ha llamado la atención del youtuber?

Una mayor experiencia para seguir creciendo en el mercado

Tal y como se puede observar en las imágenes mostradas por el usuario, se ha apreciado cómo la pintura ahora no posee diferentes tonalidades o presencia de goteo en la misma. Esto es así debido a que se ha mejorado esta etapa en el proceso de fabricación del coche. En la actualidad, además de aplicarse mejores compuestos, se respeta un mayor tiempo de secado sin penalizar la cadena de producción.

El Tesla Model 3 se ha posicionado como la principal alternativa del mercado eléctrico. InsideEVs

En referencia a los ajustes entre las diferentes partes de la carrocería, todo parece indicar que se ha conseguido solucionar una de las críticas que más adolecían la figura del Model 3 durante los primeros meses. Lo mismo ocurre con los componentes principales presentes en el interior. Aun así, se hace mención respecto a un desajuste presente en el altavoz de la puerta del conductor.

El Tesla Model 3 llega a doblar en ventas a algunos de sus principales competidores

Por otro lado, el usuario sigue destacando que la calidad percibida sigue sin estar al nivel de lo que podría esperarse en otros modelos convencionales del sector, tales como un BMW Serie 3 o un Audi A4. Por ello, todo parece indicar que la principal seña de identidad del coche sigue siendo su componente eléctrico, el cual lo convierte en una alternativa a tener muy en cuenta.

En algunas áreas geográficas de gran relieve, el pequeño de la familia Tesla se ha convertido en el automóvil más vendido del segmento, llegando a superar con un gran margen a otras alternativas líderes en el pasado. ¿Estamos ante el modelo más revolucionario del mercado?