Tesla, desde sus comienzos, demostró cómo la industria del automóvil podría tener una variante eléctrica rentable. Año tras año ha demostrado que es un producto con un gran potencial en el futuro. De hecho, cada vez han sido más los fabricantes que han apostado por la introducción de las mecánicas eléctricas. Para entender la situación actual, es fundamental referirse al Model S.

Este primer modelo marcó un antes y un después en el seno de la compañía. Allá por el año 2012, el fabricante comenzó las entregas de las primeras unidades. Tras su rotundo éxito, llegó el Model X, el Model 3 y el Model Y, habiendo otros proyectos que verán la luz a lo largo de los próximos años. Ahora, no obstante, se ha realizado una importante actualización de la berlina de representación.

El Tesla Model S se ha actualizado para adecuarse a las nuevas necesidades del cliente

La compañía más puntera en cuanto a movilidad sostenible ha introducido una serie de modificaciones con el objetivo de actualizar un tipo de producto que se encuentra dentro de un segmento muy competitivo. Curiosamente, este remodelado no ha afectado de forma notable a la estructura externa del vehículo. Al fin y al cabo, si continúa siendo un éxito, ¿para qué cambiarlo?

Los principales cambios, según las últimas filtraciones, podrían afectar al interior. Hace tan solo unas semanas, la compañía mostró un primer teaser en el que podía observarse un volante que distaba mucho del presente en la anterior generación. Tanto es así que, de hecho, no era ni redondo. Ahora, en esta ocasión, se ha podido comprobar una unidad que equipa modificaciones a nivel audiovisual.

Veamos, por tanto, en qué afecta esta tecnología, por qué estamos ante un producto que volverá a distanciarse de los rivales y, por supuesto, hasta qué punto era necesaria la inclusión de un nuevo interior todavía más conectado y digital. ¿Era lo que necesitaba la nueva generación del modelo de representación de la firma con sede en Palo Alto? He aquí algunas claves al respecto.

Nuevas soluciones digitales para cubrir una nueva demanda del Model S

Tesla ya ha ofrecido varios cambios a lo largo de estos años en relación a su vehículo insignia. Esto incluye, por supuesto, el restyle que afectó en 2016 al exterior del mismo. En esta ocasión, las modificaciones afectan, principalmente, al exterior. Siguiendo esta premisa, se ha agregado, además, una pantalla adicional que está orientada para ofrecer servicio a las plazas traseras.

Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, hay presencia de importantes cambios. En primer lugar, llama la atención la sustitución de la tradicional pantalla de formato vertical por otra de 17 pulgadas dispuesta en sentido horizontal. De esta forma, sigue la misma configuración que la variante que porta desde sus inicios el Model 3, la opción de acceso a la marca.

El Tesla Model S incluirá una pantalla en formato horizontal próximamente

Aun así, cabe destacar que esta es de mayores dimensiones que la que porta la berlina de tamaño medio. Es importante recordar que una de las cualidades del Model S es que posee suficiente espacio como para incorporar, una vez abatidos los asientos traseros, una cama para pasar la noche. Es en este tipo de situaciones donde se puede sacar partido a una pantalla de estas características.

Respecto a la pantalla que hay entre los asientos de la primera fila, es de dimensiones mucho más reducidas. Está pensada para manejar una serie de parámetros, tales como el climatizador o la música, entre otros. Aun así, se espera que a lo largo de los próximos días se pueda conocer con más detalle qué otras aplicaciones podría llegar a tener, según InsideEVs.

Más cambios que irán introduciéndose a medida que haya mejoras

Tesla, en particular, posee una de las ventajas competitivas más destacadas gracias a su sistema de actualizaciones vía OTA. Desde sus inicios, ofrece múltiples mejoras del sistema capaz de controlar prácticamente cualquier aspecto que está relacionado con la conducción, seguridad o sistema de infoentretenimiento. ¿Estamos ante una nueva generación del software?

El Tesla Model S fue el pionero que demostró la valía del coche eléctrico. CDN

Otro de los apartados que podría tener una importante actualización está relacionado con las baterías. Se espera que la versión Plaid llegue a lo largo de los próximos meses. Se tratará de una variante extrema en cuanto a prestaciones. No obstante, se esperan cambios relacionados con la autonomía que podrían extender algún que otro kilómetro extra el rango del Model S.

¿Está Tesla preparada para afrontar la nueva generación que llegará en relación con sus principales competidores? A tenor de la apuesta realizada en torno al Model S, todo apunta a que la ventaja competitiva seguirá estando presente. Aun así, cabe destacar que el proyecto del fabricante también estará pendiente de otros programas, tales como el Semi o el Roadster.