Para todos es sabido que si lo que quieres es espacio, cuentas con más de 100.000 euros en la cuenta corriente para gastar en un coche y eres ecofriendly, la mejor opción que encontrarás en el mercado tiene nombre y apellidos: Tesla Model X.

Este crossover es el tercer modelo que la firma de Palo Alto sacó al mercado. Podría decirse que no ha logrado contar con las mismas ventas que su homóloga berlina, pero tampoco era ese el objetivo. Un tipo de comprador especializado demandaba un producto con una mayor habitabilidad y, al fin y al cabo, tampoco costaba tanto.

El Tesla Model X y Model S atienden diferentes públicos objetivo

Tanto el Model S como el Model X comparten una filosofía común en 2 segmentos diferentes. Ambos poseen las mismas versiones eléctricas sobre un chasis semejante. Son diferentes, sí, pero en la cadena de producción permanecen en la misma línea de montaje durante varias fases del recorrido.

Sin embargo, hay un punto en el que, mirando ambas fichas técnicas, no coinciden en absoluto; el peso desproporcionado de la versión familiar. Según se puede leer en Autobild, pesa nada más y nada menos que 2.524 kilogramos, casi 200 kilogramos más que la berlina.

Puede parecer que la diferencia no es tan grande viendo que ambos superan las 2 toneladas de peso, pero cuando esto puede limitar su paso a áreas como Manhattan, en Nueva York, el asunto adquiere una importancia mayor. Ahora bien, ¿por qué puede ocurrir esto? Te lo mostramos.

Un Model X en Manhattan podría ser más raro de ver

Basta con enfocar la situación desde el punto de vista turístico para entender cómo puede llegar a ser un problema el peso del crossover. Si vemos las conexiones que tiene la isla de Manhattan, podemos llegar a la conclusión de que el Puente de Brooklyn es uno de los puntos más importantes de la ciudad.

El Tesla Model X pesa en torno a las 2 toneladas y media, lo que le convierte en uno de los coches más pesados del mundo. Tesla Updates

Aquí justo reside el problema. Pese a que se puede pasear por el mismo para cruzar al barrio de Brooklyn, la mayoría de las personas que se desplazan por el mismo lo realizan en coche. Tal y como desvela el portal Soy Motor, en los últimos años se ha producido un desgaste acelerado de la estructura de metal.

Las Autoridades de la ciudad han llegado a la conclusión de que la mejor solución podría estar en limitar el tráfico para una serie de vehículos. Las restricciones comenzarían, en principio, afectando a los vehículos de más de 3 toneladas de peso. Y te preguntarás, ¿cómo puede realmente afectarle estas restricciones a un poseedor de un Model X cuando ni siquiera alcanza el mínimo?

Una medida que, de momento, no ha afectado al SUV americano

Tan solo basta realizar un simple cálculo para entender cuál es el hipotético problema. A sabiendas que el Model X admite hasta 7 plazas reales, una simple operación matemática nos da con un dato revelador.

Si multiplicamos un peso medio por persona de 75 kilogramos, obtenemos que a las poco más de 2 toneladas y media hay que sumar un total de 525 kilogramos, superando los 3.000 kilogramos fijados como punto de partida. ¿Quiere decir esto que habrá una patrulla con báscula en mano que se dedique a parar a todo Model X que vea cargado de personas?

Lógicamente no es así. Sin embargo, es importante saber por qué se desató el revuelo relacionado con el Puente de Brooklyn para entender la importancia de reducir la afluencia de coches pesados.

Las ventas del Model X de Tesla no consiguen igualar las de la berlina. MotoringBox

Todo surgió tras el análisis realizado por la organización pública Federal Highway Administration. El organismo estableció una serie de directrices que debían cumplirse para garantizar la seguridad de los transeúntes y conductores. Tras un periodo de estudio, comenzó un proyecto de refuerzo para mejorar la seguridad de un puente histórico para la ciudad de Nueva York.

Al instaurar esta medida, el servicio público buscaba reducir el número de desplazamientos de vehículo de gran tonelaje. Esto se centraba, principalmente, en camiones y furgonetas con gran capacidad de transporte. Un conjunto de casualidades dictaminaron que el Model X podría tener una hipotética restricción de paso por el mítico puente.

Del mismo modo, también podrían verse afectados, dentro del margen jurídico, otro tipo de vehículos como los blindados, los cuales pueden sobrepasar fácilmente la cifra de los 3.000 kilogramos de peso.

Salvar el Puente de Brooklyn como principal objetivo

No, Tesla no peligra en Nueva York, ¡ni siquiera el potencial propietario de Nueva York se plantea su compra en base a esta restricción! Al menos de momento, el SUV gigantesco de Tesla seguirá circulando por la Quinta Avenida sin miedo a que una patrulla le cante las cuarenta por el peso.

El Tesla Model X ofrece un producto para un público muy selecto

Es cierto que debían cumplirse una serie de requisitos para superar los 3.000 kilogramos, pero si lo miramos desde el punto de vista de la habitabilidad, ¿no busca el comprador del Model X amplitud para dar cabida a 7 personas?

Si no es así, ¿quién puede elegir un Model X teniendo disponible un Model S con unas prestaciones un tanto mejores y un diseño, a priori, más bonito? Esto último, por supuesto, es algo subjetivo, pero si uno prefiere el crossover, por ejemplo, por sus Falcon Wing Doors, es que prefiere disponer de la última tecnología en la movilidad.