Es lógico plantearse miles de preguntas respecto al coche eléctrico. Autonomías reales, tipos de cargadores o tiempos de espera son algunas de las dudas más comunes.

No te apures, hasta que esta tecnología se asiente en el mercado aún deberán pasar unos años más. ¿Crees que aprendiste si debías echar gasóleo o Sin Plomo 95 al nacer? Pues con la energía alternativa ocurre algo parecido.

Estandarizar los cargadores permitirá una reducción de costes en el futuro

De hecho, esto de los conectores y su compatibilización nos persigue en el día a día. Android o iOS disponen de tecnologías de carga diferentes, por lo que no son compatibles los mismos cargadores. ¡Qué decir cuando te toca viajar al extranjero y tienes que cargar en tu maleta con un adaptador!

Aquí, un servidor, estandarizaría por ley un solo adaptador, pero eso es otro tema. Dado que no voy a ser yo quien le haga a los fabricantes ponerse de acuerdo, vamos a ver cómo son los conectores que actualmente existen en el mercado en la industria del automóvil.

Eso sí, antes de ello, oremos para que, por favor, no saquen más variedades.

El mundo de los conectores, un debate polémico del que solo podrá quedar un ganador (o varios)

Monofásicos, trifásico, de 2 puntos de corriente, etc. Al menos, esto tiene su punto lógico. En función de las entradas que poseen, por lógica, se puede entender que habrá una mayor eficiencia de carga.

Ahora bien, ¿qué tipos son los más estandarizados? El medio de comunicación Motorpasión elaboró una lista con los que gozan de mayor popularidad. ¡Aquí tienes los más famosos y que marcarán el futuro de la conducción limpia!

Tipo schuko, imposible que no la hayas visto nunca

Esta es la opción más básica de todas. Es el estándar, el cual se puede encontrar en la gran mayoría de los electrodomésticos de la casa. Su potencia máxima está contenida a 16 amperios, por lo que su ritmo de carga es muy bajo.

Es la alternativa con menor capacidad de recarga. EcoLuz LED

Con esta opción, un vehículo eléctrico podría necesitar unas 8 horas para realizar la carga íntegra de sus baterías. De hecho, si no se dispone de esta opción, lo más recomendable es realizar las recargas por las noches para beneficiarse de un menor coste por las tarifas valle de la luz, según informa la edición de motor de El País.

Solamente podrá utilizarse para cargar un automóvil eléctrico si se vive en casa con acceso a toma de corriente en el garaje o en el parking privado de tu edificio. Aún así, lo lógico en este segundo caso sería discriminar el precio de la luz en tu comunidad de vecinos al beneficiarte de un servicio ajeno.

SAE J1772, o Tipo 1, disponible principalmente para el mercado americano y asiático

Tal y como informa Wallbox, dispone de 2 bornes principales, el propio que ejerce de toma de tierra y 2 accesorios adicionales.

El SAE tipo 1 es más eficiente para la carga de vehículos eléctricos. LuGEnerGy

La principal cualidad de esta opción es que existen dos tipos de conectores Yazaki, que es como también se les conoce. Por un lado está el de Nivel 1, capaz de cargar las baterías a 16A y por otro, el Tipo 2.

Este último es capaz de trasmitir la electricidad hasta un máximo de 80A, por lo que se acortarían los tiempo de recarga en cada uno de los ciclos.

Mennekes, utilizado principalmente en el mercado industrial

Tal y como informa Motorpasión, dispone de hasta siete bornes, cuatro de ellos dedicados a la corriente, el de la toma de tierra y otros 2 para comunicaciones.

Mennekes, o Tipo 2, se utiliza principalmente en la producción industrial. Efimarket

Algunos de los modelos eléctricos que actualmente se comercializan en España como el Renault ZOE o el Smart Fortwo eléctrico son compatibles con este conector, del modo que informa el medio especializado LuGEnerGy.

Su peculiar nombre hace referencia a la empresa que lo patentó, Mennekes, afincada en Alemania.

CCS, una alternativa que aceptan tanto los europeos como los americanos

Según se puede leer en el medio especializado Electromovilidad, sus siglas se corresponden con Combined Charging System. Tal y como se explica en dicho portal, los fabricantes Audi, BMW, Daimler, Ford, General Motors, Porsche y Volkswagen, aceptaron este conector en el año 2011.

El conector CCS es uno de los que más papeletas tienen para quedarse en el mercado. Alibaba

Pese a que permite una circulación eléctrica de hasta 200A, lo cierto es que no suele permitirse que funcione a más de 125A. Aún así, esta modalidad trifásica ofrece la posibilidad de que los vehículos eléctricos carguen sus baterías en apenas un par de horas.

Los BMW i3, Volkswagen e-Up! o el e-Golf ya emplean esta tecnología como punto de acceso a la red eléctrica.

Scame o Tipo 3, la alternativa francesa que tiene los días contados en el mercado

Según el portal Conduce tu Ciudad, este conector está apoyado por la industria del motor en Francia. De hecho, la asociación EV Plug Alliance, formada conjuntamente por Scame, Schneider Electric y Legrand, apostó por esta opción desde el año 2010.

Esta alternativa es apoyada principalmente por la automoción francesa. Conduce tu Ciudad

Sin embargo, el acuerdo internacional por otras alternativas ha dejado esta innovación aislada. Del mismo modo que otros de los conectores, ofrece 2 niveles de potencia.

Por un lado, se encuentra el más primitivo, capaz de cargar las baterías a 16A. Por otro, si lo que se quiere es reducir el tiempo de espera, habrá que utilizar la modalidad de 32A.

CHAdeMO, una innovación made in Japan

Algunos de los principales fabricantes japoneses como Toyota o Mitsubishi, han diseñado y producido sus vehículos eléctricos e híbridos enchufables en base al uso de este conector.

Este conector es el más popular para los fabricantes japoneses. Dyden

Su peculiar nombre, tal y como detalla Electromovilidad, se debe a la abreviatura de la frase CHArge de MOve. Modelos como el Nissan Leaf, el Mercedes Clase B EV, o Mitsubishi i-MiEV hacen uso de esta tecnología para recargar sus baterías.

La principal peculiaridad del uso de este sistema es que se regula la frecuencia de recarga para evitar dañar la batería. Por ello, hasta alcanzar el 50% de la batería, se traspasan 110A de electricidad. Una vez llegado este punto, hasta el 80% se continúa a 44A. Finalmente, el resto se pasa a 14A para evitar perjudicar la autonomía futura.

Lo más lógico es que todos terminen adoptando una o un par de alternativas

Se puede observar la gran variedad de conectores que existe actualmente en el mercado. Factores tecnológicos, económicos y geográficos son los culpables de que haya esta diversidad.

Sin embargo, las innovaciones que vienen estrecharán la oferta en función de la eficiencia que transmitan cada uno de ellos. La llave de ello la tienen los fabricantes que mayores ventas tengan a medio plazo.

Los nuevos modelos tendrán que adaptarse a la red de carga más estandarizada, por lo que no se espera que lleguen nuevos sistemas si no suponen una revolución en el sector.

¿Cuándo veremos hacia dónde se decanta la industria? Tal vez, en unos meses, podamos responder a la pregunta.