Pongámonos a pensar un momento cómo esperamos que sea el transporte urbano en los próximos 25 años. Es más, si eres de los que ya cuenta con más de 30 años, podrás hacer lo propio recordando cómo era hace ya 3 décadas. ¿Era como imaginabas?

Lo más lógico sería pensar que no. Por aquel entonces, el DeLorean estaba en su máximo apogeo y, por supuesto, no era extraño pensar que se podría volar a los mandos de nuestro coche por la ciudad.

Lo cierto es que nadie sabe cómo será la movilidad del futuro

Suena un tanto decepcionante, pero lo cierto es que la innovación nos ha permitido contar con unas mejoras notorias en el transporte público. Aun así, no nos contentamos en pensar que en los próximos 25 años no podamos recorrer por aire nuestros desplazamientos, ¿verdad?

Si eres de los que cree que en el medio plazo gozaremos de un transporte innovador, disruptivo y, sobre todo, futurista, Dahir Insaat es la empresa en la que debes echar tu currículum ya. ¿Por qué? En dicha entidad son, ante todo, soñadores.

Dahir Insaat, la empresa que se cree su propia visión del futuro

Entrar en la página web de esta empresa es una experiencia que nos deja con cara de póker. ¿Por qué? No hay comparación alguna entre el segmento al que se dedica y las aportaciones que se realizan desde su canal de YouTube.

Tal y como se puede leer en Xataka, ninguno de los proyectos traídos del siglo XXII, XXIII o XXIV, se ha convertido en una realidad hoy. De hecho, podrían no llegar nunca a materializarse.

Aun así, como la imaginación es libre, nos vemos en obligación de presentarte esta modalidad de transporte alucinante. Se trata, nada más y nada menos, de un proyecto muy parecido al presentado el año pasado en China.

¿Recuerdas ese medio de transporte por el cual podían circular los coches a través del mismo? Sí, su nombre era Transit Elevated Bus (TEB), tal y como nos recuerda El Confidencial.

Esta solución tecnológica es, en la actualidad, un proyecto ruinoso para sus promotores. YouTube Happy Traveler

El proyecto que se puede ver en la imagen (es una maqueta del mismo) es, a día de hoy, un proyecto que se pudre a la intemperie en una de las estaciones que se crearon al efecto. Sin embargo, durante todo el proceso de fabricación y montaje, no fueron pocos los que anticipaban un éxito sin igual en la movilidad.

El proyecto que nos acontece hoy, no obstante, cuenta con una tecnología muy diferente. El Transporte Público Giroscópico hace honor a la forma en la que es capaz de surcar las calles.

Funcionaría mediante un raíl que serviría de guía. Podría decirse que es algo parecido a lo que sucede con los tranvías o los trolebuses que circulan actualmente en muchas ciudades del mundo.

Ahora bien, ¿cuáles serían las principales diferencias respecto a estas alternativas? Veámoslo.

Una perfecta gestión del transporte para evitar atascos

Pese a que los atascos pueden llegar a ser evitables parcialmente, lo cierto es que no siempre es posible garantizar la completa fluidez del transporte. La regulación de semáforos o la inclusión de agentes para agilizar la conducción son algunas medidas para descongestionar las ciudades.

Ahora bien, ¿y si se dispusiese de un sistema capaz de circular sin entorpecer el tráfico? Es aquí donde esta modalidad innovadora tendría sentido.

Según se puede observar en las imágenes, sería completamente adaptable a las condiciones de las avenidas de cualquier tamaño. Únicamente podría ser así gracias a su sistema hidráulico que incorpora.

Este le permite poder ascender o descender unos metros para permitir el paso de otras unidades del programa o poder hacer frente a los posibles obstáculos que hubiese en el camino, tales como semáforos o puentes.

Además, debido a su estructura flexible, no obstaculizaría el tráfico, haciéndolo más eficiente. De hecho, reduciría el número de desplazamientos con coche privado al ofrecer un gran número de plazas en su interior, del mismo modo que argumenta Omicrono.

El Transporte Público Giroscópico dispone de varias filas de asientos. Omicrono

¿Llegará el día en el que este tipo de plataformas ocupen su propio espacio en las ciudades más aventajadas? Al menos, de momento, este tipo de ideas se ven con orientación al largo plazo. No obstante, no debemos dejar aparcados estos diseños, ya que podrían servir para trazar cómo podría ser el transporte colectivo dentro de unos años.

Pese a que esta idea se asienta sobre el transporte de pasajeros, lo más lógico sería pensar que debería utilizarse para realizar aquellos recorridos más urgentes. De esta forma, los servicios de bomberos, policías y demás servicios públicos podrían tener prioridad en su uso.

La capacidad variaría en función del uso prioritario de las plataformas

Los primeros bocetos dotarían a cada una de las estructuras una capacidad para algo más de 100 personas, necesitándose únicamente un solo encargado de la conducción de la nave.

Así pues, habrá que estar atentos para ver si alguna compañía dedicada a la automoción compra el diseño o decide lanzarse a la creación de algo parecido a lo presentado por Dahir Insaat. ¿Puede convertirse este disparatado proyecto en una realidad en el futuro? El tiempo lo dirá.