Las mecánicas eléctricas todavía tienen mucho recorrido para alcanzar los niveles de comercializaciones de las opciones tradicionales. En este sentido, las ayudas públicas y la mayor apuesta por algunos fabricantes está provocando que la situación esté mejorando las expectativas de crecimiento de esta tecnología.

Aun así, es importante destacar cómo el crecimiento de este segmento deberá profundizarse, todavía más, en los próximos años. La próxima década será la que mayor incida en esta transformación, algo que coincidirá con otras disrupciones que tendrán su aparición en la movilidad. En este sentido, el carsharing y la conducción autónoma se situarán como pilares fundamentales en nuestros desplazamientos.

El carsharing podría incentivar el uso del coche eléctrico en el futuro

¿Por qué no complementar, por tanto, este tipo de soluciones a día de hoy? Uber, la aplicación móvil no exenta de polémica allá por donde compite, acaba de presentar una solución para estandarizar el coche eléctrico entre sus operadores. ¿Por la llegada de este tipo de políticas podría contribuir al desarrollo de este mercado?

Hay quienes dicen que en los próximos años la población no tendrá automóviles privados. La calidad del servicio público y la oferta de plataformas de coche compartido podría hacer que tuviese más sentido vender nuestro coche tradicional. Uber es consciente de ello, por lo que quiere aprovechar esta transición de largo plazo para adaptar su flota de vehículos.

¿Cómo espera mejorar el servicio? Las alternativas sostenibles podrían situarse como la opción primordial para comenzar este proyecto. Por ello, cada conductor de Uber que apostase por un automóvil con mecánica exenta de humos contaminantes tendría acceso a una mejora de las condiciones de retribución.

Así plantea la llegada del coche eléctrico la firma Uber

Estados Unidos, el principal mercado de la aplicación móvil, acaba de idear un proyecto que podría trazar el futuro de la compañía. De hecho, de resultar favorable este plan, podríamos estar ante la estandarización de un modelo de negocio encauzado hacia la sostenibilidad en el ámbito del transporte.

El NIssan LEAF se ha mantenido como el coche eléctrico más vendido de la historia. Independent

EV Champions, así es cómo la compañía quiere incentivar que sus conductores se pasen a la tecnología que dominará la movilidad en los próximos años. Este programa tendrá lugar en algunas de las ciudades en las que más mercado ha tenido la firma digital desde hace años en América del Norte. Así pues, Los Ángeles, San Diego, Sacramento, San Francisco, Seattle, Austin y Montreal serán parte del proyecto piloto.

Las ayudas buscarán incremento de cuota de coches eléctricos e híbridos enchufables

Según se puede leer en el portal Next City, la firma ofrecerá tarifas que supongan un dólar extra para cada conductor que haga uso de un automóvil híbrido enchufable o completamente eléctrico, con un máximo de 20 dólares a la semana en San Diego y San Francisco. Esto supondría alrededor de unos 80 dólares mensuales aproximadamente.

La mejora de las tarifas, en otras poblaciones como Sacramento, contará con la colaboración de las Administraciones Públicas, que compartirán incentivos con la aplicación que conecta usuarios con conductores. De igual modo, se espera que la propia compañía asesore a los conductores de dichas poblaciones sobre las ayudas públicas a su compra y presencia de incentivos fiscales.

Un mercado que multiplicará esfuerzos en el segmento eléctrico

Uber no ha sido la única pieza del puzzle del coche compartido que ha cree que su fuente de ingresos será eléctrica. La firma Lyft, por ejemplo, cree que ofrecerá un total de mil millones de servicios gracias a su flota de coches eléctricos para el año 2025.

El coche eléctrico será la base de ingresos de Uber en unos años. Business Cover

La llegada de estas alternativas de transporte compartido podría servir para aproximar las mecánicas eléctricas al parque automovilístico. Este es el enfoque que lleva barajándose desde hace un tiempo entre las múltiples plataformas que han aparecido.

Compañías como Uber verían reducidos sus costes con la llegada del coche eléctrico

La reducción de costes para el conductor podría servir para una mejora de la competitividad de las sucesivas empresas que están incrementando su competencia en los últimos años. Esto, para los usuarios de dichas aplicaciones, no tendría una mayor repercusión más que una posible ligera reducción del coste del servicio.

Habrá que esperar a ver qué ocurre en los próximos meses en relación al programa EV Champions, la alternativa que servirá de base para modelar una estrategia competitiva destinada al incremento de la utilización del coche eléctrico.