Con el paso de los años, la transición a la movilidad eléctrica parece que se acentúa. La gran mayoría de fabricantes generalistas ya dispone de, al menos, alguna versión híbrida o híbrida enchufable en su catálogo. Es cierto que los organismos reguladores obligan a esta disposición en algunos casos, pero también se debe a un aumento del consumo de este tipo de productos.

En el futuro, ante la llegada de la conducción autónoma, se espera que el habitáculo de los vehículos cambie por completo. De hecho, el automóvil convencional en propiedad podría derivar a otras fórmulas, tales como las modalidades de uso compartido. Esto nos lleva a una cuestión esencial, ¿tendría sentido la disposición de un interior parecido al que se ofrece actualmente?

Los vehículos modulables serán una tendencia en un futuro por definir

Lo cierto es que no. De hecho, entre los múltiples proyectos que se están llevando a cabo, cada vez es más frecuente el diseño de alternativas con modalidades muy cuadradas con el objeto de aprovechar al máximo el espacio. Esto es así, además, debido a su utilización por más personas que en la actualidad. Siguiendo esta premisa, el vehículo privado tendería a desaparecer.

¿Qué obtendríamos a cambio? Sin duda alguna, la clave de esta nueva modalidad radicaría en el aprovechamiento de otras nuevas necesidades. Tanto es así que la inclusión de una misma base sobre varios módulos sería algo no muy difícil de aplicar. Al fin y al cabo, la mecánica de un automóvil eléctrico es muy sencilla, ya que destaca por un motor eléctrico básico y un equipo de baterías.

Veamos, bajo el último modelo para tomarlo como ejemplo, cómo funcionaría esta potencial línea de productos eléctricos y conectados. ¿Puede una opción como el U-Shift imponerse en el mercado dentro de alguna que otra década? Por virtudes y beneficios no será. He aquí algunas de las claves que tiene esta nueva tecnología para aportar a la industria del automóvil.

U-Shift, un modelo modulable para entender el futuro de la movilidad

Lo primero que llama la atención de este modelo en particular es el diseño. Bajo una estética cuadriculada, destaca por la gran habitabilidad que se ofrece en su interior. Lo que verdaderamente hace especial a este proyecto en particular es la posibilidad de albergar diferentes tipos de módulos. ¿Se necesita transporte de mercaderías? Se habilita una cápsula vacía.

El modelo U-Shift explica cómo podría ser el futuro de la movilidad terrestre. New Atlas

¿La demanda sugiere el desplazamiento de personas? Se escoge uno que ofrezca asientos para un número determinado de pasajeros. Como ves, la especialización elevará las múltiples opciones de este producto. Así, de esta forma, se podría conseguir una mejora de las capacidades del medio de transporte del futuro terrestre. Ahora bien, ¿en qué supuestos se estaría ante un uso correcto?

Este vehículo modulable tendrá una velocidad máxima limitada a 60 km/h

Es importante tener en cuenta cuáles son algunas de las limitaciones de este tipo de producto. En primer lugar, cabe destacar la disposición de una velocidad máxima limitada. Esto es así para preservar la correcta amortización de las baterías eléctricas. En este modelo en particular, según se puede leer en el portal tecnológico New Atlas, el modelo podría circular, como máximo, a 60 km/h.

Esto nos obliga a plantearnos una cuestión fundamental, ¿estamos ante un producto únicamente válido para el entorno urbano? Su desempeño está ligado a la circulación entre el tráfico gracias a la disposición de un equipo de baterías con capacidad para remolcar, aunque sea a baja velocidad, masas pesadas. Además, la seguridad podría quedar en entredicho a más altas velocidades.

Un proyecto que competirá con otros para ser el futuro de la movilidad

¿Estamos ante una alternativa con capacidad para ser una opción interesante en el medio plazo? Lo cierto es que solo en el largo plazo se plantearía la estandarización de una plataforma de estas características. Por tanto, los fabricantes seguirán apostando, pese a los adelantos en cuanto a coches eléctricos, conectados y autónomos se refiere, por los conceptos más actuales.

Opciones como U-Shift permiten contemplar cómo podría ser la industria en unos años. Somos eléctricos

No obstante, esta nueva forma de entender la movilidad nos lleva, directamente, a entender, cómo será nuestra manera de entender el transporte. ¿Estamos ante una continua caída del interés por el medio de transporte privado? Los fabricantes están viendo cómo cada vez más personas apuestan por otras alternativas más sostenibles y, por supuesto, económicas.

El modelo a seguir está cambiando a medida que surgen nuevas soluciones prácticas. La introducción de propuestas como la planteada por U-Shift no hace más que acentuar cómo se está produciendo un cambio sustancial en cuanto al transporte. Habrá que esperar, no obstante, un tiempo para poder valorar si la tendencia se acerca, todavía más, a esta proposición o se mantiene en base a la situación actual.