El mercado de la automoción está cambiando a un ritmo jamás visto anteriormente. La llegada y estandarización de las mecánicas eléctricas y los avances que se están produciendo en términos de conducción autónoma, está provocando que la movilidad actual sea muy diferente a lo visto en la última década. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra la inversión que está realizando Volkswagen.

La firma de origen alemán se ha convertido en el estandarte en automoción sostenible. La línea I.D es la principal línea de innovación del grupo germano, hasta el punto de que ha ocupado el eje de la estrategia del grupo empresarial para los próximos años. De hecho, el principal componente tecnológico que reafirma este compromiso es el ID R, un hiperdeportivo eléctrico muy radical.

La línea ID de Volkswagen anticipa la llegada y estandarización del coche eléctrico

La empresa lleva varios meses apostando por una inversión de corte eléctrica. La próxima llegada del ID 3 es uno de los proyectos con mayor tirón en el seno de la compañía. Tanto es así que se está investigando cómo hacer de este modelo del segmento C para que sea un éxito en el mercado. Una de las opciones que se está barajando es demostrar cuáles son las capacidades del coche eléctrico.

Es aquí donde entra en juego el deportivo con prestaciones al nivel del top 5 del mercado. El ID R, tras conquistar el ascenso de Pikes Peak hace unos meses, se acaba de hacer con un nuevo récord de todavía más calibre. El bólido con prestaciones de infarto se acaba de convertir en el modelo más rápido que ha pasado por el circuito de Nürburgring.

Veamos cómo ha sido posible la materialización de esta marca y por qué estamos ante un nuevo orden mundial en términos de competición. El modelo producido por Volkswagen ha conseguido establecer un nuevo hito al completar el recorrido de poco más de 20 kilómetros en tan solo 6:05,336 minutos minutos. ¿Cuándo será posible batir esta histórica marca?

De récord en récord para demostrar la valía de Volkswagen

Siempre se ha dicho que Bugatti está presente en el grupo Volkswagen con el objetivo de ensalzar las virtudes deportivas del holding. Sin embargo, se decidió que el ID R portaría el emblema de Volkswagen para dar una nueva imagen de marca a una compañía que hace menos de un lustro se vio verdaderamente perjudicada por el escándalo de las emisiones, más conocido como Dieselgate.

Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, publicadas por la división deportiva de la marca, el establecimiento de esta nueva marca no ha sido una tarea sencilla. El fabricante ha tenido que emplear muchos recursos para poder bajar, de forma muy holgada, de los ansiados 7 minutos en una vuelta. ¿Cómo ha sido posible? Varios son los aspectos fundamentales que han tenido protagonismo.

El equipo de Volkswagen introdujo mejoras para facilitar la consecución del récord

Para la consecución de esta nueva marca, los ingenieros han introducido una serie de modificaciones respecto a la composición utilizada en el ascenso de Pikes Peak. De hecho, tales cambios se han centrado exclusivamente en relación con este trazado con el objetivo de adaptarse lo máximo posible a las dificultades que entraña el mítico circuito.

De esta forma, se ha podido realizar un tiempo estratosférico. Aun así, todavía queda muy lejos el registro marcado por el Porsche 919 Evo hace tan solo unos cuantos meses. En aquella ocasión, se logró fijar el récord absoluto en el conocido como Infierno Verde, llegando a completar una única vuelta en tan solo 5:19,55 minutos, casi un minuto por debajo de lo conseguido por el ID R.

Una reputación a golpe de récord para ensalzar la figura de Volkswagen

Se cumplen ahora 2 años y medio desde que la marca de coches eléctricos se propuso un cambio disruptivo en la forma de competir en el mercado. Tras este periodo de tiempo, los datos conseguidos por la marca en algunos de los principales eventos de automovilismo no hacen más que constatar las aptitudes de la marca respecto a esta nueva etapa en materia de movilidad.

El Volkswagen ID R se ha convertido en el coche más rápido del mundo en el histórico trazado. Autoexplora

Esta nueva marca en Nürburgring tiene todavía más mérito teniendo en cuenta que la velocidad limitada del ID R es de 250 km/h. Esto es, de hecho, uno de los motivos fundamentales que explican la diferencia existente entre este modelo y el derivado del 919 de Porsche preparado para la ocasión.

NIO ha perdido la marca que estaba en su poder desde hacía unos meses

El NIO EP9, de origen chino, era el anterior modelo completamente eléctrico que estaba con este récord en su poder. La marca de coches eléctricos, la cual está creciendo de forma exponencial desde hace unos meses, podría volver a intentar mejorar su marca con el objetivo de situarse como una pieza fundamental en términos de su reputación en el sector.

Todo parece indicar que Nürburgring, una vez más, se posicionará como una alternativa de gran calado para medir los niveles de innovación de una entidad de la automoción.