¿Quién no ha tenido la oportunidad, en alguna ocasión, de conducir un modelo de radiocontrol? Es una sensación que, automáticamente, nos causa nostalgia de nuestra infancia, ¿verdad? Las versiones de gasolina siempre han sido un referente por todo lo que ofrecen, pero la mejora de la tecnología ha provocado que los modelos eléctricos hayan conseguido un mejor rendimiento ahora.

Las innovaciones relacionadas con la propia batería se han convertido en una de las mejores herramientas para hacer de las soluciones eléctricas, el motor de la futura movilidad. Ante esta situación, cabe plantearse una cuestión. ¿Y si las baterías que miden apenas unos centímetros pudiesen tener su respectivas versiones a mayor escala? Esto es justo lo que está planteándose.

El coche de radiocontrol puede tener su homólogo eléctrico a escala 8/10

En particular, hay un tipo de vehículo de radiocontrol que llama la atención por encima del resto. A poco que hayas investigado sobre este tema, habrás comprobado cómo las opciones todoterreno ofrecen un rendimiento diferencial debido a su configuración. Neumáticos más apropiados o equipo de suspensiones especiales son características esenciales de su seña de identidad.

Ante esta situación, un equipo de especialistas está creando un modelo a escala 8/10 de uno de los modelos más peculiares del segmento. Wild One Toy RC es el nombre de la variante que está siendo objeto de mejora para la obtención de un producto puramente eléctrico. Se trata, por tanto, de una tecnología que llama la atención por el potencial que ofrecería en versión sin emisiones contaminantes.

Veamos, por tanto, cuáles son las cualidades que más llaman la atención de esta tecnología, por qué estamos ante una solución con múltiples ventajas en la versión eléctrica y, por supuesto, por qué estamos ante un producto diferencial en lo que se refiere a modelos escala. ¿Estamos ante el comienzo de una nueva propuesta que marcará tendencia en el sector? he aquí las claves.

La variante eléctrica a escala de un modelo de radiocontrol

La peculiaridad de este producto radica en la disposición de un motor y conjunto de baterías eléctricos. Se trata de una configuración a escala 8/10, por lo que no se trata de una variante que correspondería con el formato original. Aun así, se trata de uno de los proyectos más representativos para entender cómo estamos ante un modelo que podría ser clave en el futuro.

Wild One Toy RC a escala podrá ser conducido en 2022. New Atlas

En relación con sus dimensiones, cabe destacar que estará disponible con unas medidas de 3,5 metros de largo por 1,8 metros de ancho. En su conjunto, cuenta con el espacio suficiente como para acomodar un conjunto de baterías de 2 kWh, una capacidad un tanto atípica en un vehículo de estas características. Ahora bien, ¿es suficiente para ofrecen diversión al usuario medio? He aquí la clave.

Este pequeño coche de carreras está pensado para ser un referente en el barro

Es importante tener en cuenta cuáles son las aptitudes que debe tener una propuesta de estas características. Llama la atención ver cómo se podrá disfrutar durante un máximo de 40 kilómetros por ciclo de carga completo. De esta forma, se podrá disfrutar de las ventajas de la conducción eléctrica entre barrizales durante una sesión de una media hora.

A nivel dinámico, gracias a su peso de solo 250 kilogramos, se podrá circular a velocidades próximas a los 50 km/h. Puede parecer insuficiente, pero es importante tener en cuenta hasta qué punto una solución de estas características está pensada para ofrecer sensaciones con independencia de lo rápido que se circule. Esta es, sin duda, una de sus principales bazas.

Una tecnología cerca de convertirse en una realidad en el corto plazo

Se especula que su lanzamiento podría llegar en los próximos meses. No obstante, lo más probable es que su comercialización se retrase a 2022. Aun así, ¿hay dudas sobre su potencial producción? Lo cierto es que ya está habilitada la opción para depositar 100 dólares en concepto de depósito, los cuales son completamente reembolsables. Ahora bien, ¿cuál será su precio definitivo?

Esta versión a escala ofrecerá sensaciones de carreras a su usuario. New Atlas

Se está barajando un precio definitivo de 6.000 a 8.200 dólares. ¿Merecerá la pena? ¿Habría costes adicionales en función del lugar de envío? Lo cierto es que una de las claves de este producto es que estaría disponible en versión por piezas. De esta forma, estaríamos ante una tecnología que podría llegar lista para ser unida por el propio adquirente, eliminando estos costes para el fabricante.

Habrá que esperar un tiempo todavía para conocer más detalles sobre uno de los proyectos más interesantes que hay sobre esta materia. Y tú, ¿comprarías un automóvil de estas características ‘por fascículos’? Es una interesante apuesta que podría tener una gran acogida por lo que significa y, por supuesto, por lo innovador que parece que es.