Existen momentos a lo largo de los días que parecen sacados del guión de una película. Estoy poniéndome al día con las series de Apple TV+, estoy empezando For All Mankind, una ucronía que nos invita a reflexionar acerca de qué hubiese sucedido si astronautas soviéticos hubiesen sido los primeros en pisar nuestro satélite. Con la Luna en la cabeza durante los últimos días, leo la información sobre la que te voy a hablar a continuación y no puedo evitar pensar en las casualidades. ¿Existen?

Un sueño para científicos atrevidos

Recientemente, gracias a la información que hemos podido localizar en el medio de comunicación Futurism, hemos conocido un viejo anhelo del científico Nikolai Zaitsev y no es otro que establecer la posibilidad, aunque sea realmente remota, de crear un colisionador de partículas en la Luna. En un trabajo redactado para la Universidad de Cornell, el señor Zaitsev afirma que las condiciones de la Luna, como pueden ser las bajas temperaturas, el vacío o algo conocido como átomos perdidos, mejorarían el desempeño de los experimentos que se realizan en los aceleradores de la Tierra.

La idea de un colisionador de partículas en la Luna es una locura en la actualidad. Unsplash
La Luna evoca el ideal de exploración del ser humano

Resulta complicado imaginar un escenario donde esto pueda suceder, principalmente porque aún no hemos dado el paso de construir ningún tipo de estructura fuera de nuestro planeta, así que imaginad un colisionador de partículas. No es la primera idea extravagante que plantea Nikolai Zaitsev, ya que también tiene en mente la posibilidad de construir una pistola de partículas, dicho de manera coloquial, que apunte a la Tierra para, de esta manera, poder estudiar la radiación cósmica o los neutrinos de una manera más estable. Sea de la manera que sea, el espacio exterior sigue siendo la última frontera por abordar y estamos tardando mucho tiempo en traspasarla.