En Estados Unidos, cada 98 segundos una persona sufre abusos sexuales. Cada 16 horas, una mujer es asesinada por su pareja o ex compañero sentimental. En España las cifras no son mucho mejores: aproximadamente cada 8 horas una mujer es agredida sexualmente con penetración, según detalla El Confidencial. En México la cifra de agresiones sexuales se va hasta las 30.000 anuales y cada año va en aumento, según Animal Político. Amnistia Internacional relata que 1 de cada 4 mujeres mexicanas aseguran haber sufrido violencia física o sexual a manos de su pareja alguna vez en su vida.

En México, 1 de cada 4 mujeres han sido agredidas física y/o sexualmente por sus parejas

Unas cifras verdaderamente alarmantes y que exigen una respuesta institucional y de la sociedad en su conjunto. Para acotar la realidad de la situación, la ONU contempla como agresiones sexuales el abuso sexual, los asaltos o el acoso, además de casos tan extremos y evidentes como la violación o la violencia física y/o verbal.

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets se ha puesto manos a la obra intentando analizar métodos para detectar los signos iniciales de las agresiones con el objetivo de prevenirlos antes de que tengan lugar, llegando incluso a explorar estímulos olfativos en tiempo real.

Este werable adhesivo puede salvar muchas vidas y evitar agresiones. MIT

La última investigación ha culminado con un wearable adhesivo capaz detectar y responder ante una agresión en sus fases previas, como puede ser que alguien intente desnudarte a la fuerza o te manosee. Este wearable puede situarse en cualquier prenda de ropa, pero por cuestiones de practicidad, lo más recomendable es que se coloque en una prenda íntima que no esté a la vista, como por ejemplo la ropa interior.

Este novedoso invento está diseñado para evitar abusos sexuales a niños, a estudiantes y a personas mayores y/o discapacitados, si bien cualquier persona en situación de riesgo puede llevarlo.

Manisha Mohan, investigadora del MIT y creadora de este invento, define así la situación actual:

El abuso sexual es una enfermedad que ataca a la sociedad y como tal, hay que poner remedio, hay que curarla.

Este wearable ha sido diseñado en base a experiencias de personas que han sufrido agresiones sexuales: 338 participantes online, 67 voluntarios y 20 personas que se ofrecieron a probarlo, evaluando su apariencia, funcionalidad, sensibilidad y su feedback tras su uso, resultando un gadget no intrusivo y práctico que además de incrementar la seguridad, previene de forma real las agresiones.

Así es su interior

Está compuesto por varias capas que permiten la detección y transmisión de información pero también ofrecen ergonomía y comodidad, de modo que puedan llevarse pegadas a la piel de forma inocua. Asimismo, son fácilmente extraíbles para poder lavar las prendas de ropa.

La primera capa es la encargada de detectar que alguien intenta quitarte la ropa a la fuerza, la segunda capa evita cortocircuitos, la tercera es una capa conductora y finalmente la capa más interna, la que está en contacto con la piel, está construida con hidrogel para que resulte tan cómoda como la ropa interior.

¿Cómo funciona?

El wearable funciona de dos modos: de forma autónoma cuando la víctima está inconsciente o no puede defenderse del agresor (niños, discapacitados, ancianos, personas que están bajo los efectos de drogas o alcohol), activándose al detectar interacciones externas o permitiendo que la persona agredida pueda accionar el protocolo de actuación ella misma mediante un botón.

Una vez se ha iniciado el proceso, se envía un mensaje de texto a la posible víctima, preguntándole si consiente lo que está sucediendo. Si responde que sí, todo termina. Si no responde o responde que no, a los 20 segundos suena una potente alarma sonora. Si aun así no respondes al mensaje, el paso siguiente será el envío automático de un mensaje alertando del riesgo y la ubicación a un grupo de contactos que hayas configurado previamente.

Además, uno de esos contactos recibirá una llamada en la que se oirá en tiempo real todo lo que está sucediendo. Esta llamada será grabada y el archivo resultante podrá emplearse en medidas judiciales posteriores.