Alrededor de 2.000 asesinos en serie están sueltos en la actualidad en Estados Unidos. Este impactante dato ha sido proporcionado por Thomas Hargrove, el protagonista de la sorprendente historia que vas a conocer. Este antiguo periodista se ha convertido en la gran salvación de la policía estadounidense, ¿por qué?

Cerca de 2.000 asesinos en serie han quedado impunes en Estados Unidos

Miles de asesinatos son cometidos cada año en Estados Unidos, aunque muchos de ellos se quedan sin resolver. Los investigadores son incapaces de encontrar el culpable de estos asesinatos, pero si guardan las pistas de cada caso para posibles soluciones en el futuro.

Todos los datos de cada archivo han sido utilizados por el propio Hargrove para crear un catálogo sin fin que puede cambiar el rumbo de esos miles de casos sin resolver. ¿Cuál es la solución que propone esta persona? ¿Es de utilidad para la policía?

El duro trabajo de una historia increíble

El relato que gira en torno a Thomas Hargrove es de esos que merece la pena conocer. Este estadounidense se dedicó al periodismo y, durante su etapa de reportero de sucesos, realizó una tarea exhaustiva que hoy permite a los investigadores acercarse más a los asesinos en serie.

Hargrove comenzó su camino en 2010, según el magnífico artículo que le dedica The New Yorker. Durante los últimos siete años, el periodista se ha dedicado a recopilar información de los registros municipales de asesinatos. ¿Qué ha logrado? Crear un archivo con 751.785 asesinatos cometidos desde 1976, una cifra que supera en 27.000 a la registrada por el FBI.

Este investigador ha ido recabando hasta el mínimo detalle detalle guardado sobre cada uno de los asesinatos y apuntándolo en su monumental archivo, ya el más grande de Estados Unidos sobre asesinatos. Esta ardua tarea le sirve como base ahora para crear un algoritmo que puede despejar muchas dudas.

Un ex periodista ha creado un algoritmo experto en detectar asesinos en serie. Newsweek

El algoritmo es capaz de reconocer los patrones empleados por cada asesino en serie, algo que, en ocasiones, se le escapa hasta a la policía. Ahora vas a conocer una de las situaciones vividas por Thomas Hargrove que demostró el valor de su programa informático a los agentes policiales.

Un asesino en serie muy relevante

Corría 2014 cuando Darren Deon Vann fue detenido por haber asesinado a Afrikka Hardy en Indiana. Este caso, aparentemente, no tiene muchas diferencias con cualquier otro asesinato, pero Hargrove supo encontrarla. El periodista, como bien apunta Infobae, se dirigió a la policía para cuestionarle sobre un posible asesino en serie en la zona.

Desgraciadamente, los agentes no confiaron en el testimonio o la intuición del retirado periodista, aunque luego descubrieron que deberían haberlo hecho. El propio asesino fue el encargado de revelarle a la policía que había acabado con la vida de seis mujeres más, algo que llevaba haciendo desde 1990.

La resolución de asesinatos mediante arresto policial ha descendido notablemente

Lo que la policía no supo reconocer sí lo hizo el algoritmo creado por Hargrove. Todos los asesinatos realizados por Vann seguían una serie de pautas (mujeres estranguladas, dejadas en edificios abandonados, etc.) que este programa reconoció al instante, detectando que en la zona de Indiana había un asesino en serie suelto.

El ex periodista ha denunciado que cada vez son menos los casos resueltos por arresto policial, por lo que ha creado The Murder Accountability Project (MAP, Proyecto de Contraloría de Asesinatos) junto al antiguo investigador de homicidios del FBI, Eric Witzig. Así explican su postura en la web:

Como resultado, más de 222.000 estadounidenses han muerto en homicidios no resueltos desde 1980: más que el total de muertes de todas las acciones militares del país desde la Segunda Guerra Mundial.

La baja resolución de casos por parte de los agentes ha llevado a Hargrove, experto en análisis de datos, a crear un algoritmo que actúe con eficacia ante asesinos en serie.

Ayuda informática salvadora

La increíble base de datos formada por el antiguo periodista ha dado origen a un algoritmo que ha funcionado ya en muchos casos. Thomas Hargrove ha alimentado a este algoritmo con todos los datos con los que cuenta y le ha enseñado a encontrar patrones entre los más de 700.000 asesinatos que llevan sin resolverse desde 1976.

Con toda la información recabada a nivel nacional, estatal y local, el algoritmo detecta casos similares utilizando aspectos como el sexo de los asesinados, la ubicación o la hora del asesinato y el método empleado por el asesino.

Hargrove y Witzig han creado una web abierta para cualquier ciudadano, por lo que una persona puede consultar datos sobre los asesinatos cometidos en su zona de residencia, por ejemplo. Como apunta el propio analista de datos, se trata de una colaboración abierta de la que nadie queda excluido.

Thomas Hargrove ha creado una web con datos de más de 700.000 asesinatos. Crónica de Xalapa

Todos los datos utilizados por Murder Accountability Project (MAP) suelen ser ignorados a menudo por el FBI y los otros departamentos policiales de Estados Unidos. Ahora, Hargrove demuestra que tienen gran valor y pueden ayudar a meter en la cárcel a los miles de asesinos en serie que andan sueltos.

Para comprobar que su algoritmo era eficaz, nuestro protagonista utilizó el caso de Gary Ridgway, "el asesino de Green River" que confesó el asesinato de 48 mujeres. Recabando todos los datos sobre el mismo, Hargrove confirmó que, gracias al método, ubicación, sexo y edad, su algoritmo pudo concretar que había un asesino en serie en Green River.

Tras la creación de un programa informático tan útil, ahora el fundador reclama que los agentes policiales den más importancia al análisis de datos que la que le dan actualmente. Así, es posible que se logre reducir la cifra de los 5.000 asesinos que quedan impunes cada año solo en Estados Unidos.