Debido al Coronavirus ya son muchas las empresas que se han bajado del Mobile World Congress. Incluso hoy la organización del evento ha avanzado que el viernes se reunirá para discutir si aplazar el evento o directamente cancelarlo. Además, esta causando otros muchos estragos a nivel mundial (aparte, por supuesto, de todas las muertes, que es lo principal). Pero también está teniendo un efecto secundario probablemente no inesperado: las tiendas chinas como Alibaba están sufriendo.

El problema comenzó aproximadamente el 20 de enero, cuando el valor de la mayor tienda china comenzó a depreciarse en la bolsa. Desde entonces, las acciones de la compañía han caído un 5%, lo que supone un valor brutal. Pero el problema no está suponiendo tanto la caída en bolsa, sino que el planeta entero está dejando de comprar en tiendas chinas online. La gente simplemente es reacia a comprar un producto que sepa que venga desde China, pues podría contagiarse del coronavirus.

Y, en realidad, así podría ser: el coronavirus puede permanecer hasta nueve días en cualquier objeto, cuatro veces más que la gripe. Esto es tiempo suficiente para que, si pedimos un paquete a China y, por casualidad, la persona que lo gestiona (o quien procesa el envío) está enferma, podamos acabar también siendo contagiados. Es un riesgo real, como vemos.

Alibaba está más enfocado en ayudar a los vendedores más pequeños a superar los tiempos difíciles

Por ello, y para que los vendedores de Alibaba no estén tan estrangulados, la tienda online china ha decidido eliminar las tasas para los vendedores. Así, y de manera temporal, Alibaba no cobrará nada por aquellas ventas que se realicen en la plataforma online. No obstante, la compañía sí que sigue teniendo otros ingresos por publicidad. Es decir, el problema lo tienen los vendedores minoritarios en vez del gigante Alibaba, lo que supondría problemas también para este a largo plazo si la situación no cambia.