Por si no era suficiente con que el altavoz inteligente Amazon Echo se riera de ti, ahora resulta que tienes al enemigo en casa. Y es que tener un dispositivo escuchándonos las 24 horas del día presenta serios riesgos para nuestra privacidad, no solo por posibles ataques de hackers ante los que no podemos hacer nada, sino también por el propio sistema en sí.

¿Quién necesita un espía teniendo un altavoz inteligente?

Ha sucedido en Portland con el Amazon Echo, pero podría haber pasado con Google Assistant o Siri del HomePod: según leemos en las noticias de Seattle Kiro7, el dispositivo habría grabado una conversación privada y enviado a un número aleatorio de la lista de contactos.

Como cuenta Danielle, la afectada y su familia disponían de varios smart speakers distribuidos por varias habitaciones cuando hace dos semanas, uno de esos dispositivos grabó una conversación tan trivial como son los suelos de madera. Sin que nadie hiciera ni pidiera nada, la envió aleatoriamente.

Hasta ese momento, Danielle adoraba sus Amazon Echo, pero su opinión cambió radicalmente con este suceso. Según ha declarado para Macrumors:

La persona que recibió la conversación me dijo que desconectara mis dispositivos Alexa inmediatamente porque habían sido hackeados.

¿Quién estaba al otro lado de la línea? Uno de los empleados de su marido. Le hicieron caso al instante conforme conocieron lo que había pasado.

Los apagamos en cuanto nos contó que había recibido archivos de audio con grabaciones del interior de nuestra casa.

Sobre esto solo se puede sacar una buena conclusión: los altavoces Amazon Echo tienen micrófonos de calidad capaces de captar al detalle conversaciones a distancia que no incluyen palabras clave como por ejemplo "Oye Siri". Después de todo, no hablamos igual cuando nos dirigimos a alguien que cuando lo hacemos con un dispositivo.

Danielle insiste: ni ella ni ningún miembro de su familia pidieron a Alexa que grabara las conversaciones y las enviara y no tenían constancia de esta seria travesura perpetrada por el sistema de altavoces de su hogar. Obviamente, se pusieron en contacto con Amazon lo antes posible.

Alexa es el asistente virtual creado por la compañía americana. Amazon

La respuesta de Amazon

Como sucede con los accidentes provocados por los vehículos autónomos, todas las innovaciones están sujetas a cometer fallos hasta que se estandarizan y la tecnología es completamente controlada por los fabricantes y asimilada por los usuarios. Los altavoces inteligentes no son una excepción.

Tras explicar el suceso al servicio de atención al cliente de Amazon, el gigante de Jeff Bezos solo pudo disculparse y prometer que arreglarían el problema cuanto antes. Por el momento, Amazon no ha lanzado ningún comunicado explicando el caso ni se conocen más casos, por lo que podría tratarse de un desagradable incidente aislado. Al parecer, una manipulación por parte de un hacker parece descartada.

A decir verdad, Alexa dispone de una opción para enviar mensajes a contactos que incluyan grabaciones, pero para llevarlo a cabo es necesario una confirmación de voz por parte del usuario. Es lo único a lo que podría aferrarse Amazon para justificar lo sucedido: que alguien lo confirmara sin darse cuenta.

Tras ser cuestionado por los medios, un portavoz de Amazon ha declarado:

Amazon se toma la privacidad muy en serio. Lo sucedido es muy extraño y poco frecuente, además tomaremos las medidas pertinentes en el futuro para evitarlo.

Como leemos en iPadizate, Amazon y su familia de altavoces inteligentes son los smart speakers líderes de un sector en absoluta expansión. Tanto es así, que Alexa comienza a verse como el asistente virtual de Amazon y no como el nombre que siempre ha sido, por lo que los padres norteamericanos están dejando de bautizar así a sus hijas.